Existen más de 200 cuerpos sin identificar en Semefo de Morelos, afirma diputado local

martes, 23 de octubre de 2018
CUERNAVACA, Mor. (apro).- En el Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado, se acumulan los cuerpos sin identificar, al menos serían 200, mientras están pendientes por concluir los trabajos de exhumación de los cadáveres depositados clandestinamente en las fosas de Jojutla, así como la tercera de Tetelcingo que aún no se abre. Oficialmente no se ha informado sobre el número oficial de cuerpos acumulados en los distintos servicios médicos forenses de la entidad, que son tres, uno en Cuernavaca, otro en Jojutla y uno más en Cuautla. Fue el diputado local Andrés Duque Tinoco, del Partido Encuentro Social (PES), quien afirmó que son más de 200 los cuerpos sin identificar. “Hay más de 200 cuerpos ya dentro de ahí (sic), yo creo que varios de ellos se tienen que retirar e irse a su lugar respectivo, no puede haber tantas personas en ese espacio tan reducido, yo creo que ahí esto él (el Fiscal General) hablaba de que no había recursos y por eso había tantas personas en el Semefo. Más de 200 cuerpos solamente en ese espacio, se tienen que trasladar a sus lugares adecuados para ir retirando porque sí se me hace demasiado”, dijo Tinoco. De acuerdo con el legislador los cuerpos en el Semefo no están identificados: “No están identificados, nada más hablaban, yo le hice una pregunta al Fiscal, le dije cuánto tiempo es lo que tiene que tener un cuerpo ahí, ellos me hablaban de dos meses, pero yo creo que aquí tenemos personas de más de medio año. Son personas que tienen mucho tiempo que no los han ido a reconocer, es por eso que se han ido quedando en ese espacio”. En este sentido, Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, afirmó que una de las peores herencias del gobierno de Graco Ramírez son precisamente las fosas clandestinas de Tetelcingo y Jojutla, así como la acumulación de cuerpos en las morgues de la fiscalía local. En 2014, el gobierno de Graco Ramírez inhumó clandestina e ilegalmente, sin identificar ni aplicar ningún protocolo de identificación, a más de dos centenares de cuerpos, mismos que no tenían carpeta de investigación, necropsia de ley, estaban maniatados y vestidos, incluso con huellas de tortura y tiro de gracia. Luego, por la acción de la sociedad civil y la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), las fosas se abrieron y se exhumaron esos cuerpos, mismos que fueron identificados, y se han entregado 10 a sus familias respectivas. Los demás se encuentran colocados en gavetas ubicadas en el panteón Jardines del Recuerdo de Cuautla. “Desde las fosas de Tetelcingo, donde exhumamos 117 cuerpos, esos sí están en gavetas y se han entregado 10. Nos habían dicho que todavía había seis que estaban en proceso, hasta los procesos que hicimos en Jojutla, que precisamente no se terminaron porque lo que encontramos ahí fueron muchos más cadáveres, ya no se podían almacenar”, aseguró el poeta. La deuda más grande de Graco son estas más de 200 familias que siguen buscando a sus familiares y fueron colocados como “basura” en fosas clandestinas, dice Sicilia. Y a pesar de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), emitió una recomendación, hasta el momento no hay ningún funcionario condenado por estos hechos.  

Comentarios