Denuncian autogobierno y hacinamiento en cuatro prisiones de Puebla

viernes, 16 de noviembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) detectó autogobierno, hacinamiento y falta de higiene en cuatro prisiones del estado de Puebla, por lo que envió un Informe de Supervisión al gobernador y a tres alcaldes, responsables de los centros de reinserción social. En un comunicado, el organismo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos informó que solicitó al gobernador José Antonio Gali Fayad, así como a los alcaldes de Acatlán de Osorio, Libres, San Pedro Cholula y Tepeaca, resolver las irregularidades y deficiencias, “que constituyen riesgos que pueden derivar en malos tratos y tortura”, así como en “violaciones a los derechos humanos” de los reos. En el documento, el MNPT dijo que existe autogobierno de los presos debido a que el personal no está capacitado, es insuficiente y falta supervisión por parte de la autoridad inmediata superior. Tampoco existe un reglamento o protocolos de actuación en caso de incidentes violentos. Además, se aplican medidas disciplinarias de seis, ocho, diez y hasta 12 meses a los prisioneros, que no son separados entre procesados o sentenciados. En los tres centros de reinserción social distrital y uno regional visitados por representantes del Mecanismo, también se detectó sobrepoblación que obliga a los reos a dormir en el suelo. Además, las instalaciones existentes son insuficientes y no reciben el mantenimiento adecuado, pues se detectó falta de agua, drenaje obstruido y humedad en techos y paredes. Todo ello provoca la existencia de “fauna nociva”. Las cuatro prisiones carecen de áreas para mujeres, trabajo remunerado y tienen pocas actividades educativas y deportivas. También encontraron deficiencias en la atención de la salud y alimentación, pues los reos sólo reciben dos alimentos al día o, en su defecto, se les otorgan 150 pesos mensuales por persona para que compren una despensa y preparen su comida. El Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) consideró que dichas irregularidades afectan la calidad de vida de los reos, menoscaban el respeto a la dignidad humana y constituyen formas de maltrato.

Comentarios