Ofrecen disculpa a familia de desaparecido en Chihuahua

jueves, 4 de octubre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Hace 19 años aprehendieron a Cruz Ávila Mondragón porque supuestamente robó una escalera industrial. Lo torturaron y nunca apareció. Hoy, los gobiernos estatal y municipal de Chihuahua ofrecieron disculpa pública a la familia de la víctima y se comprometieron a investigar el caso hasta sus últimas consecuencias. La federación estuvo ausente. En 2008, las autoridades de los tres niveles de gobierno acordaron con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ofrecer una disculpa pública, continuar con la investigación, castigar a los culpables y dar becas académicas a los hijos de Cruz Ávila. No cumplieron. Beatriz Adriana Ávila, hija de Cruz Ávila, reclamó a las autoridades los 19 años de ausencia de su padre. Años de sufrimiento, de dolor y de mentiras por parte de las autoridades. “Seguimos de pie a pesar de que han pasado 10 años. Alzo la voz a nombre de mi padre y de todos los que están como él. Mientras exista vida, la lucha seguirá activa”, sentenció. “Nos privaron del amor de un padre, que ya no nos vio crecer y que, a pesar de los años, nos sigue haciendo falta”, recriminó, y dijo que vivieron el llanto de su abuela y el sufrimiento de su madre, que asumió el rol también de padre para darles estudios. La joven agradeció el acompañamiento de Guadalupe Montoya Mercado y Julio Morales, integrantes de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (Cosyddhac), y al Centro por el Derecho y la Justicia Internacional (CEJIL), quienes se hicieron cargo del caso desde el principio. Alejo Ávila Hernández, hermano de Cruz, dijo a los asistentes que los aplausos que le dieron son innecesarios porque no está acostumbrado a que le aplaudan, y compartió que aún tienen la esperanza de que su hermano aparezca vivo. Agradeció a las autoridades que ofrezcan la disculpa pública y asuman la responsabilidad del Estado, aunque no son las personas que cometieron los delitos de secuestro y tortura contra Cruz Ávila. “Son valientes porque dan la cara por otros que no tuvieron el valor para pedir disculpas. De aquellos que no castigaron a los responsables, nos vamos a acordar con rencor, con coraje, porque no nos ayudaron a dar con su paradero. Minimizaban las acciones, confirmaron que había salido de la cárcel pero no fue cierto, no lo comprobaron nunca", agregó Alejo Ávila. El sacerdote jesuita Javier Ávila Aguirre, presidente de Cosyddhac, hizo el recuento del caso y recordó que en noviembre de 2008 hubo un acuerdo con la CIDH, firmado por el Estado mexicano, para otorgar becas a las hijas de Cruz Ávila y pronunciarse públicamente por la responsabilidad del Estado, así como llegar hasta las últimas consecuencias para buscarlo. Pidió a las autoridades presentes, luego de reprochar que la federación no asistió, que otorguen las becas retroactivas a las hijas de la víctima y que continúen la investigación para castigar a los culpables. Refirió que, un día lunes de febrero de 1999, Cruz Ávila Mondragón fue detenido por agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal cuando regresaba a la ciudad de México, junto con Misael Labra Domínguez. Ambos fueron detenidos por agentes municipales, acusados de haber pretendido robar una escalera industrial, con un peso aproximado de 200 kilos. En nombre del Estado mexicano, el secretario general de gobierno de Chihuahua, César Jáuregui Robles, ofreció una disculpa pública a la familia, por la violación a los derechos humanos de Cruz Ávila. Reconoció que hubo irregularidades en las actuaciones iniciales que incidieron en el adecuado desarrollo de la investigación. “La desaparición de una persona es un delito de la peor naturaleza, ya que ésta conlleva la grave afectación a un sinfín de derechos humanos, entre ellos el derecho a la vida, y a la libertad personal, a la integridad y seguridad personal y al acceso a la verdad”, agregó Jáuregui Robles. En el acto estuvo presente la alcaldesa de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván “Independientemente de la fecha en que se sucedieron estos hechos, como servidor público me comprometo a buscar por todos los medios el cumplimiento del acuerdo de solución amistosa suscrito para este caso”, dijo el funcionario.

Comentarios