Alcalde de Zirándaro denuncia ingobernabilidad y desplazados por pugna entre narco

martes, 19 de noviembre de 2019
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El alcalde de Zirándaro, el morenista Gregorio Portillo Mendoza, denunció públicamente que el vacío de autoridad en ese lugar de la región Tierra Caliente ha provocado un ambiente de “ingobernabilidad” y ”crisis humanitaria” ante la confrontación de grupos armados. Portillo Mendoza afirmó que en una semana han sido desplazadas 120 familias de una veintena de comunidades, donde la delincuencia disputa la plaza colindante con el estado de Michoacán. Dijo que el servicio de transporte público lleva suspendido una semana en la ruta Zirándaro-Ciudad Altamirano y que más de 40 planteles escolares se mantiene cerrados ante la escalada de violencia. “Tenemos algunos días solicitándole a la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz la instalación de dos filtros de seguridad en dos puntos del municipio que permitan que se reabran los caminos en las carreteras cerradas, porque sigue la tensión por la confrontación entre los grupos de la delincuencia y no se han podido reabrir”, expresó el alcalde de Morena durante una entrevista publicada en la edición de este día del periódico El Sur. En Zirándaro, los grupos delictivos que se disputan la plaza son La Familia Michoacana, que lidera Johny Hurtado Olascoaga El Mojarro; Los Templarios, de José Pineda, y una facción del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), indican reportes oficiales. En la entrevista, el alcalde Gregorio Portillo detalló que la franja convertida en zona de guerra comprende unas 20 comunidades asentadas en la ruta de El Chivo a San Rafael y abarcan unos 70 kilómetros de caminos de terracería. Dijo que ya había hablado vía telefónica con el gobernador Héctor Astudillo Flores, quien se comprometió a enviar agentes estatales y soldados de la Guardia Nacional para tratar de restablecer el orden en esa franja de la entidad. Incluso reprochó el hecho de que el gobierno estatal difundió un boletín donde aseguró que estaban blindando la zona de conflicto de Zirándaro, porque en realidad se refieren a comunidades del municipio de Coyuca de Catalán. “Yo entiendo que el vocero (de la Mesa de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz), Roberto Álvarez Heredia se confundió de municipio, si en realidad están blindando esas comunidades no pertenecen a Zirándaro, creo que no ubica la región, no conoce, en realidad en el municipio no tenemos ninguna fuerza ni estatal ni federal, en ninguna comunidad”, expresó el edil morenista. Afirmó que desde hace dos semanas pidió ayuda al gobierno estatal “porque ya veía yo venir esta situación”, dijo en referencia a la guerra desatada la semana pasada en Zorándaro, que ha dejado un número indeterminado de muertos y al menos mil personas desplazadas por la violencia. El alcalde denunció que, ante la omisión del gobierno de Astudillo, decidió trasladarse a la Ciudad de México para denunciar el contexto de violencia ante la Secretaría de Seguridad Pública federal. Portillo Mendoza planteó la necesidad de establecer filtros en puntos estratégicos del municipio para que el gobierno retome el control de la zona en conflicto y disminuir la incidencia delictiva. “Estamos de acuerdo que hay brotes de violencia en todo Tierra Caliente, pero también es cierto que nadie está viviendo la situación que se vive en Zirándaro, tenemos una semana sin tránsito por la carretera Altamirano-Zirándaro, imagínate, la tenemos bloqueada, ninguna corrida de autobús, de pasajeras, ningún ciudadano puede viajar de Altamirano a Zirándaro y no se ha hecho nada, es preocupante para mí como autoridad, no responder a las demandas de los ciudadanos”, expresó el alcalde. Luego, anunció que el próximo jueves 21 viajará nuevamente a la Ciudad de México para reunirse con el comisionado nacional de Seguridad, Santiago Leonel Cota Montaño y con personal de la Secretaría de Gobernación, y advirtió que en caso de no obtener una respuesta favorable, manifestará su inconformidad públicamente. “Hay una situación grave en el municipio, y no se está difundiendo ni por los medios de comunicación, ni tampoco atendiendo por el gobierno”, dijo, y calificó como una “situación de ingobernabilidad”, la realidad que se vive en Zirándaro. Incluso, dijo que ayer reportó la irrupción de un grupo armado a dos comunidades donde saquearon casas y robaron bienes materiales, provocando el desplazamiento de personas que están refugiadas en la cabecera municipal. También, informó que los cinco policías municipales con que cuenta, establecieron un retén para tratar de contener el ingreso de los grupos armados a la cabecera municipal de Zirándaro y admitió que “humanamente les sea posible detener este embate de violencia” Intensifican acciones Roberto Álvarez, vocero de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Guerrero, enseñó en redes fotografías de elementos de la Guardia Nacional y de la Policía estatal en el municipio de Zirándaro. "La Mesa Estatal de Seguridad acuerda intensificar acciones de seguridad", escribió el funcionario, y pidió al alcalde Portillo coordinarse con las autoridades.

Comentarios