Acusan a madre y padrastro del asesinato de niño de 4 años en Guanajuato; vecinos alertaron al DIF

martes, 19 de noviembre de 2019
GUANAJUATO, Gto. (apro).– Toñito, de 4 años de edad, fue encontrado muerto poco antes de las 5 de la mañana del domingo 17, en el interior de una vivienda en la calle Sendero de la Oveja número 214-A, del fraccionamiento El Rehilete en Villagrán. En una audiencia celebrada este martes ante un juez de control del sistema penal en Celaya, su madre y su padrastro se acusaron mutuamente de haber causado a golpes la muerte del menor. El menor sufrió de violencia en su hogar y de ello habían avisado sus vecinos al personal del DIF de este municipio, sin que ello lograra salvarle la vida. Esa madrugada del domingo, policías municipales y agentes ministeriales fueron avisados por teléfono que un niño presentaba dificultades para respirar. La Fiscalía General del Estado confirmó el lunes lo que vecinos señalaron desde el hallazgo: el menor presentaba golpes recientes en la cara, cabeza y distintas partes del cuerpo. El cadáver de Toñito fue encontrado desnudo en el piso de la sala; muy cerca de él quedó un bastón con una cinta en un extremo, manchado de sangre, mientras que, en una de las recámaras de la parte alta de la casa, los peritos localizaron un colchón con manchas de sangre. En la sala había también latas y otros envases de bebidas alcohólicas. La autopsia reveló que el niño presentó al menos 14 lesiones de distinto tipo en el cuerpo, además de lesiones internas. Un golpe en la cabeza y otro traumatismo profundo en el tórax le ocasionaron la muerte. La pareja fue retenida por los agentes ministeriales. El hombre, padrastro de Toñito, es a su vez padre de otras dos menores que fueron puestas bajo resguardo. Este martes, en la audiencia ante el juez penal, la Fiscalía acusó a Nidia Guadalupe, la madre, de homicidio en razón de parentesco, y a Omar Merced, el padrastro, de homicidio calificado. Para ello, la Fiscalía presentó datos de prueba de varios testigos, entre ellos vecinos de la pareja –que apenas llevaba cuatro meses viviendo como tal– que declararon haber reportado por lo menos en dos ocasiones al DIF municipal de Villagrán el maltrato del que era víctima Toñito. La respuesta del personal de la institución fue que no podían intervenir sin pruebas de ese maltrato. Otro testimonio presentado por la Fiscalía fue el de un vecino que escuchó llorar a Toñito, entre los gritos de su madre y su padrastro exigiéndole que se callara. En sus declaraciones, Nidia Guadalupe y Omar Merced se acusan uno al otro de ser el responsable del asesinato del niño. Ambos habían estado tomando alcohol desde las 9 de la noche del sábado, de acuerdo con lo referido por la Fiscalía. Nidia aseguró que su pareja salió a la tienda como a las 4 de la mañana y se llevó al niño, y unos minutos después regresó con él desnudo en los brazos, afirmando que se había desmayado. Por su parte, Omar declaró que efectivamente salió a la tienda para comprar más cerveza, pero que el niño se quedó en la casa con su madre y, al regresar, ya lo encontró inconsciente. El juez de control resolvió vincular a proceso por homicidio calificado al padrastro de Toñito, que deberá permanecer en prisión preventiva durante cuatro meses para la investigación complementaria. En el caso de Nidia Guadalupe, se solicitó la ampliación del plazo legal para presentar elementos en su defensa, lo que fue concedido por el juez.

Comentarios