Suman ocho las víctimas por derrumbe en centro comercial de NL

sábado, 13 de octubre de 2018
MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- Después de más de 40 horas de búsqueda, rescatistas recuperaron esta madrugada el cadáver que estaba bajo las ruinas del centro comercial que colapsó el jueves por la tarde, al poniente de Monterrey, informó el Gobierno de Nuevo León. Con el hallazgo del cuerpo de Armando Durán Cervantes, asciende a ocho la cifra de fallecidos por el derrumbe de los tres pisos del centro comercial Plaza VLO, ubicado en la avenida Prolongación Ruiz Cortines, de la colonia Cumbres Sol, casi en los límites con García. En su cuenta oficial de twitter @nuevoleon informó el hallazgo: https://twitter.com/nuevoleon/status/1051060508550291456 Poco después de las 5:00 horas los restos de Durán Cervantes fueron extraídos de entre las ruinas y llevados al anfiteatro del Hospital Universitario. En el evento resultaron 14 personas lesionadas dos de las cuáles, trascendió, se encuentran en estado grave. Hasta este sábado las autoridades no han dado a conocer las causas que provocaron el derrumbe de la construcción de 60 por 30 metros de perímetro y con hasta tres pisos de alto, con sótano, que se desplomó la tarde del jueves, mientras 31 personas laboraban en su interior. Las dos enormes planchas superiores cayeron una sobre otra y aplastaron la que sostenía el piso subterráneo. Inicialmente se dijo que había dos fallecidos, aunque las labores re remoción de escombros fueron revelando la existencia de otros cadáveres. Hasta ahora, la Fiscalía General de Nuevo León ha encontrado como responsables a Gerardo Villarreal, como propietario, y a Gerardo Vargas, como encargado de la obra, pues al momento del accidente, el inmueble carecía del debido permiso de construcción. La secretaría de Desarrollo Urbano de Monterrey explicó que los propietarios tramitaron el permiso en octubre del 2017, pero cuando cayó una barda al mes siguiente se ordenó que los trabajos fueran suspendidos y sólo se les dio, posteriormente, una licencia de remediación del área afectada. Sin embargo, según se sabe ahora, no se obtuvo el aval para continuar la edificación que estuvo un año en la ilegalidad. Hay reproches para el municipio regiomontano porque sus inspectores alegaron que no se percataron del avance de las obras, pese a que carecían de permiso. En la prensa local se informa que el vicefiscal de ministerios públicos de la Fiscalía de Nuevo León, Luis Enrique Orozco, encargado de investigar las causas del accidente que cobró la vida de ocho personas, había sido, anteriormente, contralor municipal en la actual administración regiomontana del alcalde priista Adrián de la Garza Santos. Se indica que por este conflicto de intereses, el funcionario debería retirarse de esa indagatoria.

Comentarios