Policía detiene a 14 personas que impedían el retiro de árboles en una avenida de San Miguel de Allende

lunes, 14 de octubre de 2019
SAN MIGUEL DE ALLENDE, Gto. (apro).- Elementos de la Policía Municipal detuvieron a 14 personas que custodiaban un conjunto de árboles que serían retirados para ampliar la calzada Guadalupe, en esta ciudad. Se trata de una obra del gobierno municipal panista que encabeza el exdiputado federal Luis Alberto Villarreal García. Durante el desalojo de integrantes del movimiento denominado #41Árboles, a manos de la Policía Municipal, se registró una agresión en contra de la periodista Ana Luz Solís, de News San Miguel, quien fue jaloneada por un par de agentes que pretendían impedir la cobertura de la detención de los activistas ciudadanos, esta madrugada. El hecho quedó consignado en video. Al frente del operativo iba el director de Policía, Jorge Ignacio Luna, así como el titular de Protección Civil, Josafat Enríquez. El retiro de los árboles no se pudo llevar a cabo, debido a que los conductores de las retroexcavadoras --contratadas a una empresa particular, supuestamente “para trasplantar los árboles a otro sitio”– se negaron a operar las máquinas y se retiraron del lugar cuando vieron que los policías comenzaron a detener a los activistas. En un comunicado, el gobierno municipal pretendió justificar el violento desalojo, asegurando que los activistas agredieron a los preventivos, y porque supuestamente “mostraron un arma de fuego”, de la que no se mostró evidencia alguna. También argumentó que entre los detenidos –12, según su versión-- figuran “dos extranjeros, un alemán y una colombiana”; el primero “no acreditó su estancia legal en el país, por lo que será puesto a disposición del instituto Nacional de Migración”. “Él, junto con la mujer colombiana, violentan el artículo 33 constitucional que prohíbe a los extranjeros inmiscuirse en los asuntos políticos del país (sic)”, fue otro de los argumentos que sostuvo el gobierno de San Miguel, una ciudad que concentra a miles de residentes extranjeros y que incluso cuenta con representaciones consulares de varios países. Los detenidos fueron acusados de “traspasar su derecho a la manifestación y emplear violencia física, oponiendo a que la autoridad ejerza sus funciones de ejecución a una obra pública (sic)”. Este mediodía, mientras otro grupo de ciudadanos acudió a la zona para exigir la preservación de los árboles y la liberación de las personas detenidas, un contingente mayor de preventivos, personal de Protección Civil y decenas de trabajadores de obras públicas del municipio acudieron al sitio, con vallas y maquinaria, para consumar el retiro de los árboles. El grupo de inconformes se instaló desde el pasado 21 de septiembre, cuando fue clara la intención del gobierno municipal de desmontar los árboles y ampliar la vialidad para el paso de vehículos. En su lugar se colocará una plancha de cemento con una arcada para extender la avenida. Durante las semanas en que los activistas custodiaron los árboles día y noche, el gobierno de Villarreal cometió varios actos de hostigamiento, por ejemplo, suspendió el alumbrado público en esa zona, y personal del municipio se apersonó para fumigar justo donde se encontraba el grupo, rodeando cada uno de los árboles (alrededor de 33, aunque en el proyecto conocido inicialmente aparecían 41), entre los que hay ficus, jacarandas, laureles de la india y castaños. El ayuntamiento anunció la contratación de una empresa llamada Egeos Ambiental –presuntamente con domicilio en Celaya--, a la que pagaría 8 mil pesos por el trasplantado de cada árbol a otro sitio. Las y los ciudadanos detenidos continúan en separos de la Policía Municipal, donde supuestamente permanecerán al menos 36 horas, mientras integrantes del movimiento #41Árboles permanecen en la avenida Guadalupe, exigiendo que las autoridades paren las obras.