Exalcalde de Chihuahua renuncia al PRI porque la dirigencia "protege" a César Duarte

lunes, 3 de septiembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Marco Adán Quezada Martínez, exalcalde de Chihuahua durante el primer trienio del exgobernador César Duarte Jáquez, renunció este fin de semana al Partido Revolucionario Institucional (PRI). Una de las causas que argumentó es la protección que la dirigencia estatal también le ha dado al exmandatario prófugo de la justicia. Después de 30 años de militancia ininterrumplida, Marco Adán Quezada se dirigió a sus amigos para informar su decisión a través de su perfil de Facebook. "Me voy con gratitud porque durante ese periodo, el partido fue el espacio de encuentro que me permitió coincidir con personas muy valiosas, como es su caso, y al cabo del tiempo cultivar una amistad que se ha forjado a base de compartir buenos momentos, pero también algunos muy aciagos. Sigo creyendo en la política como el campo fértil donde las ideas florecen, se confrontan, se identifican y, en todo caso, se clarifican, se transforman y renacen con nuevo vigor", escribió. El expriista se comprometió a continuar en la política y explicó las causas de su renuncia: Quezada Martínez dijo que no se siente representado en las dirigencias, que intentó luchar desde adentro para que las cosas cambiaran y se cumplieran los principios del partido, para que el cambio de dirigencias y las elecciones de candidatos fueran consultados con los militantes y simpatizantes. "Pero las inercias fueron más grandes (...) lo veo alejado de las causas sociales, no encontré cumplimiento a la palabra y a los acuerdos políticos por parte de los que han tomado las decisiones en los últimos tiempos, porque observo que no hay la voluntad de reconocer los errores; así como el gran daño que se ha hecho a nuestro estado y país, por el abuso de poder y la corrupción", sentenció. Continuó: "Observo que no hay voluntad política de exigirle a Cesar Duarte que comparezca ante la justicia y por el contrario, aprecio la intención a veces disimulada y a veces descarada de protegerlo. No estoy de acuerdo con un partido que protege intereses cupulares derivados de la complicidad y persigue a la militancia que difiere de su forma de actuar y pensar. "Pero sobre todo porque no veo que haya forma de cambiar todo eso, ni siquiera de mejorarlo un poco", indicó Quezada Martínez.

Comentarios