Alerta de EU tras estallido de ferry frena actividad turística en Q. Roo

viernes, 2 de marzo de 2018
CANCÚN, Q. Roo (apro).- La alerta que lanzó el gobierno de Estados Unidos tras la explosión de un artefacto en un ferry de la empresa “Barcos Caribe”, el pasado 21 de febrero, tuvo repercusiones inmediatas en la actividad turística de Playa del Carmen y Cozumel. A partir de este viernes, la línea de cruceros “Princess Cruises” canceló todos sus tours que usan ferries de Cozumel a Playa del Carmen. “Aconsejamos fuertemente que los ferries de Cozumel hacia el continente sean evitados”, anunció la empresa a través de un comunicado de prensa firmado por el capitán del crucero Royal Princess, Fabrizzio Maresca. Y advirtió: “Las autoridades creen que esto es probablemente el resultado de una acción criminal en contra del operador del ferry. Desafortunadamente, cualquier incidente futuro podría resultar en daño colateral a los otros ferries”. Empresas que ofrecen tours en Cozumel --principal puerto de cruceros de México a la Riviera Maya-- también informaron a sus clientes la cancelación de excursiones a los diversos centros recreativos de la zona continental. El titular de la Secretaría de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, confirmó que se mantiene la suspensión de actividades de la naviera, cuya propiedad se atribuye Roberto Borge Martín, padre del exgobernador Roberto Borge Angulo, preso por corrupción. El funcionario federal precisó lo anterior en Chetumal, donde acudió para participar en la clausura de la Reunión Nacional de Protección Civil para la Atención y Prevención de Incendios Forestales 2018. La suspensión a la empresa “Barcos Caribe” continuará hasta que se esclarezca la explosión ocurrida el pasado 21 de febrero en el muelle fiscal de Playa del Carmen, puntualizó. “Se tomó la decisión, sabiendo que estaba focalizado a una empresa en particular, no al riesgo de vida de toda una población, sino que tiene que ver el móvil de poner ese tipo de aparatos explosivos en una empresa naviera en particular ", añadió en rueda de prensa. Además, expresó que no se puede descartar la posibilidad de un auto atentado. “Yo no soy quién para descartar esas circunstancias, pero sí tengo la responsabilidad de decir que el riesgo para la población pudiera generar preocupación y peligro a la autoridad estatal, y la autoridad federal lo ha acotado y está en curso una investigación que estoy seguro pronto tendrá resultados”, manifestó. No hay versión “fehaciente”: FGE El titular de la Fiscalía General del estado (FGE), Miguel Ángel Pech Cen, indicó que hasta ahora no se ha podido comprobar de “manera fehaciente” la versión de artefactos explosivos amarrados en el casco de otra de las embarcaciones de “Barcos Caribe”, difundida ayer. “Salvo por comentarios de un buzo de la misma empresa que descubrió que se encontraban amarrados a la propela, lo que posiblemente eran artefactos desconocidos”, añadió en un comunicado de prensa. Reiteró que, según la versión, el barco tenía algo amarrado con un tubo de PVC en el ancla. “Y lo que llama la atención es que difundieron primero la información por las redes sociales y luego dieron aviso a las autoridades competentes”, sostuvo. De acuerdo con el fiscal, agentes de la Policía Ministerial acudieron a las oficinas de la empresa “para verificar la veracidad de la noticia, pero los trabajadores dijeron que desconocían tal información”, aunque señalo que es apresurado afirmar que la principal línea de investigación sea el auto atentado. “Lo que sí es verídico es que una vez que se desahoguen los datos de prueba, estamos en la posibilidad de descartar cualquier situación”, agregó. Pech Cen indicó que la FGE, en colaboración con la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) y las secretarías de Marina (Semar) y de la Defensa Nacional (Sedena), “trabajan coordinadamente” tanto en la investigación para determinar qué causó el estallido de una embarcación en el muelle de Playa del Carmen, el pasado 21 de febrero, como en el hallazgo de posibles artefactos en otro navío fondeado a 500 metros del muelle de Cozumel, reportado ayer. El funcionario estatal indicó que personal de la Semar realizó los trabajos de “desamarre de los supuestos objetos extraños” reportados este jueves y los entregó a la Sedena, “instancia a la que por ley le corresponde determinar si se trata o no de un artefacto con explosivos”. Añadió: “Hasta donde tenemos entendido no lo es, tenemos que descartar el término explosivo, y compete a las autoridades correspondientes emitir el dictamen final”. Sobre el estallido en el muelle de Playa del Carmen, el 21 de febrero, destacó que la FGE inició la carpeta de investigación 19/2018, aunque en este caso se espera el resultado del peritaje que realiza personal especializado de la PGR. Una semana después del incidente, medios locales dieron a conocer el despliegue de una manta en Cozumel, en la que dos sujetos que se identificaron como “el Pumba y el Tata” reivindicaron la explosión y amenazaron a la alcaldesa isleña, Perla Tun Pech. “El atentado de los barcos fuimos nosotros y aremos (sic) lo mismo en tu casa”, fue la advertencia en la manta, que fue asegurada por elementos de La Dirección de Seguridad Pública Municipal de la isla. La FGE hizo mutis sobre esta manta.

Comentarios