Morena propone eliminar jugosas jubilaciones en la Ucol; rectoría alega violación de la autonomía

viernes, 22 de noviembre de 2019
COLIMA, Col. (apro).- La presentación de una iniciativa de reformas a la Ley Orgánica de la Universidad de Colima con el propósito de “garantizar una vida interna democrática” de esa institución educativa, enfrentó a esta última con el Congreso del Estado con el argumento de que la propuesta legal constituye “un atentado” contra la autonomía universitaria. La propuesta, suscrita por once diputados integrantes del grupo parlamentario de Morena en el Congreso local, también busca mejorar la rendición de cuentas del presupuesto, eliminar las grandes jubilaciones de los rectores y derogar la cuota de inscripción del estudiantado. El documento, presentado en la tribuna legislativa por el coordinador de la fracción morenista, Vladimir Parra Barragán, y la diputada Blanca Livier Rodríguez Osorio, fue turnado para su dictaminación a las comisiones de Estudios Legislativos y Puntos Constitucionales, y la de Educación y Cultura. En respuesta, la Universidad de Colima emitió un pronunciamiento firmado por el rector, José Eduardo Hernández Nava, el dirigente del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima (SUTUC), Luis Enrique Zamorano Manríquez, y el presidente de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC) Joel Nino Jr., entre otros, donde se calificó la iniciativa de Morena como un “atentado” contra su autonomía. La casa de estudios hizo “un llamado enérgico” al Congreso de Colima para que no permita que se ejecute “esta clara violación a nuestra autonomía”, en tanto que al gobernador del estado le pidió que ante una posible aprobación de reforma a la Ley Orgánica haga uso del derecho de veto que le confieren las leyes de la materia. Así también, anunció que, en su momento, de ser necesario, acudirán ante las instancias judiciales “para exigir el respeto de los derechos humanos de la comunidad universitaria, mismos que nos permiten cumplir la función que nos encomienda la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la particular del Estado y la Ley Orgánica de esta Máxima Casa de Estudios”. Estudiantes, a favor de la reforma Al salón de sesiones del Congreso local acudieron estudiantes de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Ucol, quienes durante la lectura de la iniciativa mostraron cartulinas con consignas como “Ley Orgánica de la UdeC obsoleta, sí a la reforma”, “Por una universidad democrática” y “La educación no es un privilegio, no a las cuotas universitarias”. Así también, fue desplegada una lona del Sindicato Independiente de Trabajadores Universitarios (SITU) en la que se exigía reinstalar a los académicos despedidos por pedir transparencia en el manejo del fondo de pensiones, reformar la Ley Orgánica y poner un alto a la corrupción en la Ucol. En los considerandos de la iniciativa, se recordó que, a 40 años de la aprobación de la Ley Orgánica de la institución educativa, ésta se ha mantenido sin cambio o actualización alguna, aunque “el contexto político, económico, social, así como las exigencias en el sector educativo actuales, son radicalmente distantes a las de aquellos tiempos”. En alusión a la concentración de poder por parte del rector, la propuesta de reforma considera de suma importancia que la vida interna se organice “de forma que existan contrapesos para que no se vicie el trabajo y desempeño de los órganos, como pasa cuando se concentra el ejercicio de la mayor cantidad de funciones en una sola persona”.
Añade: “Es lamentable que la institución se haya visto involucrada, por culpa de algunas de sus autoridades, en casos de desvío de fondos y de daño a la hacienda pública, según observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, violaciones a los derechos de sus trabajadores, de censura y represión a estudiantes y maestros, de falta de transparencia y de rendición de cuentas para con la sociedad colimense, respecto del presupuesto estatal asignado”.
