Graco Ramírez se ofrece como catedrático para la UAEM al concluir su mandato

viernes, 18 de mayo de 2018
CUERNAVACA, Mor. (apro).- Graco Ramírez, gobernador de Morelos, dejó atónitos a los académicos que han dado 10, 15, 20 y 25 años de su vida a la formación de los jóvenes universitarios, cuando de la nada, al hacer uso de la palabra durante la ceremonia del Día del Maestro en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), dijo que al terminar su mandato se integraría a la planta académica. Como cada año, este viernes el Sindicato Independiente de Trabajadores Académicos de la UAEM (SITAUAEM), llevó a cabo una ceremonia para reconocer los años de servicio a sus agremiados más antiguos, acto al que fue invitado, por primera vez, el titular del Ejecutivo. No importa que a pesar de que hace casi seis meses dejó la rectoría Jesús Alejandro Vera Jiménez, uno de sus principales críticos, Graco Ramírez no ha cumplido su palabra de rescatar financieramente a la máxima casa de estudios, fue invitado aún sabiendo que el recurso corriente del presupuesto de este año se termine en junio debido al déficit histórico de la UAEM. Graco Ramírez tomó la palabra frente a los integrantes del SITAUAEM, a su líder Mario Cortés Montes y al rector en turno Gustavo Urquiza Beltrán. En medio de una nueva promesa de rescate de la máxima casa de estudios, el tabasqueño dijo: “Bajo palabra de honor, ante todos ustedes, les aseguro que antes de yo irme, y lo hará público el señor rector en su momento, mi compromiso es dejar la sustentabilidad financiera de la UAEM, para que de aquí a diciembre de este año, ningún trabajador universitario se quede sin su sustento”. Y añadió: “Lo segundo, con la venia de ustedes y con la del señor rector, y por supuesto, también Mario (Cortés), estaré cerca de ustedes, una vez que deje yo de ser gobernador, el año que viene, he estado conversando con el señor rector, me quiere incorporar a la planta académica de la UAEM, para trabajar con un académico más, como uno de ustedes”. Estupefactos, los académicos brindaron un aplauso al todavía gobernador, quien el próximo primero de octubre dejará el poder. Graco Ramírez consiguió su título de licenciado en derecho emitido por la Secretaría de Educación Pública (SEP), como parte de un acuerdo de reconocimiento de saberes, pues nunca se tituló en la UNAM, de la cual habría sido matriculado en los años 60. De acuerdo con el Registro Nacional de Profesionistas de la SEP, Graco Luis Ramírez Garrido Abreu se tituló apenas en 2013, ya siendo gobernador, como Licenciado en Derecho, no por asistir a la universidad sino con base en los “Acuerdos Secretariales 286, 328 y 357 de la SEP”. Su cédula profesional es la 8276608, tipo C1, correspondiente a técnico superior o licenciado. Tener el grado de licenciatura es uno de los requisitos básicos para ser docente por horas en la máxima casa de estudios de Morelos, y la contratación por horas se realiza con la venia del SITAUAEM en una comisión que encabeza el o la titular de la Secretaría General. Así que, primero que nadie, el tabasqueño anunció que al entregar el poder se incorporará a la planta docente de la máxima casa de estudios, a pesar de que el rector ha anunciado que no habrá nuevas contrataciones debido a la situación crítica de la UAEM. En las redes sociales las burlas comenzaron a los pocos minutos de que se difundió el video con las declaraciones de Graco Ramírez: “Parece que la UAEM siempre sí abrirá un campus en Atlacholoaya (poblado donde está el principal penal del estado), pues Graco anuncia que dará clases. Supongo que desde tu celda, criminal”, dice uno de los internautas en su perfil. Ramírez Garrido escatimó el presupuesto de la UAEM durante la administración del exrector Vera Jiménez. De acuerdo con el académico, que hoy busca la gubernatura bajo las siglas de Nueva Alianza, el tabasqueño actuó así como venganza por las denuncias que desde la máxima casa de estudios hicieran él mismo y el poeta Javier Sicilia contra Graco Ramírez por las fosas clandestinas de Tetelcingo y Jojutla. En diciembre del año pasado, a pesar de que Vera Jiménez concluía su periodo el 14 de marzo, la presión de Graco Ramírez en su contra, le hizo dimitir el día primero. El 4 de ese mismo mes, Gustavo Urquiza Beltrán asumió el cargo. A casi seis meses del hecho, y a pesar de la promesa de un rescate financiero, la UAEM sigue sumida en la crisis. El déficit histórico de la UAEM tiene que ver particularmente con el incremento del pago de las pensiones y jubilaciones, pues el gobierno del estado debería asumir el pago de las mismas por ley, sin embargo, esto no ha ocurrido. Según el rector Urquiza, el presupuesto de este año se consumirá en los primeros seis meses, lo que pone en riesgo de viabilidad financiera a partir del primero de julio, paradójicamente, día de las elecciones.