Hoy es 'un día más de búsqueda de mi hijo”, dicen madres de desaparecidos en Triángulo Rojo de Puebla

jueves, 10 de mayo de 2018
PUEBLA, Pue. (apro).- Familiares de tres jóvenes desaparecidos hace un año en Palmar de Bravo, municipio ubicado en la zona conocida como Triángulo Rojo, realizaron una protesta para denunciar que la Fiscalía General del Estado se ha mantenido omisa, incapaz e indiferente para investigar el caso. Las madres de Juan de Dios Núñez y los hermanos Abraham y Vicente Aburto encabezaron una caravana y un plantón con las que demandaron a las autoridades poblanas buscar a los jóvenes que desaparecieron desde el 28 de abril de 2017. Las mujeres denunciaron que apenas el pasado lunes fueron recibidas por primera vez por el fiscal regional, Jaime Huerta, pero sólo después de que el Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas (ONU) hizo una recomendación urgente a México y se dirigió al fiscal de Puebla, Víctor Carrancá, para señalar las irregularidades cometidas en este caso. Al aclarar que este “Día de las Madres no es de fiesta” para ellas, Lucía Linares Gracia y María Luisa Núñez Barojas revelaron que la Fiscalía poblana no cuenta siquiera con recursos humanos y materiales para atender las denuncias de desapariciones que se registran en la zona donde operan los llamados huachicoleros. “Hoy no tenemos nada que festejar. Para mí este 10 de mayo es un día más de búsqueda de mi hijo”, expresó Linares. La denunciante contó que, durante este año de búsqueda, se han encontrado con que las autoridades poblanas no tienen papelería, ni tinta para impresoras, ni internet o teléfono y que las averiguaciones se acumulan en los escritorios sin ser nunca investigadas. En el caso de sus familiares, indicaron que fue apenas hasta el pasado 7 de mayo –un año después– y sólo tras la recomendación de la ONU, que la Fiscalía interpuso ante el Registro Público Vehicular (Repuve) el reporte de robo del vehículo que tripulaban los muchachos el día de su desaparición. Juan de Dios Núñez Barojas y sus amigos, los hermanos Abraham y Vicente Basurto Linares, –estos dos, militares del 24 Regimiento de Caballería Motorizada en Tehuacán–, desaparecieron la noche del 28 de abril cuando circulaban por la carretera de Cuetnopalan a Cañada Morelos. María Luisa Núñez dijo tener conocimiento de que en la zona del Triángulo Rojo al menos otras 13 familias también buscan a parientes desaparecidos y que todas viven situaciones similares de indiferencia de las autoridades locales. Apoyados por la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos (Afadem), los manifestantes iniciaron la caravana en el Arco de Seguridad construido en Palmar de Bravo por el gobierno de Rafael Moreno Valle, para denunciar que esa obra ha resultado obsoleta para reducir la inseguridad en la zona. Con pancartas en sus manos en las que se leía “Yo soy la voz de Juan de Dios, Vicente y Abraham” y “Abraham, Vicente y Juan de Dios los seguimos buscando”, los amigos y familiares de los jóvenes marcharon desde la zona de los Fuertes hasta la Fiscalía General del Estado (FGE), donde realizaron un plantón. El Comité contra la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas emitió la Acción Urgente AU 406/2017 en la que hace referencia a que la actuación de la Fiscalía de Puebla estuvo plagada de omisiones e irregularidades que redujeron las posibilidades de localizar a los jóvenes. En la relatoría, el organismo internacional se dijo preocupado por que la FGE ni siquiera solicitó la sábana de llamadas de los números telefónicos de los tres desaparecidos. “Con esto se reduce seriamente la posibilidad de que los jóvenes desaparecidos pudieran ser localizados”, mencionó. También refirió que en las carpetas de investigación no existen evidencias siquiera de que las autoridades del Estado hayan solicitado a los hospitales de la región y al director de Seguridad Pública de Tecamachalco que indagaran datos y antecedentes de las víctimas.

Comentarios