Gobierno de Cuauhtémoc Blanco cancela Feria de Cuernavaca por inseguridad

jueves, 15 de febrero de 2018
CUERNAVACA, Mor. (apro).- El gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo canceló la Feria de Cuernavaca, debido a las “terribles” condiciones de inseguridad que privan en la entidad y, sobre todo, porque el año pasado fue asesinado el empresario encargado de organizar el evento anual. Según el secretario municipal, Samuel Sotelo Salgado, la decisión se tomó pues el gobierno de Graco Ramírez no puede garantizar la seguridad y la administración municipal no cuenta con elementos, ya que éstos dependen del Mando Único. El funcionario recordó que en otras ocasiones se ha cancelado el evento. “Hay que decirle a la ciudadanía que debe estar tranquila con la cancelación de esta feria, pero es por las medidas de seguridad que se deben tomar”, sostuvo. Y es que el 7 de abril del año pasado, Juan Manuel García Bejarano, empresario encargado de organizar la Feria de Cuernavaca, fue asesinado cuando se realizaba la tradicional cabalgata previa a la inauguración. El director de la empresa que ganó el contrato de organización iba junto con un grupo de personas, cuando fue atacado a balazos por un sujeto solitario. El atentado ocurrió en la avenida Plan de Ayala casi esquina con Teopanzolco, alrededor de las siete de la noche. El sujeto se plantó frente al empresario y, a quemarropa, le disparó. La reacción de los cuerpos de seguridad no pudo impedir la ejecución, aunque el agresor sí fue detenido minutos más tarde. Al día siguiente, el asesino, de nombre José, fue declarado formalmente preso. Días más tarde fue vinculado a proceso. En un hecho sin precedentes, el detenido pidió hacer una confesión privada ante el juez. Los abogados filtraron a la prensa que José había declarado que llevó a cabo el asesinato por contrato pagado por el alcalde Cuauhtémoc Blanco Bravo. Sin embargo, hace unos meses, el propio José aseguró que declaró eso en su momento, porque le prometieron desde la Fiscalía que le reducirían su condena, pero que al final no se concretó el pacto. Por estos hechos, el ayuntamiento determinó que el asesinato intimidó a los asistentes, por lo que la Feria resultó un fracaso.