Sismo de 3.8 grados revive el miedo entre morelenses; 58 temblores con epicentro en ese estado desde el 19-S

domingo, 4 de marzo de 2018
CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- Este domingo, los habitantes del sur y centro de Cuernavaca así como del poniente de Jiutepec y el norte de Temixco, despertaron de manera intempestiva por un sismo de magnitud 3.8 grados Richter, que aunque fue breve en algunas zonas se sintió muy fuerte. Las escenas de familias que salieron en pijama a la calle, con cara de horror, se repitieron en varias colonias de la zona conurbada de esta capital. En las redes sociales, los usuarios primero manifestaron su duda de si lo que sintieron fue un sismo o su imaginación. Desde el 19 de septiembre de 2017, cuando se produjo el sismo en los límites entre Puebla y Morelos, en las cercanías de los municipios de Axochiapan y Tepalcingo, en la zona sur-oriente de la entidad, se han producido 58 temblores con epicentro en territorio morelense, según la información oficial del Servicio Sismológico Nacional (SSN). El más fuerte fue el de ese día, con saldo total de 369 muertos en Morelos (74), la Ciudad de México, Puebla, Estado de México y Guerrero, así como miles de damnificados que perdieron su patrimonio. Casi seis meses después, las personas afectadas, al menos en Morelos, continúan con la exigencia de la entrega de recursos para la reconstrucción. Después de ese sismo han ocurrido otros, causando extrañeza y miedo entre la población morelense. Todos esos movimientos telúricos, según el SSN, han tenido una magnitud menor a 4 grados. Los epicentros se han registrado en 12 municipios, siendo Puente de Ixtla donde más han ocurrido con 14 eventos, 10 de ellos en la cabecera municipal y los otros cuatro en el poblado de Xoxocotla, hoy municipio indígena. Le sigue Jojutla con nueves sismos, luego Emiliano Zapata con ocho (cinco en la cabecera municipal y tres en la colonia Tres de Mayo), Xochitepec con siete, Yecapixtla con seis (cinco en la cabecera y uno en la colonia Juan Morales), Cuernavaca con cuatro, Temixco con tres, Yautepec y Tepoztlán con dos cada uno, y finalmente, Tlaquiltenango, Zacatepec y Axochiapan con uno cada uno. Además de estos sismos con epicentro en el territorio, desde el 19 de septiembre se han sentido también otros temblores fuertes que han tenido su epicentro en Oaxaca y Guerrero. Fue particular el susto de los morelenses con el sismo del 16 de febrero pasado, con epicentro en Pinotepa Nacional, Oaxaca, ocurrido a las 17:39 horas con magnitud de 7.2 grados. En 1985, miles de familias que vivían en el entonces Distrito Federal decidieron salir de ahí luego del sismo del 19 de septiembre. Muchas de ellas se ubicaron en Cuernavaca, Jiutepec, Temixco, Xochitepec, Yautepec y otros municipios de Morelos. La pregunta que hacían era: ¿Aquí no tiembla? Y la respuesta siempre fue: “No, aquí nunca tiembla”. Treinta y cuatro años después, los morelenses no salen de la extrañeza y el miedo, porque cada vez es más común que los temblores tengan epicentro en Morelos.

Comentarios