En Morelos, prevén ajuste de personal gubernamental y alza de impuestos

sábado, 6 de octubre de 2018
CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- El gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo topa con la realidad. Su antecesor parece haberse llevado todo. De hecho, el nuevo secretario de Hacienda, Alejandro Villarreal Gasca ha dicho que sólo dejó mil pesos en las arcas estatales y no los 5 mil millones que presumió Graco Ramírez antes de irse. Frente a esta realidad, no se descarta el posible aumento de impuestos para el próximo año, aunque aclaró que no es un hecho, sólo “una posibilidad que no puede descartarse”. Dice con pesar: “yo creo que habría que considerarlo y en su caso sería partiendo de la premisa de que los que ganan más deben pagar más”. Villarreal Gasca asegura que dejaron mil pesos en las arcas, pero también 800 millones de pesos y más de tres mil pólizas, aproximadamente, de cheques y egresos por pagar, que corresponden a gastos operativos de varias dependencias, como por ejemplo, la Fiscalía General de Justicia y algunos de los organismos auxiliares. Dijo que hay tiempo para deslindar responsabilidades contra quien resulte responsable, pues al momento continúan las auditorías para luego hacer las observaciones correspondientes. Dijo que las responsabilidades pueden derivar en fincamiento de responsabilidades en un periodo de hasta siete años después de dejar el cargo. En tanto, el jefe de la Oficina de la Gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, anunció que a partir de este lunes comenzarán los “ajustes de personal” en cada una de las secretarías de despacho. Dijo que “no se trata de despido de personal, sino de ajustes necesarios que tienen que ver con hacer una administración más eficiente”, pero no fue claro en explicar la diferencia. Además, informó que se realizan los análisis necesarios para realizar una homologación de los salarios en todas las áreas. Dijo que se piensa en adelgazar la nómina, para continuar con el modelo de austeridad que impulsa el presidente electo Andrés Manuel López Obrador. Por lo pronto el próximo lunes, cada secretario deberá rendir un informe para dar a conocer los movimientos y ajustes que se realizarán con el personal a su cargo. El gobierno de Cuauhtémoc Blanco que apenas asumió el poder el pasado lunes 1º de octubre, ordenó que de inicio se realizaran auditorías a los recursos que manejó su antecesor. Dijo entonces que le habían heredado una deuda cercana a los 15 mil millones de pesos, de los cuáles más o menos el 50 por ciento son con bancos e instituciones, mientras que el resto es con proveedores y ahora se sabe, con las propias dependencias de gobierno. Del resultado de estas primeras revisiones, la Secretaría de Obras Públicas está reportando adeudos por 300 millones de pesos de supuestas obras que se realizaron pero no se pagaron, entre otras irregularidades; además ahora se sabe, de estos 800 millones de pesos que se deben a las propias dependencias y organismos auxiliares del gobierno del estado.

Comentarios