Un nuevo grupo de autodefensa surge en la Costa Grande guerrerense

martes, 4 de diciembre de 2018
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Un nuevo grupo de autodefensa conformado por civiles armados de cinco municipios de las regiones Costa Grande y Tierra Caliente bloquearon durante ocho horas la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, a la altura del poblado de Santa Rosa de Lima municipio de Tecpan de Galeana para exigir seguridad en los destinos turísticos y la franja serrana de esta zona controlada por la delincuencia y colindante con el estado de Michoacán. Al respecto, el gobierno de Héctor Astudillo Flores afirmó que el nuevo grupo es el brazo armado del grupo delictivo La Familia de Johny El Mojarro Hurtado Olascoaga y Los Viagras de los hermanos Sierra Santana de Michoacán que mantienen una confrontación con la banda denominada Guardia Guerrerense (GG) que dirige Oliver El Ruso Coria, indican reportes oficiales. Desde el 23 de septiembre, Apro informó que integrantes del grupo delictivo La Familia Michoacana de Arcelia habían anunciado su irrupción en la sierra del municipio de Petatlán para confrontar a El Ruso Coria, quien controla esta emblemática plaza de la geografía del narcotráfico en la entidad. Reportes del gobierno guerrerense de ese entonces señalaban que la GG se dividió y los exlugartenientes de El Ruso, identificados como Chano Arreola, Tobías El Nalga y El Z “pidieron apoyo” a La Familia Michoacana de Arcelia que dirige Johny El Mojarro Hurtado Olascoaga y su hermano José La Fresa para expulsar a Oliver Coria. Casi tres meses después, la alianza delictiva de Tierra Caliente y la Costa Grande contra El Ruso, se transformó en un nuevo grupo de autodefensa que el lunes hizo su aparición pública en el municipio de Tecpan, lugar controlado por el grupo criminal de Los Granados, según los mismos reportes. [caption id="attachment_562441" align="alignnone" width="702"]En Santa Rosa salieron a las calles en demanda de seguridad. Foto: Especial En Santa Rosa salieron a las calles en demanda de seguridad. Foto: Especial[/caption] Durante este lapso, pobladores de la sierra de Petatlán y Zihuatanejo denunciaron públicamente enfrentamientos armados, saqueo de pueblos donde quemaron casas, así como el desplazamiento de un número indeterminado de personas y las víctimas de la violencia pidieron ayuda, pero no fueron escuchados por las autoridades. Ahora, la primera acción del grupo de autodefensa vinculado con Los Viagras y La Familia, fue bloquear durante ocho horas la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo, en el pueblo de Santa Rosa en pleno corredor turístico de la Costa Grande de Guerrero. Al respecto, el comisariado ejidal del poblado de El Durazno, municipio de Coyuca de Catalán, Ignacio Chávez Arreola informó que en este grupo de autodefensa se integraron comisarios y comisariados ejidales de Tierra Caliente y Costa Grande, quienes están solicitando su adhesión a la organización denominada UPOEG que lidera el activista indígena Bruno Plácido Valerio. Chávez Arreola describió la zona de la sierra de Tierra Caliente y Costa Grande como un área controlada por grupos armados donde los homicidios, secuestros y desapariciones se han vuelto comunes; “han quemado rancherías completas, se han robado nuestro ganado, han corrido a los maestros y no tenemos doctores”, denunció. También, los civiles armados portando cartulinas con mensajes contra El Ruso, distribuyeron un documento que dice de forma textual: “Los pueblos pacíficos de la sierra y costa noroeste del estado de Guerrero nos vemos en la necesidad de instalar una comandancia de la policía comunitaria que estará en coordinación con la UPOEG (Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero) porque en los últimos meses se ha desatado una ola de violencia que ha afectado la paz, la producción agrícola, ganadera y forestal, que ha ahuyentado el turismo en esta zona, que ha golpeado el comercio local y por consecuencia ha desgarrado la tranquilidad de las familias trabajadoras”. “Consideramos que las diferentes instancias de gobierno se encuentran rebasadas por grupos violentos que quieren despojar al pueblo del fruto de su trabajo, por eso como sociedad nos hemos organizado y estamos dispuestos a apoyar a las diferentes autoridades oficiales a recuperar la paz y el desarrollo de la zona, porque somos más los que queremos recuperar la tranquilidad”, indica la postura del nuevo grupo armado. El documento lo suscriben comisarios municipales y comisariados ejidales de las comunidades de El Porvenir, Las Mesas, El Tuzal, El Cayacal, Rancho Nuevo, Loma Baya, La Ceiba de Juluchuca, Parotal, Las Salinas, Calera de Santa Lucía, Santa Rosa de Lima, Arroyo Frío, Papanoa, Corrales, El Durazno, Alpuyeque, Coyuquilla Norte, Coyuquilla Sur, San Antonio de las Tejas, El Sesteadero, La Molonga y El Porvenir entre otras comunidades. Chávez Arreola narró una historia ocurrida, dijo, en agosto pasado cuando un grupo armado irrumpió en la Sierra de Coyuca de Catalán, donde “quemaron cinco rancherías y se llevaron todo el ganado que había en los ranchos”. “Mataron personas, no sólo afectaron la ganadería, sino que también atentan contra la seguridad nacional porque atentaron contra los mantos acuíferos con la extracción forestal completa de un ejido de 17 mil hectáreas, a raíz de unos 400 mil metros cúbicos de madera en rollo, ahí inició el problema y por eso se organizó la gente y estamos cayendo en esto ya que han rebasado al gobierno federal y estatal”, expresó el líder visible del grupo de autodefensa. El gobierno estatal emitió un comunicado oficial donde informó que el bloqueo carretero concluyó a las 21:40 horas del lunes, luego de que autoridades se comprometieron a instalar una mesa de trabajo para este día con los dirigentes del grupo de civiles armados que se definen como policía comunitaria, indica el boletín.

Comentarios