Lanzan operativo contra artistas callejeros; apresan a una decena de ellos en Puebla

miércoles, 25 de abril de 2018
PUEBLA, Pue. (apro).- El gobierno municipal de esta ciudad, a cargo del alcalde sustituto Luis Banck, puso en marcha operativos violentos en contra de los artistas urbanos o callejeros, quienes acostumbran presentar sus actos circenses o de malabarismo en distintos puntos de esta ciudad. Un grupo de jóvenes decidió ofrecer una rueda de prensa preocupados porque en las últimas semanas al menos una decena de ellos han sido detenidos de manera agresiva, les han robado sus pertenencias y han sido sujetos a constantes hostigamientos por parte de personal del ayuntamiento. La preocupación se tornó mayor luego de que tuvieron que emprender una campaña en las redes sociales para localizar a un malabarista de nombre René, quien fue detenido la tarde del lunes y, hasta la mañana del martes 24, no lo podían encontrar, aunque recorrieron todos los juzgados de la ciudad. Activistas y defensores de derechos humanos poblanos difundieron esta información y demandaron la presentación del joven, quien es un artista que viaja de ciudad en ciudad. Luego de esto, René fue localizado en el juzgado calificador de Valsequillo, donde ya sus compañeros lo habían buscado horas antes. El malabarista tenía el hombro izquierdo lastimado, denunciaron. En la rueda de prensa, los artistas urbanos explicaron que los operativos que ha iniciado el ayuntamiento en su contra son encabezados por Ana Dickson, secretaria de Gobernación del municipio, quien ya ha sido acusada por otras organizaciones, como la 28 de Octubre, de instrumentar políticas agresivas contra los vendedores ambulantes. Las autoridades municipales se trasladan en una camioneta blanca sin logotipos, tripuladas por personal que no va uniformado y que no se toma el tiempo para identificarse ni notificar los cargos que imputan a los artistas de la calle. “Fher” –nombre artístico de una de las víctimas de estas detenciones– relató que la tarde del sábado 21 este operativo municipal llegó a la esquina de la 5 Oriente y bulevar 5 de Mayo, en la que habitualmente él presenta su acto de malabarismo, donde fue sujetado por la fuerza y subido a la caja de una camioneta. El artista callejero reconoció haber puesto resistencia en principio, por no entender los cargos que le imputaban, y en segunda porque los encargados del operativo tomaron todas sus pertenencias y equipo que usa para sus actos, cosas que ya no le fueron devueltas. “Esas personas llegan sin identificarse, te agarran con violencia y tú piensas que te están robando”, narró Fher. “Me retiraron objetos personales, la chamarra, los audífonos, una mochila con cosas de la escuela, unas pelotas con las que hago malabares y un sombrero, y desaparecieron todo, dicen que se perdieron en el operativo” Esta acción fue captada en un video, donde se puede observar la presencia de la funcionaria municipal, Ana Dickson. Cuando llegó ante el juez calificador, el joven se enteró de que los cargos en su contra eran “condicionamiento de la vía pública” que después supo se refería a cobrar dinero a los transeúntes. Sin embargo, los jóvenes aclararon que no cobran por sus actuaciones en los semáforos, y que las monedas que reciben son siempre de manera voluntaria por parte de los automovilistas. “Muchas veces lo único que nos dan es un aplauso o una sonrisa, y eso nos es suficiente”, afirmaron. Al malabarista le impusieron una multa de 8 mil pesos que, al no poder pagar, tuvo que cubrir con la permanencia en los separos durante 36 horas. En muchos de los casos los artistas urbanos son estudiantes de la Universidad Circense que opera en Puebla, y las actividades callejeras les sirven no sólo para apoyar sus estudios, sino como un ejercicio para perder el “pánico escénico”. “El movimiento artístico en los semáforos es algo que se da en toda Latinoamérica”, explicó Fher, “es parte de la necesidad de usar los espacios públicos para expresarnos”. Otra joven de nombre Abigaíl señaló que en su caso es estudiante de la licenciatura de danza y que encontró en sus actuaciones urbanas una forma de apoyarse económicamente para mantener sus estudios. Payasos, acróbatas, “esculturas vivientes”, mimos, bailarines y malabaristas, los artistas urbanos explicaron que desde hace años acostumbran ocupar espacios en los semáforos para presentar sus actos mientras los automóviles esperan la luz verde. Sin embargo, indicaron que el ayuntamiento de Puebla parece no entender sus actividades e insiste en tratarlos como “vendedores ambulantes”. Igual señalaron que otras detenciones de artistas urbanos se han llevado a cabo en otras vialidades, incluso fuera del centro histórico, como el bulevar del Niño Poblano, la vía Atlixcayotl y en Valsequillo. El defensor de derechos humanos, Misraim Hernández, señaló que la campaña emprendida por el ayuntamiento estaba dirigida contra “los pobres”, pues no sólo es en contra de los artistas urbanos, también contra vendedores ambulantes y toda persona que comerciara algo en la calle, a quienes se les quitan sus cosas, se les trata de forma agresiva y se les encarcela. Regular la creatividad Apenas el año pasado, el ayuntamiento panista, a cargo del edil Luis Banck, cercano colaborador de Rafael Moreno Valle que sustituyo a Antonio Gali Fayad cuando éste se lanzó por la gubernatura, intentó regular la actuación de los artistas urbanos en el centro histórico de Puebla. Primero se dijo que la intención era sacar del zócalo a los grupos de payasos que por años se presentaban en los alrededores, pero acabaron por crear un reglamento que trataba de regular el espacio público. La normatividad que intentó aplicar la administración panista especificaba que los artistas debían someterse a un “casting” para obtener una especie de licencia que les concedía el permiso para presentarse en determinados espacios y horarios, para lo cual tenían que cubrir una cuota al Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP). Los abogados Alejandro Carvajal y Gerardo Pérez, integrantes del Barzón y el primero actual candidato a diputado federal por Morena, interpusieron amparos colectivos por considerar que este reglamento era violatorio a los derechos humanos y a la libertad creativa. Finalmente, a principios de este año el ayuntamiento anunció la sustitución de este controvertido reglamento por otro, que hasta ahora no se conoce.

Comentarios

Otras Noticias