Con árbitro parcial, en Edomex arranca campaña electoral, acusan exconsejeros del IEEM

miércoles, 23 de mayo de 2018
TOLUCA, Edomex (apro).- Las campañas de aspirantes a alcaldes y diputados locales arrancan a las 00:01 de este jueves 24 bajo el arbitrio de un órgano electoral (el IEEM) que no garantiza imparcialidad, certeza ni objetividad. Así lo manifestaron los exconsejeros locales Gabriel Corona, Bernardo Barranco y Norberto López, y la consejera de la Junta local del Instituto Nacional Electoral (INE) Karina Vaquera. Los coautores del libro “El infierno electoral”, que documenta el “fraude en el Estado de México” durante la elección de gobernador en la que resultó electo el priista Alfredo del Mazo, advirtieron que el escenario podría repetirse el próximo 1 de julio, pero más agresivo ante el panorama que revelan las encuestas. Señalaron que entre los elementos que se replican en ambos procesos electorales destacan: el papel del árbitro electoral local, su pasividad ante el uso de programas sociales para la posible coacción del voto y su inacción para frenar la violencia, que ya desembocó en el asesinato de tres candidatos. El Estado de México es la entidad más grande del país, desde el punto de vista poblacional (más de 16 millones hasta 2015, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía), económico (en 2017 aportó 9% al PIB nacional, sólo por debajo de la Ciudad de México) y político (cuna del actual presidente de la República y del mítico Grupo Atlacomulco). En esta contienda, Del Mazo Maza se juega la gobernabilidad de los siguientes cinco años (contrapesos y alianzas en el Congreso mexiquense, a través de sus 45 curules de mayoría relativa y 30 de representación proporcional), mientras la clase nacional en el poder apuesta a un sitio seguro para replegarse en caso de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) pierda la presidencia de la República. También se renuevan los 125 ayuntamientos, en su mayoría gobernados por el tricolor. Árbitro endeble Los actuales consejeros del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) fueron designados por el INE, y la mayoría de ellos, desde el punto de vista de Barranco Villafán, son afines al PRI. El órgano electoral nacional, agregó, sólo cuenta con dos voces independientes en el Consejo General: Pamela San Martín y Enrique Andrade. Gabriel Corona, quien fungió como consejero en la elección de gobernador, documentó la falta de correspondencia entre las calificaciones asignadas por el INE a los integrantes del Consejo del IEEM y los cargos obtenidos. “Por lo tanto, queda claro que la integración fue con criterios políticos”, subrayó. Asimismo, identificó al todavía presidente del IEEM, Pedro Zamudio, como recomendado del senador michoacano José Ascención Orihuela, cercano al exgobernador mexiquense Arturo Montiel, quien habría ratificado –por “indicación” de un tercero– a Francisco Javier López Corral en la Secretaría Ejecutiva del órgano electoral, cargo en el que se mantiene. Entre las decisiones que en 2017 pusieron al IEEM bajo sospecha de parcialidad, Gabriel Corona enlistó el registro de Virtud Ciudadana como partido local (hoy Vía Radical, auxiliado por el PRI y la Secretaría General de Gobierno). También los registros de Teresa Castell (empresaria cercana al tricolor) y de Isidro Pastor (expresidente del Revolucionario Institucional) como candidatos independientes, para dispersar y dividir el voto opositor. A decir de Corona, en la contienda de gobernador el IEEM permitió la intromisión de los gobiernos estatal y federal con la entrega y promoción desmedida de programas sociales. Y resaltó que este mes, en plena campaña electoral, el gobierno estatal ha sido autorizado para operar 47 programas sociales, incluidos los cinco más importantes. De igual manera, el exconsejero denunció que en 2017, desde los simulacros del conteo rápido, se detectaron sesgos deliberados para la integración del Comité Técnico Asesor del PREP, con personajes cercanos a Pedro Zamudio Godínez y Javier López Coral. Además, agregó, se centralizó la captura de actas, se contrató a capturistas afines al PRI, se duplicaron actas y, aún más, hubo diferencias entre los reportes de resultados distritales por candidato y por partido. Durante el escaneo de puertos y servicios del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), abundó, se encontraron servicios abiertos que se prometió cerrar el día de la jornada, pero nunca se presentó prueba de que eso hubiera ocurrido, mientras la diferencia de votos para el ganador entre el conteo rápido y el PREP fue de hasta un punto porcentual. A su vez, Barranco Villafán lamentó que los consejeros del IEEM no se opongan ni debatan por miedo y/o porque se encuentran cooptados. Cuando lo hacen, dijo, su calidad de participación se puede equiparar al de los directores. A lo anterior debe agregarse que estudios de medición internos admiten falta de credibilidad en el organismo por el orden de 80%, sostuvo. Hacer cumplir la norma El también exconsejero Norberto López recordó que la postura poco contundente del órgano electoral estatal se manifestó desde 2017, cuando no fue capaz de garantizar un clima tranquilo en los comicios y permitió que se recurriera a la campaña del miedo con el uso de elementos como coronas fúnebres, cabezas de cerdo, incendio de vehículos, llamadas amenazantes o volantes falsos a nombre del propio IEEM para alertar sobre presuntas balaceras. Ese ambiente de violencia se repite en el actual proceso, ahora con el deceso de tres candidatos –el priista Francisco Rojas San Román, el panista Sebastián Alejandro Espejel Gómez y Addiel Zermann Miguel, de Morena– y la agresión a otros actores políticos, apuntó. Por su parte, Vaquera Montoya precisó que las primeras obligaciones de un órgano electoral son la imparcialidad y hacer cumplir la norma, pero en el caso del IEEM, la falta de pronunciamientos de los consejeros causa duda y desconfianza a la ciudadanía, y más bien revela parcialidad. Por ejemplo, indicó, en las sesiones en las que se aprobaron los topes de gastos de campaña “no dijeron nada los consejeros, se quedaron mudos, no hubo deliberación ni reflexión, ni propuestas”, y la gente está molesta por la pobreza y el contraste de los elevados presupuestos para los partidos. Tras señalar que el IEEM tampoco cumple con lo que la ley le ordena en materia técnica, destacó que hace un par de semanas sólo se recibieron ocho solicitudes (de al menos 110 requeridas) de aspirantes a supervisores y capacitadores por el distrito 14 de Atizapán de Zaragoza, y el fenómeno se repite en todos los distritos locales. De acuerdo con Karina Vaquera, esos señalamientos no responden al desinterés de los ciudadanos por participar, como el IEEM arguye, sino al de los consejeros por realizar una amplia difusión del proceso electoral y en específico de la convocatoria de reclutamiento. “Ni siquiera han podido integrar los consejos distritales y municipales, incluso hubo una segunda convocatoria. ¿Cómo va a haber participación si no creen en el órgano electoral? Y de eso ellos son responsables”, remató.

Comentarios