La Fiscalía de Quintana Roo atribuye al CGNJ ataque que dejó cinco muertos en Cancún

sábado, 28 de julio de 2018
CANCÚN (proceso.com.mx).-  La Fiscalía General del Estado (FGE) afirma que sicarios del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) habrían atacado a un grupo de pescadores y tres elementos de la Policía Ministerial (PM) que se encontraban en un local de compraventa de pescados y mariscos, ubicado en Puerto Juárez y Punta Sam, con un saldo de cinco muertos y tres heridos. También estableció que se trató de un comando de cinco o seis sujetos, quienes disiparon a discreción y no directamente en contra de los ministeriales, de los cuales uno murió y otro resultó lesionado. En las primeras indagatorias, a las que Apro, tuvo acceso, se establece que el comandante Héctor y el oficial Juan Carlos, elementos ministeriales adscritos a Isla Mujeres, tras su jornada laboral retornaron a la zona continental en una lancha particular y desembarcaron en el muelle de la empresa de compraventa de pescados y mariscos, que minutos más tarde fue escenario del mortal ataque. En el lugar los esperaba Raúl, otro elemento de la PM, que estaba de descanso. Héctor y Juan Carlos optaron ese día a pasar comprar pescado. Pero, en el lugar se encontraban una docena de pescadores que habían acudido a recibir el pago por los productos que habían vendido durante esta semana a esta empresa, que tiene además un restaurante y una pequeña “marina” en lotes contiguos en esta angosta carretera Puerto Juarez-Punta Sam, al norte de Cancún. En el segundo piso del local estaban los pescadores que esperaban el pago y los ministeriales, que aguardaban sus pescados. De repente, dos sujetos, “un obeso como de 60 años”, y otro “alto y blanco con acento cubano” empezaron a discutir. Al sujeto con acento cubano parecía disgustarle la presencia de los ministeriales. Pocos minutos después, un comando irrumpió en el predio y llegó al segundo piso del local. Los sicarios dispararon a discreción. Pero además llegan hasta la playa. En medio de la confusión, los elementos ministeriales respondieron con su arma de cargo y también trataron de huir. Cuatro personas fueron asesinadas en el segundo piso del local, incluido el oficial Juan Carlos y otro, más en la playa. El “comandante “Héctor” logró huir. La principal hipótesis del ataque consiste en que esta franja costera es controlada por el Cartel Jalisco y que la presencia de los uniformados pudo incomodar a uno de los mandos de esta célula delictiva. Con ráfagas de armas cortas y largas, el Cartel de Jalisco Nueva Generación, marcó su territorio. En el inmueble, quedaron 105 casquillos de cinco diferentes calibres.

Comentarios