Crimen organizado exige 'cobro de piso” a colectivo que busca desaparecidos en Veracruz

jueves, 24 de mayo de 2018
XALAPA, Ver. (apro).- Integrantes del Colectivo Solecito denunciaron que el crimen organizado les ha exigido “cobro de piso” o “cuota” para permitirles que realicen sus actividades en paz. Lucia Díaz Genao, vocera de la organización civil que busca a sus hijos desaparecidos, dijo que en un municipio de las altas montañas de Veracruz las madres buscadoras sufrieron en carne propia la intimidación de tres delincuentes, quienes les pidieron una remuneración económica para dejarlas hacer su labor. “Ya tuvimos el caso la semana pasada de tres delincuentes que se nos presentaron en uno de los puntos de venta y nos quisieron cobrar derecho de piso. Estamos viviendo la inseguridad total, absoluta, eso es Veracruz. Aquí no hay estado de derecho, no hay un gobierno”, reprochó. Desde que se integró el Colectivo Solecito, y ante la apatía del anterior y el actual gobierno para destinar recursos para la realización de exámenes de ADN, las madres y familiares de desaparecidos han organizado kermeses, bazares y venta de comida, entre otras actividades, para reunir dinero. De acuerdo con Díaz Genao, los recursos económicos que obtienen los destinan al cien por ciento para solventar los gastos de las brigadas que realizan. En rueda de prensa, la vocera de Solecito reprochó que la Fiscalía General del estado (FGE) no les haya podido “entregar” los 10 cuerpos hallados en la fosa clandestina de Arbolillo, en Alvarado. Dijo que el fiscal Jorge Winckler Ortiz les quiere entregar los restos por partes, cuando en una entrevista con periodistas presumió que tenían cuerpos completos. “Aquí no se sabe lo que está pasando, porque cuando la declaración (del fiscal) hablaron de cuerpos, no de partes del cuerpo (…) no sabemos el manejo como estuvo, no sabemos si fue un manejo ético de los cuerpos, no tenemos confianza en la Fiscalía, no sabemos qué pasó ahí, pero algo pasó y no están dando los resultados de las identificaciones”. En el caso de Colinas de Santa Fe, el narcocementerio más grande de América Latina, localizado en el traspatio del recinto portuario en Veracruz, la activista explicó que, al día de hoy, en 150 fosas se han hallado 289 cráneos y 17 mil restos óseos, de los cuales apenas una treintena de cuerpos han sido identificados y entregados a sus familiares.