Corral plantea rediseñar la Conago como contrapeso al centralismo

viernes, 6 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El gobernador Javier Corral Jurado encabezó el Tercer encuentro Chihuahua dedicado a analizar un nuevo federalismo tributario, no sólo en términos de nuevas fórmulas de distribución del ingreso fiscal a las entidades federativas, sino a través de reglas de transparencia para acotar la discrecionalidad. Durante el Tercer Encuentro Chihuahua: Hacia un Nuevo Federalismo Tributario, Corral dijo que analizaron el diseño de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) como instrumento de fortalecimiento del federalismo y el replanteamiento de su papel como contrapeso al centralismo. También, dijo, discutieron sobre el diseño de mecanismos de participación ciudadana para contrarrestar la discrecionalidad en la asignación del presupuesto. Corral sostuvo que el arbitrio en el reparto de recursos a los estados no obedece a reglas parejas para todas las entidades sino al viejo sistema de “las favoritas del rey”, que en el caso de México es del secretario de Hacienda o el presidente en turno. Corral convocó en el Museo Casa Chihuahua a expertos como Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa; Leonel Godoy Rangel, exgobernador de Michoacán; Tamon Takahashi Iturriaga, investigador y corresponsable del diseño de la Ley de Disciplina Financiera de México. También Jaime Díaz Martínez, socio de Gossler Sociedad Cooperativa y miembro de Crowe Horwath International; Virginia Ríos Hernández, coordinadora nacional de Síndicos del Contribuyente de la Confederación Patronal República Mexicana (Coparmex); Manuel Guadarrama, coordinador de Finanzas Públicas del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO) y Arturo Fuentes Vélez, secretario de Hacienda de del gobierno de Chihuahua. El panista explicó que el encuentro tuvo como objeto la discusión nacional para un nuevo federalismo tributario, analizar el manejo discrecional, centralizado y falto de transparencia del Ramo 23, y generar una propuesta entregable para todos los candidatos a la Presidencia de la República. Javier Corral indicó que se requiere un nuevo marco jurídico en la coordinación fiscal, que permita a estados y municipios que más se empeñen en el ordenamiento de su gasto y de su impuesto, puedan traducir ese esfuerzo en mayores bienes y servicios para sus habitantes. “Creo que estamos en la época propicia y el tiempo político conveniente para hacerlo. Ya no es posible que en pleno Siglo 21 podamos continuar con un esquema literalmente del siglo pasado”, aseveró. Arturo Fuentes Vélez, Mariana Campos, Manuel Guadarrama y Jaime Díaz, plantearon la recuperación del cien por ciento del IVA generado por estados y municipios, así como legalizar y transparentar el Ramo 33. Fuentes Vélez propuso reformar la Ley de Coordinación Fiscal para que el IVA generado por estados y municipios, sea recuperable totalmente, ya que no generaría un costo adicional porque la recaudación ya se hace e incluso es de manera digital. Tampoco afecta considerablemente la distribución federal de los recursos, pues es igual al monto aprobado para financiamiento a corto plazo de las entidades. Aseguró que esa práctica no descuidaría el ingreso para ninguna entidad, porque se basaría en la recaudación de cada una y además podrían crearse estímulos y beneficios, como el del ISR, para ampliar la formalidad. Mariana Campos se enfocó en su estudio Arquitectura del Ramo 23, en el que detalla la mala práctica de ese fondo. Explicó que no está regulado dentro de la Ley de Coordinación Fiscal, carece de reglas de operación claras y por ello se ha usado como cajón de gastos para múltiples funciones y todo a criterio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). La SHCP no está facultada constitucionalmente para ello, por lo que se ha perdido la división de poderes y la situación se ha agravado, pues el actual Gobierno de la República ha liberado 318 mil millones de pesos para ello, dijo. Como consecuencia, los recursos no se reparten de manera equitativa, no se transparentan y no resuelven un problema identificado de política pública, sólo obedecen a una simpatía política entre el partido en el poder de los estados y el de la República, agregó. Como ejemplo de las prácticas fiscales idóneas, Campos dijo que en Estados Unidos ninguna transferencia se entrega sin estar en la ley, en lugar de utilizar reglas de operación y se concursan entre los estados que tienen planeada ya una política pública para usarlos. Propuso transparentar el origen y destino de los recursos del Ramo 23, al fortalecer a los congresos federal y estatal, mediante cuadros técnicos que monitoreen las transferencias y evalúen la regla fiscal, además de legalizar el Ramo 23, apuntó. Manuel Guadarrama Herrera expuso que en los últimos años el federalismo mexicano en lo fiscal y en lo tributario, ha vivido un autoritarismo y una regresión, así como abusos. La coordinación fiscal no ha generado políticas públicas para el bienestar ciudadano y su reto es terminar con los monopolistas dependientes e independientes que la administran, así como planear y controlar los ingresos, egresos y deuda pública tanto de estados como de municipios. Jaime Díaz agregó que, en el tema, lo más importante es el compromiso de la administración pública para el control y uso de los recursos públicos que reciben. El especialista apuntó que los gobiernos de los estados deben transparentar su presupuesto desde el proyecto hasta la calendarización y la federación debe fortalecer el control y registro de los fondos, crear órganos de fiscalización para detectar y sancionar los incumplimientos

Comentarios