'¿Dónde están?”, claman madres de desaparecidos en seis ciudades de Veracruz

jueves, 10 de mayo de 2018
XALAPA, Ver. (apro).-Madres de desaparecidos en Veracruz salieron a marchar por las calles de seis ciudades en la entidad, para recordarle al estado la ausencia de sus hijos, esposos y seres queridos, quienes fueron sustraídos de sus hogares, “levantados”, “secuestrados” o “desaparecieron” sin dejar rastro alguno en los últimos diez años. En Xalapa los Colectivos “Hasta Encontrarlos”, “Familias Enlaces Xalapa” y “Por la Paz Xalapa” colmaron las calles 20 de noviembre, Xalapa, Murillo Vidal, Orizaba, Ávila Camacho, Xalapeños Ilustres y Enríquez para recordarles a la Fiscalía General del Estado (FGE), a la Secretaria de Seguridad Pública (SSP) y al gobierno de Veracruz --al anterior del priista Javier Duarte de Ochoa y al actual del panista-perredista, Miguel Ángel Yunes-- que la justicia no ha llegado. En Coatzacoalcos, el Colectivo de “Madres en Búsqueda Belén González” también marchó en el primer cuadro de la ciudad de este puerto y al medio día realizó una misa en la catedral de San José para orar por las víctimas de “desaparición forzada. En Córdoba y Orizaba, los colectivos de familias de desaparecidos también salieron a protestar en las principales calles de este corredor industrial, donde se ignora la localización de más de un centenar de jóvenes y donde recientemente se descubrió la narcofosa “Los Pozos” en el municipio de Omealca, de la que han sido rescatadas nueve osamentas en la última semana. En Poza Rica también se registró una pequeña marcha encabezada por madres de familiares desaparecidos. Por la tarde, el Colectivo Solecito saldrá del Tranvía del Recuerdo en el Parque Zamora para dirigirse al centro histórico del Puerto de Veracruz donde recordarán a los desaparecidos de la zona costera turística del sotavento que en 2016 vivió el horror, pues en la narcofosa de Colinas de Santa Fe, atrás del recinto portuario, han sido extraídos hasta el momento casi 300 cráneos y 17 mil restos óseos. De ese total, la Fiscalía General del estado (FG), y la Policía Científica apenas han podido entregar a sus familiares los restos de 34 osamentas ya plenamente identificadas a través de exámenes de ADN. “¿Dónde están?, ¿Dónde están?, nuestros hijos ¿dónde están?”, “esté día no es de fiesta, es de lucha y de protesta”, “yo solo quiero este 10 de mayo, el abrazo de mi hijo desaparecido”, gritaban a coro las madres en la capital del estado. En Xalapa son los Colectivos de Familias Enlaces Xalapa, Hasta Encontrarlos y Colectivo por la Paz Xalapa los que caminan y tapizan las calles de la capital del estado con los rostros de Yosimar, Yureni, Citlali, Alberto, José, Alejandra, Gemma y de un centenar de personas más, en su mayoría jóvenes, quienes por diversos factores fueron -literalmente- tragados por la tierra, ante la inoperancia, incompetencia y en muchos casos, complicidad de la autoridad. Las madres no tienen acceso a un psicólogo o terapias en hospitales privados, desahogan sus penas con los reporteros, ante cámaras de televisión y celulares que recogen sus testimonios. “A mi hijo lo sustrajeron de su casa”, “fue a una fiesta y ya no regreso”, “mi hija siempre me hacía de cocinar”, “el gobierno no entiende el dolor de una madre”, “nada han hecho por buscarlos”, “no les importa el dolor que sentimos”, “a veces me siento muerta en vida”, son los lamentos que registran las grabadoras y teléfonos móviles. El contingente se dirigió a Palacio de Gobierno. En ningún rostro de las madres, vestidas en blanco en su mayoría, se registra cansancio o hastío, pero sí son reflejo fiel del dolor, llanto, coraje, y perseverancia para seguir adelante, pues como ellas mismas dicen: “Una madre nunca olvida, la ausencia de un hijo desaparecido”.