Con marcha en Cozumel, demandan permanencia de Barcos Caribe, suspendida por la SCT

jueves, 1 de marzo de 2018
CANCÚN, Q. Roo (apro).- Decenas de personas marcharon este jueves en el malecón de Cozumel para demandar la permanencia de la empresa Barcos Caribe, cuyas operaciones fueron suspendidas el domingo 25 de febrero por disposición de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), tras la explosión en una de sus embarcaciones. La movilización ocurrió en medio de versiones de que el estallido en el ferri “Caribe I”, el pasado 21 de febrero, fue un atentado. Horas antes, reportes de la prensa local difundieron el hallazgo de dos supuestas bombas en el casco del ferry “Caribe 3”, propiedad de la misma naviera. La empresa, cuya propiedad se atribuye a Roberto Borge Martín, padre del exgobernador, Roberto Borge Angulo, preso por corrupción, dejó de prestar el servicio de manera indefinida desde el domingo 25, luego de la explosión que dejó 24 lesionados. “Barcos Caribe suspende operaciones a partir del día 25 de febrero por mandato de la SCT por ‘carecer’ de seguros y certificados estatutarios vigentes”, dio a conocer la empresa en un escueto comunicado de prensa. Tras esta suspensión, esta tarde-noche decenas de cozumeleños marcharon por la avenida Rafael E. Melgar -gobernador de Quintana Roo en el cardenismo-, del palacio municipal al muelle fiscal de San Miguel. Los manifestantes portaban pancartas y globos blancos. Algunos de ellos vestían playeras con la leyenda “Yo soy Caribe Fuerza Cozumel”. En la vanguardia en la marcha una de las pancartas señalaba: “Todo Cozumel con Barcos Caribe”. Al calor de la protesta, uno de los manifestantes señaló a un reportero local que el estallido en el barco “Caribe I” fue un atentado. “Hasta el más inocente concluye que fue un atentado”, dijo Miguel Vivas, del Sindicato de Taxistas “Adolfo López Mateos” de la isla. El manifestante descalificó la versión de la directora de la Administración Portuaria Integral (Apiqroo), Alicia Ricalde, quien dijo que, según el informe preliminar, una “falla mecánica” provocó el estallido. “No hubo explosión en las máquinas”, expresó Miguel Vivas, quien subrayó que el barco nunca perdió su “autonomía” para desplazarse. En la protesta, los manifestantes destacaron que Barcos Caribe propició la reducción de las tarifas que sostenían “del duopolio” de “México Waterjets” y “Ultramar”. “A mí no me interesa quién es el dueño”, dijo una de las manifestantes. En el trayecto, los inconformes lanzaron consignas como “¡Queremos que regrese Barcos Caribe, queremos que regrese Barcos Caribe!”. Otra de las manifestantes destacó que la reducción de las tarifas que propició, Barcos Caribe permitió a los isleños trasladarse a sus pueblos en la zona continental. “Los pobres no podemos pagar. No podemos pasear a nuestros pueblos. Nos dio baratos los boletos, en cambio los otros están caros”, dijo. Otro de los manifestantes pidió “que se vuelva un lujo viajar a Playa del Carmen, como era hace años”. Los inconformes también pidieron preservar las fuentes de trabajo. Tras la marcha, los organizadores solicitaron a los convocados a regresar al palacio municipal para firmar una petición formal para el retorno de las operaciones de Barcos Caribe, empresa que entró en funcionamiento el 15 de febrero de 2015, para cubrir la ruta Playa del Carmen-Cozumel.