Chiapas: Un grupo de 200 civiles patrulla las calles de Bochil para combatir la delincuencia

lunes, 1 de octubre de 2018
BOCHIL, Chis. (apro).- Vestidos de negro, encapuchados y con tolete en mano, alrededor de 200 hombres, la mayoría jóvenes, “se armaron de valor” hace más de un mes y empezaron a patrullar las calles de esta cabecera municipal para combatir la delincuencia, que cada vez iba en aumento. Desde la comandancia de la policía municipal, donde ya no hay uniformados asalariados, los nuevos “agentes” asumieron la responsabilidad de resguardar la seguridad de la población. Para su sostén económico, pobladores, empresarios, comerciantes y ganaderos les dan víveres y dinero. Y en algunas ocasiones colocan puestos de control en las dos entradas del pueblo para pedir “cooperación” a los automovilistas que utilizan esa vía para pasar, sean o no de Bochil.
“Resguardamos al pueblo en contra de la delincuencia. Hemos llegado al grado de enfrentarnos a la delincuencia por falta de gobernabilidad en nuestro municipio”, dice el vocero del grupo, quien pidió el anonimato.
Y asegura que no tienen problemas con los policías estatales o federales; por el contrario, se han coordinado muy bien con ellos. El problema que resolvieron, abunda, es el de la seguridad pública municipal. Además, marca una línea entre la “guardia civil” y las “autodefensas”. Ellos, puntualiza, son una “guardia civil” porque vigilan la seguridad del pueblo y combaten delitos de bajo impacto, mientras que las “autodefensas” combaten a cárteles y grupos que comenten delitos de alto impacto, como tráfico de drogas o secuestros. La “guardia civil”, conformada por alrededor de 200 hombres de Bochil, sustituyó por completo a los policías municipales, “que no eran muchos y se corrompían fácilmente” porque cobraban cuotas para liberar a los rateros y cantoneros. Explica que era muy común que bajaran muchos grupos de campesinos e indígenas de diversas comunidades del municipio para delinquir, saquear o atemorizar a la población, y los policías municipales eran rebasados, pero con este nuevo grupo de guardia civil aquellos ya no bajan.
“Estábamos hartos de que nos estuvieran aplastando”, suelta.
Cuando se le pregunta si están armados, dice que sí, pero de “mucho valor y de coraje”, y a simple vista se observa que únicamente cuentan con equipos de radiocomunicación. En diciembre de 2017, el alcalde de Bochil, Sergio Antonio Zenteno Albores, fue asesinado en Tuxtla Gutiérrez. En su lugar quedó Víctor Hernández, y este lunes asumió el alcalde electo, Gildardo Zenteno. Los miembros del grupo pidieron al nuevo presidente municipal respetar la “guardia civil”, pues hasta ahora, abunda, sólo ellos han podido garantizar la seguridad a la población.   [caption id="attachment_553290" align="aligncenter" width="720"]Patrullaje en Bochil. Foto: Especial Patrullaje en Bochil. Foto: Especial[/caption] Señala que desde hace dos trienios se venían cometiendo con impunidad asaltos a mano armada, violaciones y asesinatos, por lo que terminaron cansados de esa situación y desplazaron a los uniformados municipales para asumir ellos esa función. Tras detallar que sólo había 40 elementos policíacos, la mitad de los cuales cubrían el primer turno de 12 horas y la otra mitad el siguiente turno, el "agente" precisa que se tapan el rostro por miedo a represalias. Destaca que viven y caminan por las calles como cualquier ciudadano, e igual que todos, recalca, ellos esperan que sus hijos, esposas, sus padres y hermanos, caminen con seguridad y nadie cometa un delito contra ellos. El vocero del grupo pidió a los gobiernos estatal y federal enviar elementos policíacos para instalar una base de operaciones en la zona y les brinden apoyen. Ellos, puntualiza, de ninguna manera invadirán la esfera de la seguridad que corresponde a otras corporaciones, pero también exige que sean respetados como “guardia civil”.

Comentarios