Alumnos de Morelos regresan a clases en aulas improvisadas

lunes, 20 de agosto de 2018 · 13:45
CUERNAVACA, Mor., (apro).- A 11 meses del sismo del 19 de septiembre, centenares de estudiantes de educación básica en Morelos regresaron hoy a las escuelas ubicadas en sedes alternas, en algunas todavía hay tiendas de campaña, así como aulas móviles o improvisadas por los padres de familia. Mientras, el gobierno de Graco Ramírez Garrido presumió hace un mes que prácticamente la totalidad de las escuelas dañadas está lista, en realidad, de los 41 planteles con daño grave sólo una se encuentra habilitada porque ha sido reparada al 100%, la cual está ubicada en Axochiapan, en el sureste del estado. Las otras 40 están en reparación, en demolición o algunas han sido ocupadas en obra negra por los estudiantes. Según datos del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED), Morelos registró daños, por el sismo, en 538 planteles educativos, de los cuales 41 escuelas sufrieron daño grave en los municipios de: Amacuzac, Axochiapan, Ayala, Cuautla, Cuernavaca, Jantetelco, Jiutepec, Jonacatepec, Miacatlán, Ocuituco, Puente de Ixtla, Tepalcingo, Tetela del Volcán, Tlalnepantla, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Yautepec y Zacatepec. Jojutla es el municipio con más planteles dañados con ocho; le siguen Tlaltizapán y Tlaquiltenango con cinco cada uno; enseguida Ayala con tres; luego Cuernavaca, Jiutepec, Miacatlán, Yautepec y Zacatepec con dos cada uno; y finalmente, Amacuzac, Axochiapan, Cuautla, Jantetelco, Jonacatepec, Ocuituco, Puente de Ixtla, Tepalcingo, Tetela del Volcán y Tlalnepantla con una escuela dañada gravemente cada uno. En tanto, 396 escuelas resultaron con daño severo o moderado, de las cuáles sólo han sido atendidas 78 al 100 por ciento. Estas escuelas se encuentran en: Amacuzac, Atlatlahucan, Axochiapan, Ayala, Coatlán, del Río, Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Huitzilac, Jantetelco, Jiutepec, Jojutla, Jonacatepec, Mazatepec, Miacatlán, Ocuituco, Puente de Ixtla, Temixco, Temoac, Tepalcingo, Tepoztlán, Tetecala, Tetela del Volcán, Tlalnepantla, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Tlayacapan, Totolapan, Xochitepec, Yautepec, Yecapixtla y Zacatepec. La mayor parte de los planteles con daño severo o moderado se encuentran en Cuernavaca, con 52 escuelas, de las cuales sólo cinco se encuentran reparadas al 100 por ciento; le sigue Ayala con 38, de las cuales sólo cinco han sido atendidas; después Cuautla con 33, de las cuales 12 han sido reparadas al 100 por ciento; y Jojutla con 22, de las cuáles se atendieron sólo dos. Finalmente, hubo 101 escuelas con daño menor de las cuales, según los datos del INIFED, de las cuáles el 100 por ciento ha sido atendido totalmente. Estas están ubicadas en: Amacuzac, Atlatlahucan, Axochiapan, Ayala, Coatlán del Río, Cuautla, Cuernavaca, Emiliano Zapata, Jantetelco, Jojutla, Jonacatepec, Mazatepec, Miacatlán, Ocuituco, Puente de Ixtla, Temoac, Tepalcingo, Tetecala, Tlalnepantla, Tlaltizapán, Tlaquiltenango, Tlayacapan, Xochitepec, Yautepec, Yecapixtla, Zacatepec y Zacualpan de Amilpas. Hoy, en el inicio del ciclo escolar, Graco Ramírez acudió a la zona que más afectó el sismo. Decidió inaugurarlo en la escuela primaria 10 de abril, ubicada en la colonia Emiliano Zapata de Jojutla, donde mayores afectaciones se vivieron. La escuela fue terminada a marchas forzadas y sus alumnos ya pudieron ingresar. No es el caso de la primaria Emiliano Zapata de Xoxocotla, ubicada a unos kilómetros. Este centenar de niños y niñas tuvieron que tomar clases de octubre a julio pasado, en un salón de fiestas que no reunía las condiciones para la educación. A un lado existía un chiquero de cerdos y el calor alcanzaba temperaturas cercanas a los 40 grados. Este lunes, estos niños y niñas iniciaron su ciclo escolar en su “nueva” escuela, aunque no está terminada. De hecho, no cuenta con barda perimetral, tampoco tiene fosa séptica ni agua. De las tres cisternas con las que debería contar, sólo tiene habilitada una. Finalmente está la primaria Tierra y Libertad de Tetela del Volcán, misma que fue demolida y ante la lentitud de las obras, los padres y madres de familia decidieron habilitar en el terreno de la cancha deportiva del municipio, varias aulas con madera, donde de hecho, este lunes volvieron a clases, debido a que las obras incluso hoy se observan varadas.