Violencia, narco y corrupción marcan el cambio de gobierno en ayuntamientos de Guerrero

jueves, 4 de octubre de 2018
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La sombra del narco, la corrupción y la violencia marcaron el cambio de gobierno en los 81 ayuntamientos de Guerrero. Días antes del relevo de autoridades municipales en zonas urbanas y rurales, un alcalde de la Montaña desapareció; otro, de la Zona Norte, sufrió un atentado en el que dos de sus colaboradores perdieron la vida, mientras que en Acapulco más de 300 armas oficiales “desaparecieron”, y varios exalcaldes son señalados por desfalco, deudas y servicios públicos colapsados. Al respecto, el gobernador Héctor Astudillo Flores pidió esta semana a los nuevos presidentes municipales que presenten las denuncias ante las instancias fiscalizadoras correspondientes, y exigió transparencia, pese a que la misma administración estatal se ha caracterizado por la omisión, escándalos de presuntos actos de corrupción y opacidad. Saqueo La madrugada del pasado 30 de septiembre, el presidente municipal de Tecoanapa, Henos Roque Ramírez, de Morena, difundió un video en redes sociales donde acusó al exalcalde panista René Morales Leyva de dejar un ayuntamiento prácticamente saqueado. Además, dijo, la nómina de Seguridad Pública municipal fue inflada, el anterior cabildo no se presentó al acto de entrega-recepción, y se llevaron todos los archivos de la administración de ese municipio enclavado entre la Montaña y la Costa Chica guerrerense. "Quiero decirles que encontramos una presidencia sin ninguna silla, sólo un cesto de basura", indicó Roque Ramírez. La misma situación se registró en el ayuntamiento de Acapulco, donde la alcaldesa de Morena, Adela Román, sostuvo que recibió una administración “en quiebra”. Y de última hora el gobierno estatal desarmó a la policía municipal del exalcalde Evodio Velázquez Aguirre, para detener a dos mandos operativos vinculados a proceso penal por el delito de homicidio. Además, el secretario de Seguridad Pública porteño, capitán de Navío retirado de la Marina, Max Sedano Romano, fue destituido con el argumento de que en dos ocasiones consecutivas reprobó los exámenes de control y confianza, informó públicamente Astudillo. Actualmente el exalcalde perredista está sujeto a un procedimiento administrativo integrado por el gobierno estatal y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), porque se detectó un faltante 342 armas oficiales de la policía municipal, pero el exfuncionario municipal inculpado dijo que son sólo 21 las pistolas extraviadas. Alcalde desaparecido El caso del municipio indígena de Cochoapa El Grande, el segundo más pobre y marginado después de Metlatónoc, sintetiza el drama que se vive en la entidad. Los dirigentes del PRI y el PRD se disputan a fuego y sangre esta localidad de la región de la Montaña donde habitan mixtecos con niveles de miseria similares a países africanos. Desde el 2 de septiembre pasado, el alcalde electo de Cochoapa por el PRD, Daniel Esteban González, fue levantado junto con su chofer en la ciudad de Tlapa, después de asistir a una reunión partidista donde acudieron autoridades electas de Morena y del sol azteca. Hasta el momento se desconoce su paradero. Pero, además, ante la inacción gubernamental, policías comunitarios procedentes de Cochoapa y la Costa Chica asumieron el control de la seguridad en Tlapa. La síndica Guillermina Prado Gálvez tomó el mando de la administración municipal, y el alcalde suplente declinó su derecho a asumir el cargo de alcalde en funciones. Por otra parte, simpatizantes del PRI protestaron esta semana en la sede del Congreso estatal para exigir la conformación de un consejo plural de administración. Los atentados La noche del 30 de septiembre, un grupo armado atacó la sede del ayuntamiento de Atenango del Río, ubicado en la Zona Norte, cuando se realizaba el acto protocolario de entrega-recepción donde se encontraba el alcalde electo del PT, Andrés Guevara Cárdenas. En la refriega fueron asesinados dos de sus colaboradores, identificados como Israel Cantonera García, quien se perfilaba como director de Tránsito Municipal, y Víctor Lupia Cejan, el cual estaba propuesto como director de la Unidad Deportiva. Posteriormente, el pasado martes 2, el recién designado tesorero del ayuntamiento de Coyuca de Catalán, Cuauhtémoc Mastachi Aguario, fue herido en un ataque armado en ese municipio de la región de Tierra Caliente. Según reportes oficiales, el atentado se registró alrededor de las 08:20, cuando el funcionario municipal salía de su domicilio particular en el poblado de Ciudad Altamirano, del vecino municipio de Pungarabato. Mastachi Aguario recibió cuatro impactos de bala, por lo que de inmediato fue trasladado a un hospital privado; su estado de salud se reporta estable. El funcionario forma parte del gabinete del actual alcalde Eusebio Echeverría Tavares, quien contendió por el PRD para llegar al cargo. El presidente municipal es originario del poblado minero de Pinzán Morado y se ha desempeñado en dos ocasiones como regidor del ayuntamiento de Coyuca de Catalán, por el PRI. En septiembre de 2017, Echeverría Tabares fue detenido por agentes federales por presuntos nexos con el crimen organizado, pero días después fue liberado, según reportes oficiales. En mayo pasado y en plena campaña electoral, Echeverría Tabares fue detenido por unas horas con otros dos hombres acusados de portar armas de uso exclusivo del Ejército y sin permiso oficial. El actual alcalde de Coyuca de Catalán sustituyó a Abel Montúfar Mendoza, priista, asesinado en este municipio durante el pasado proceso electoral.

Comentarios