Alcalde yucateco se deslinda de acusaciones en su contra por el presunto suicidio de un detenido

lunes, 28 de mayo de 2018
MÉRIDA, Yuc. (apro).- El alcalde de Teabo, Daniel Fabián Puc Naal, se deslindó de las acusaciones en su contra tras la muerte de José Nery Caamal May, quien supuestamente se suicidó en una celda de la cárcel municipal. El pasado fin de semana, familiares y amigos de la víctima protestaron frente al palacio municipal de Teabo, donde rechazaron la versión del suicidio y exigieron a la Fiscalía General del estado (FGE) que investigue el caso porque, subrayaron, podría tratarse de una muerte por tortura. Durante la protesta, en la que responsabilizaron de los hechos al alcalde, algunos de los manifestantes se enfrentaron con agentes municipales, por lo que la Policía Estatal intervino para restablecer el orden. Seis personas fueron detenidas. La organización defensora de los derechos humanos Indignación denunció que José Nery murió en la cárcel municipal, y “a las condiciones que obligan a sospechar tortura –subrayaron-- se suma el testimonio de quienes escucharon que lo golpeaban”. Admitió que durante la protesta del pasado fin de semana para exigir justicia “un reducido número de personas” golpeó a dos uniformados y dañó vidrios y mobiliario del palacio municipal, “a pesar de la insistencia de la familia y de la mayoría de mantener la manifestación pacífica”. Asimismo, señaló que la Policía Estatal realizó detenciones indiscriminadas, incluidos menores de edad, “con características de ‘razzia’”, lo cual es ilegal. A ello, agregó, se suma la tardanza para dar información sobre los detenidos y su ocultamiento, pese a ser menores de edad, además de difundir información confusa sobre su paradero. Hasta la mañana del domingo, apuntó, la Comisión de Derechos Humanos del estado de Yucatán (Codhey) confirmó que había seis detenidos en Ticul. Y los menores fueron entregados a sus familiares después de insistentes solicitudes. De acuerdo con la organización, la policía municipal de Teabo aprehendió a José Nery el sábado 19 y lo encerró en la cárcel municipal. Según los testimonios de los familiares, al poco tiempo de la detención los policías municipales avisaron a su esposa que aquel se había suicidado en circunstancias que parecen poco creíbles. Indignación recordó que, en mayo de 2016, un hombre que fue golpeado por la policía después de ser detenido murió en Temax, y la autopsia determinó “parasitosis”. El mismo año, en Tekax, un uniformado filmó un acto de tortura contra un detenido, y tras darlo a conocer también fue torturado. En esa ocasión, el Congreso local se negó a citar al alcalde. Y ahora en Teabo el equipo Indignación recabó al menos tres testimonios de casos de tortura cometidos en los meses recientes por la policía municipal y otro ocurrido ocho días después de que inició su gestión el alcalde Daniel Fabián Puc Naal. “Esto implica una grave responsabilidad para el presidente municipal, que lo haría acreedor no sólo a la inhabilitación política, sino a sanciones penales tal como establece el Código Penal de Yucatán en materia de tortura, pues establece que cualquier servidor público que sepa de este crimen está obligado a denunciarlo de inmediato”, resaltó la organización. Sostuvo que la continuación de casos de tortura a manos de los distintos cuerpos policíacos que operan en Yucatán “es también responsabilidad del gobierno de Rolando Zapata Bello, que ha omitido investigar debidamente y sancionar estos crímenes, y antes bien ha preferido encubrirlos mediante las omisiones de la fiscalía”. En el caso de Temax, abundó, la Codhey estableció únicamente violaciones al derecho a la salud, convalidando y encubriendo tanto a la fiscalía como al alcalde y a los responsables. “Que una persona fallezca en un centro de detención obliga a sospechar e investigar tortura, tal como se deriva del informe sobre la visita a México del Subcomité para la Prevención de la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de la ONU, publicado con motivo de su visita a México en el año 2008”, recalcó. Este lunes el munícipe reapareció en una conferencia de prensa en la que se deslindó de las acusaciones en su contra. Dijo que no es un torturador y tampoco un solapador. Aseguró que no huyó de la comunidad, que está ahí para afrontar la situación, y que incluso a los familiares de la víctima se les apoyó “con los gastos del funeral”. Aseguró que el caso está siendo investigado por la FGE e instó a los familiares a acercarse a esa institución. Puc Naal explicó que Caamal May, “Nerón”, fue detenido la semana pasada por la policía municipal por participar en una riña junto con su hermano y bajo los influjos del alcohol. En cuanto a los policías que estaban en turno el día de los hechos, refirió que ya se les investiga. “Ellos están colaborando en la investigación cuando se les requiere en la Fiscalía”, remató.