El dispendio en la Secretaría de Educación de Guerrero: bonos, comidas, boletos de avión...

martes, 20 de marzo de 2018
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Pese al plan de austeridad pregonado por el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, y el rezago educativo en que se encuentra la entidad, la Secretaría de Educación reporta excesivos gastos en burocracia. La abultada estructura administrativa de la SEG, conformada por 105 trabajadores, entre ellos el titular de la dependencia, José Luis González de la Vega Otero, así como subsecretarios, directores y jefes de departamento, representan un gasto burocrático en sueldos de 2 millones 984 mil 401 pesos mensuales, es decir, 35 millones 812 mil 815 pesos al año, indican documentos oficiales. Los informes advierten que cuatro colaboradores considerados como los más cercanos de González de la Vega, gastaron 707 mil 787 pesos de un fondo revolvente ejercido con opacidad durante el periodo del 29 de enero al 2 de marzo de este año. El desglose del gasto burocrático de la oficina del titular de la SEG advierte que sus cuatro colaboradores se adjudicaron bonos de 30 mil pesos; facturaron pagos de hasta 8 mil pesos por concepto de comidas y reportaron consumos excesivos de gasolina, así como material de papelería y pasajes aéreos sin justificación alguna, indica un informe general de “solicitudes de pago” de la Dirección General de Recursos Financieros de la dependencia estatal. El denominado Staff del secretario de Educación en Guerrero está conformado por el secretario técnico, Jorge Sotomayor Landeta, el secretario particular, Fernando Calderón Neri; el coordinador de Asesores, Luis Alberto Sánchez Martínez, y la secretaria privada, Yeny López Ortiz, todos vinculados al Partido Nueva Alianza y al grupo político de la exlideresa del magisterio Elba Esther Gordillo. De la Vega Otero y su equipo ocuparon los mismos cargos durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo de 2005 a 2011, y su gestión en ese entonces estuvo plagada por diversos escándalos de corrupción y acusaciones por desvío de recursos. Entre los casos documentados destaca la venta de varias toneladas de libros de texto gratuito a un reciclador de papel, en diciembre de 2005, y la adjudicación directa de un contrato por 100 millones de pesos que benefició a 12 empresas constructoras, presuntamente vinculadas a amigos y familiares de Torreblanca Galindo, en 2008. Además, González de la Vega mantuvo una confrontación directa con la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y normalistas de Ayotzinapa, a quienes acusó de pertenecer a la guerrilla. Ahora, el millonario gasto burocrático reportado oficialmente por la SEG, que dirige nuevamente González de la Vega, contrasta con el plan de austeridad y el decreto para el ejercicio fiscal del gobierno de Astudillo. El plan de austeridad En enero de 2017, Astudillo Flores anunció un plan de austeridad que contemplaba la supuesta reducción del 30% de su salario mensual y del resto de sus colaboradores, luego de que el Congreso de la Unión aprobó el incremento al precio de los combustibles que desataron la indignación social ante el despilfarro y opulencia que caracteriza a la clase política. En ese entonces, el gobernador exhortó a los representantes de los poderes Legislativo y Judicial, así como a los 81 alcaldes y dirigentes partidistas para que asumieran medidas de austeridad que implicaran ahorro en el gasto público, en solidaridad con el resto de la sociedad que en su mayoría vive en extrema pobreza y marginación, y ahora resiente el incremento de combustibles y productos básicos. Incluso, el decreto número 654 del Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2018, plantea que el gobierno estatal tendrá como prioridad el establecimiento de una política de gasto responsable y congruente, así como reforzar programas de “prevención y seguridad ciudadana, y mejorar el acceso y la calidad de los servicios de educación, salud y alimentación en las zonas más marginadas”. “Se considera reducir las asignaciones de aquellos rubros de gasto corriente burocrático que generen poco o nulo valor para la sociedad, canalizando a la vez más recursos a otros que ofrezcan mayores beneficios sociales y se mantendrán las medidas de austeridad en las dependencias y organismos, como son la reducción de los ingresos de las y los funcionarios de primer nivel”, indica el decreto oficial. El rezago educativo La SEG es la dependencia que ejerce el mayor presupuesto estatal con un monto para este año de 19 mil 403 millones 635 mil pesos, no obstante, Guerrero es la entidad con el mayor índice de rezago educativo en el país y la infraestructura escolar resultó severamente dañados en los últimos años tras los sismos y huracanes que han afectado el estado. Esta situación ha desatado protestas y bloqueos carreteros impulsados por padres de familia y docentes que exigen seguridad para ejercer su labor y certeza básica para garantizar el derecho al a educación de la niñez guerrerense.

Comentarios