La Copip continúa sin certeza jurídica y no cuenta con presupuesto ni patrimonio propio: periodistas

jueves, 20 de diciembre de 2018
COLIMA, Col. (apro).- Año y medio después de su fundación, la Comisión General para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico de Colima (Copip) continúa sin certeza jurídica y no cuenta con presupuesto ni patrimonio propio, señalaron los periodistas Juan Carlos Flores Carrillo y Arnoldo Delgadillo Grajeda, presidente y secretario ejecutivo del organismo. La Copip fue integrada en mayo de 2017 por el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, casi cinco años después de que se promulgó la ley que la contempla, en el sexenio del exmandatario Mario Anguiano Moreno, pero no se le brindaron condiciones legales ni infraestructura para el desarrollo de sus funciones. Por tal motivo, en octubre de 2017 la Comisión presentó ante el Congreso local una propuesta de reformas a la Constitución Política de Colima y a la Ley para la Protección Integral del Ejercicio Periodístico del Estado, pero ni la anterior legislatura ni la actual han emitido el dictamen. “El proyecto de reforma a la Constitución local se encamina a dotar de certeza jurídica a la Comisión, al reconocerla como un órgano estatal autónomo, con personalidad jurídica y patrimonio propio, que posee autonomía presupuestaría, técnica y de gestión en el ejercicio de sus atribuciones”, explicó Juan Carlos Flores. En rueda de prensa, Flores y Delgadillo informaron que durante 2018 la Copip recibió y resolvió nueve quejas por agresiones a periodistas, de las que cuatro corresponden a coberturas de la toma y liberación de la caseta de peaje de Cuyutlán, en el municipio de Armería, donde en diferentes ocasiones se han registrado agresiones contra comunicadores por parte de autoridades y ciudadanos. Arnoldo Delgadillo precisó que las nueve quejas fueron presentadas por periodistas de los municipios de Colima, Tecomán y Manzanillo, siendo particulares de quienes viene el mayor número de agresiones, seguido de las corporaciones policiacas, en tanto que quienes cubren nota roja y manifestaciones son los informadores más vulnerables. El año pasado, de junio a diciembre, la Copip solo recibió dos quejas, por lo que ha habido un incremento significativo en el número de denuncias, sin embargo, “sigue faltando respaldo de las autoridades locales para que la Comisión adquiera personalidad jurídica y pueda tener patrimonio”. Los representantes de la Copip lamentaron que un año más el organismo no tendrá presupuesto ni personalidad jurídica para realizar gestiones ante organismos nacionales e internacionales. De acuerdo con la ley en la materia, la Comisión tiene entre otras funciones la de brindar “apoyo y/o protección de periodistas que consideren que han sido violentadas sus garantías para el libre ejercicio profesional del periodismo o que se encuentren en riesgo de menoscabo sus propios derechos humanos, garantías e integridad física y/o moral por el ejercicio de su profesión”.

Comentarios