Estas prácticas, señala la iniciativa, se han vuelto cada vez más comunes, impulsan dinámicas represivas y autoritarias, generan procesos poco claros y elecciones de sus órganos internos sin legitimidad, impidan expresarse libremente e inhiben el pensamiento crítico y la participación de la comunidad universitaria en las decisiones internas. Entre las propuestas, se encuentra la creación de órganos para dividir facultades y para garantizar que se ejerzan de manera independiente una mayor transparencia y rendición de cuentas hacia la comunidad universitaria y hacia la sociedad en general, por ejemplo, la Contraloría Interna. Asimismo, se pretende crear la Comisión de Derechos Humanos con perspectiva de género, que tendrá facultades para atender violaciones a derechos humanos de estudiantes y trabajadores, y en su caso realizar las recomendaciones correspondientes, además de que tendrá la función de generar protocolos para los temas más graves. Además, la iniciativa también busca que se garantice el voto libre, secreto y directo y por ende que estos procedimientos den como resultado no sólo el desarrollo de la vida interna sino también legitimidad. Prestigio a la baja A juicio de los iniciadores, los problemas que ha tenido que enfrentar la casa de estudios han dado como resultado visibles consecuencias negativas, como el hecho de que tan sólo en los últimos 7 años la Ucol ha caído aproximadamente 50 lugares en el ranking latinoamericano, pasando de ocupar el lugar 139 al 190, según la compañía británica QS en su análisis sobre las universidades en el mundo, donde se valoran distintos aspectos. La iniciativa propone modificar 24 artículos, derogar 5 y adicionar 21, donde se contempla también que se garantice la gratuidad de la educación, como lo establece el artículo 3 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuando refiere que la educación impartida por el estado será gratuita.
“Por este motivo es importante determinar desde la legislación que no podrá cobrarse o condicionarse la inscripción o permanencia de los estudiantes por el cobro de algún arancel, como actualmente se cobran, mediante los conceptos de inscripción, talleres, laboratorios o servicios estudiantiles”.
Después de la presentación de la iniciativa, la diputada priista María Guadalupe Berver Corona —quien antes de llegar al cargo era trabajadora de la Universidad de Colima—, presentó un documento en el que cuestionó la propuesta con el argumento de que se vulnera la autonomía universitaria. Dijo: “Respeto la iniciativa del compañero diputado, pero a la vez difiero con el contenido, intenciones y en todo lo que transgreda la autonomía de nuestra máxima casa de estudios”. De acuerdo con Berver Corona, la institución educativa se ha convertido en un ente estratégico para el desarrollo del estado, por lo que “atentar contra esa autonomía es atentar contra todos y todas las colimenses”. Comentó que si hubiera una propuesta de modificación a la ley orgánica de la Ucol sería conveniente tener en cuenta la opinión de los propios universitarios, los integrantes del consejo, los funcionarios, académicos y trabajadores. Cuando la legisladora expresó lo anterior, desde el lugar donde se encontraba instalada la lona del SITU una de las trabajadoras universitarias despedidas gritó: “¡Si opinamos nos corren!”. La diputada priista finalizó invitando a sus compañeros legisladores a reflexionar sobre esa iniciativa para tomar la mejor decisión, no sin antes advertir que “las y los universitarios vamos a defender la autonomía”. Posteriormente, en su pronunciamiento contra la reforma a su ley orgánica la Universidad de Colima señaló:
 “Es necesario dejar en claro que nuestra Universidad ha hecho pleno uso de su autonomía de manera responsable, porque es una comunidad convencida de que la institución no es de una persona o de un grupo, sino de la sociedad, que la mantiene viva y siempre renovada con sus alumnos, docentes, sus investigadores, artistas, sus egresados, administradores y deportistas”.
Añadió que la institución “ha cumplido con sus obligaciones legales, al cien por ciento, en materia de transparencia y rendición de cuentas, lo que indica que este atentado no es porque se haya hecho mal uso de los recursos o porque la institución no haya cumplido con el mandato que le dio la sociedad”. Esas causas, refirió, “debemos buscarlas en otra parte, en intereses ajenos al bienestar y desarrollo de la comunidad. Sin embargo, la defensa de la institución está en los universitarios y en los colimenses que quieren una Casa de Estudios viva, plena, responsable, autónoma, que apoye siempre el desarrollo de las personas, las familias colimenses y, sobre todo, el mejoramiento del estado”. Tras pedir a los universitarios y a la sociedad en general “estar atentos y responder positivamente a nuestra defensa”, advirtieron: “¡No permitiremos la intromisión ni injerencias negativas de unos pocos, que ante su inconformidad pretenden desestabilizar a esta institución educativa con un proyecto de reforma de ley orgánica que no representa ni refleja el sentir ni las necesidades de esta universidad!”

Comentarios