Falta de acuerdos entre Astudillo y delegado federal, Pablo Sandoval, atoran presupuesto 2019 en Guerrero

lunes, 31 de diciembre de 2018
CHILPANCINGO. Gro., (apro).- La ausencia de acuerdos para distribuir recursos públicos entre el gobernador Héctor Astudillo Flores y el delegado del gobierno federal, Pablo Sandoval Ballesteros en la entidad, impidieron que ayer se discutiera el presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2019, en el pleno del Congreso local. Incluso, la presidenta de la mesa directiva, la diputada local priista, Verónica Muñoz Parra convocó esta madrugada para reanudar la sesión el próximo martes ocho de enero. Previamente, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, el diputado morenista Alfredo Sánchez Esquivel admitió que aún no estaba listo el dictamen a discutir en el pleno debido a que no había acuerdos en el tema del reparto de los recursos destinados a obra pública, mismos que los legisladores locales se adjudican de manera directa con el aval del Ejecutivo. Incluso, diputados locales que pidieron el anonimato, informaron a Apro que el gobernador Astudillo y el delegado federal en la entidad, Pablo Sandoval se han reunido en privado en la residencia oficial Casa Guerrero para discutir las reglas del presupuesto de Egresos para el próximo ejercicio fiscal y que incluso el mandatario organizó una comida este viernes 28 en la sede oficial del Ejecutivo para llegar a un acuerdo que a la fecha no se ha concretado. Además, el exsecretario de Finanzas del gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo y exdiputado local perredista, Carlos Álvarez Reyes, personaje cercano al PRI, actualmente asesora a Pablo Sandoval Ballesteros y la fracción de Morena en el tema de la conformación del presupuesto y para ello, renta un piso en el hotel Holiday Inn en esta capital, indicaron las fuentes consultadas. La historia de los moches en Guerrero Esta práctica ilegal fue documentada en 2015 por Proceso en la nota titulada “Audios revelan moche de Rogelio Ortega con diputados de Guerrero” donde se informó que funcionarios del exinterinato advirtieron que tendrían que desviar recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF), para beneficiar a un grupo de diputados locales de PRD y PRI, encabezados por el expresidente del Congreso y nuevamente legislador perredista vinculado con el narco, Bernardo Ortega Jiménez. En ese entonces, los exsecretarios de Finanzas y Obras Públicas, Eliseo Moyao Morales y Jesús Hernández Torres, respectivamente, se quejaron porque los diputados estaban presionando al gobierno de Ortega y exigían la entrega de 10 millones en obra pública argumentando que estos recursos los habían gestionado en 2014, directamente con la administración inconclusa de Ángel Aguirre Rivero para la aprobación del presupuesto de egresos de 2015. A través de una conversación telefónica ambos funcionarios criticaron la ambición de los legisladores, a quienes calificaron como “radicales y cabrones sin llenadera”. Además, los exfuncionarios admitieron que pueden “tener problemas” con instancias federales encargadas de fiscalizar los recursos federales etiquetados del Ramo 33 porque iban a tomar recursos del FAFEF para entregar la bolsa millonaria a los diputados locales, a través de obra pública. Incluso, señalaron que los exdiputados del PRD, encabezados Bernardo Ortega y sus aliados del PRI, estaban “chantajeando” con iniciar una auditoría a la administración de Rogelio Ortega en caso de que no cumplan con los acuerdos pactados. Luego de que Proceso, exhibió los moches entre el gobierno estatal y los diputados locales, la clase política hizo mutis y decidieron mantener hasta la fecha esta práctica denominada usos y costumbres para aprobar el presupuesto de Egresos al gobernante en turno.

Comentarios