A dos meses de finalizar gestión, ayuntamiento pretende concesionar panteones en Colima

viernes, 17 de agosto de 2018 · 21:31
COLIMA, Col. (apro).- A menos de dos meses de que concluya su periodo, el gobierno municipal panista de esta capital pretende concesionar el servicio de panteones, para lo cual aprobó la emisión de la convocatoria, con el argumento de que el actual cementerio se encuentra saturado y de que no cuenta con recursos para construir uno nuevo. El asunto fue presentado en sesión de cabildo a petición del empresario Francisco Javier Siordia Ramírez, representante legal de la empresa “Veredas de Eternidad”, mediante la cual solicitó la concesión por un periodo de 50 años para prestar el servicio público de cementerio mediante la planificación, construcción, desarrollo y explotación con recursos propios, de un panteón que llevaría por nombre “Sendero Jardín Funeral”. De acuerdo con el dictamen aprobado por mayoría, con el voto en contra de tres regidoras, “a pesar de ser una obligación del municipio prestar el servicio público de panteones, en la actualidad éste no se presta cabalmente en la ciudad, entre otras razones debido a la saturación del panteón municipal de Colima, (por lo que) es necesario transitar hacia una alternativa que resuelva dicha problemática”. El documento consideró que existe la justificación técnica, legal y financiera para concesionar el servicio, además de que “existe justificación para una mejor prestación del servicio que beneficiará directamente al patrimonio municipal”. Al aprobar la emisión de la convocatoria, el cabildo determinó además que, “en el supuesto de que se autorice la concesión del servicio de panteones al o a los particulares cuya propuesta resulte más viable, ello no será impedimento para que este municipio siga teniendo a su cargo la prestación de dicho servicio, por medio de los cementerios ubicados en esta ciudad y en la zona rural”. Al respecto, la regidora María Elena Abaroa López, de Movimiento Ciudadano (MC), manifestó su oposición a esa medida y cuestionó “la prisa” del presidente municipal, Héctor Insúa García, por lanzar la convocatoria para la concesión de cementerios, cuando faltan pocas semanas para culminar su gestión, por lo que consideró que esta decisión debería dejarse a la siguiente administración. En rueda de prensa, Abaroa hizo un llamado a la ciudadanía para que se informe adecuadamente de esta situación, la cual calificó como “un equívoco”, y advirtió que esto puede perjudicar a la población, por lo que planteó la necesidad de defender el patrimonio de los colimenses. Aunque aceptó que en la ley se encuentra considerada la posibilidad de concesionar este servicio, precisó que esto ocurre cuando un ayuntamiento ha agotado todas sus posibilidades para poder seguir brindado un servicio pero, destacó en el caso del panteón municipal, a decir de los propios directivos, existen gavetas visiblemente abandonadas de más de cinco y hasta 30 años, que no se han pagado y que no se han reportado los familiares, las cuales tendrían que ser sujetas a un procedimiento administrativo a fin de que puedan ser puestas nuevamente a la venta. También advirtió que existe la mala experiencia con las concesiones, y ésta en particular sería por 50 años y argumentó que esta situación incrementaría los costos a la población. Una alternativa, apuntó, es ampliar la cobertura de servicios de panteones al construir un nuevo cementerio con todos los servicios, a la par que consideró que “se han gestionado recursos para otros proyectos, ¿y por qué no para el cementerio? El ayuntamiento tiene todo para poder trabajar y dar una respuesta inmediata”; asimismo, destacó que se deben llevar a cabo los procedimientos de municipalización de los panteones que se encuentran en las comunidades. Abaroa López alertó que el tesorero del ayuntamiento debió haber presentado un estado financiero completo sobre los cementerios, pero no lo hizo. De igual manera, hizo notar la divergencia de las cifras de los ingresos del cementerio municipal en los últimos tres años, pues en 2016 fueron de 2 millones 708 mil pesos; en 2017, por 2 millones 836 mil, y en 2018, de enero a junio, de 2 millones 114 mil, por lo que, consideró, se puede estimar que en 2018 los ingresos serían de 4 millones 228 mil pesos aproximadamente, y pidió una explicación sobre los ingresos de los dos primeros años en relación con el presente. Finalmente, enfatizó que, a pesar de que esta situación perjudica a la población de Colima, el dictamen fue aprobado por mayoría, con los votos en contra de las regidoras Lucero Oliva Reinoso Garza, Esmeralda Cárdenas y María Elena Abaroa.

Comentarios