La PF y el IMSS se adjudican auxilio a una mujer que tuvo a su bebé a bordo de un taxi

lunes, 30 de abril de 2018
COLIMA, Col. (apro).- Luego de que una mujer tuvo a su bebé a bordo de un taxi en la autopista Manzanillo-Colima, auxiliada por una enfermera del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y paramédicos de la Policía Federal (PF) División Gendarmería, ambas instituciones se disputaron públicamente el mérito del apoyo brindado. En un comunicado, la PF afirmó que “en el marco del Día del niño” oficiales paramédicos de su corporación “ayudaron a una mujer a dar a luz en la autopista Manzanillo-Colima” y “realizaron labores y maniobras de parto (…) con apoyo de la enfermera Sonia Morán”, cuya institución de procedencia no fue mencionada en el boletín. De acuerdo con la dependencia policiaca, participaron Técnicos en Urgencias Médicas de la Dirección General de Proximidad Social de la División de Gendarmería, en un suceso donde, después de varios minutos, nació sin complicaciones un bebé del sexo masculino. Por último, precisó que la madre y el recién nacido fueron trasladados a la Clínica Guadalupana de Colima, donde “los reportaron estables y donde recibirán las atenciones e intervenciones médicas oportunas”. Por su parte, el IMSS difundió un comunicado en el que afirmó que el primer apoyo a la mujer parturienta fue brindado por Sonia Morán Zavala, coordinadora delegacional de Enfermería en Salud Pública del IMSS, auxiliada por los paramédicos de la PF, quienes se habrían incorporado minutos después. Con base en la versión divulgada por el IMSS, la enfermera viajaba por la carretera con tráfico lento, cuando vio que una patrulla se acercó a un taxi que se encontraba detenido y de inmediato uno de los agentes realizó llamadas, pero al identificarla como enfermera por su uniforme le pidió que auxiliara en el nacimiento de un bebé. Según el Seguro Social, cuando Sonia se acercó al taxi el bebé ya había nacido y la mamá lo tenía envuelto en una chamarra. “De momento no había paramédico; Morán Zavala revisó que el bebé estuviera respirando, que estuviera de buen color” y vio que estaba unido a la placenta. En ese momento, indicó la institución médica, llegaron los paramédicos de la PF con un botiquín, a quienes la enfermera les solicitó diversos instrumentos que utilizó para realizar el corte del cordón umbilical y vistió al bebé antes de entregarlo a elementos de la Policía Federal, quienes lo envolvieron en una toalla y lo entregaron a un familiar, mientras Sonia continuaba con las acciones para que la madre pudiera expulsar la placenta. El boletín del IMSS concluyó con un comentario de la enfermera: “En todo el tiempo que tengo en mi carrera profesional, nunca me había tocado vivir una experiencia de esta magnitud, fue una experiencia muy bonita, como profesional sabía que no tenía nada a la mano, pero mi cabeza estaba pensando en cómo ayudar a la madre y al recién nacido”.

Comentarios