Responsabilizan al ayuntamiento de Tecomán por la muerte de un detenido

martes, 3 de diciembre de 2019
COLIMA, Col. (apro).- La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) responsabilizó al ayuntamiento de Tecomán de la muerte de un detenido en el interior de los separos de la Dirección General de Seguridad Pública, Policía Vial y Protección Civil de este municipio. A través de la recomendación 06/2019, enviada al presidente municipal de Tecomán, Elías Antonio Lozano Ochoa, el organismo humanitario consideró que se violaron los derechos de un joven de 27 años de edad, “por omisiones y la falta de deber de cuidado de parte de las autoridades de Seguridad Pública Municipal respecto de la vida de las personas que se encuentran privadas de la libertad”. De acuerdo con los reportes oficiales y testimonios elaborados y rendidos por personas de diversas instancias, referidos e incluidos en el texto de la recomendación, el joven fue aprehendido alrededor de las 19:30 del 29 de junio de 2017 en la colonia Sor Juana Inés de la Cruz del municipio de Tecomán, porque se encontraba “alterando el orden público” sobre la azotea de la casa de un vecino, quien pidió a los policías que lo detuvieran, pero se negó a presentar cargos en su contra. Seis horas después, aproximadamente a la 01:30 del 30 de junio, personal de la Comisaría General de Seguridad Pública, Policía Vial y Protección Civil se dio cuenta de que el joven detenido había rasgado su camisa y se la enrolló en el cuello, haciendo una especie de torniquete, utilizando una botella de agua, y comenzó a darle vuelta. En su reporte, el agente de guardia reportó que trató de abrir el candado de la celda, pero no pudo, por lo que avisó al juez calificador, quien pidió la presencia de elementos de Protección Civil para que rompieran el candado. Alrededor de la 01:40 lo lograron con un marro y a la 01:45 arribó personal de la Cruz Roja, pero el interno ya había fallecido. Tras el análisis de lo ocurrido, la CDHEC determinó que el joven se ahorcó “sin que se tomaran las medidas necesarias y oportunas para evitar que perdiera la vida”, a pesar de que las autoridades municipales cuentan con diversas normas jurídicas que tienen que cumplir para evitar tales acontecimientos, como el Reglamento de la Dirección General de Seguridad Pública y Policía Vial del municipio de Tecomán. En este caso “debieron vigilar las acciones realizadas por el detenido para garantizar la protección de la vida de las personas privadas de su libertad y los servidores públicos, además de contar con los elementos materiales en las instalaciones y la capacitación del personal responsable para que pueda actuar ante las circunstancias de peligro”. El organismo humanitario señaló que, de las entrevistas realizadas por personal adscrito a la Procuraduría General de Justicia de Colima, ahora Fiscalía General del estado, se puede presumir que el hoy fallecido se encontraba bajo los influjos de drogas, como lo refirió un testigo que también se encontraba detenido en los separos: “Estuvimos platicando por varios minutos, pero no le entendía mucho, ya que al parecer se encontraba drogado y lo miraba muy desesperado”. El policía municipal encargado del área señaló que a las 19:30 del 29 de junio ingresó un detenido que “se notaba desesperado y ansioso, incluso le fui a comprar unos sueros, ya que él me pidió que se los comprara del dinero que él mismo portaba”. Según la CDHEC, se debió prestar mayor atención a las circunstancias en que ingresó el joven detenido, pues es responsabilidad del personal de la Dirección General de Seguridad Pública, Policía Vial y Protección Civil proteger la integridad física y mental de las personas que se encuentran privadas de la libertad bajo su resguardo. Además, las autoridades debieron realizar los exámenes médicos que señala el Bando de Policía y Gobierno para el Municipio de Tecomán, Colima, conforme al artículo 45 que establece: “Cuando el presunto infractor se encuentre en estado de ebriedad o bajo el influjo de estupefacientes o sustancias psicotrópicas o tóxicas, el juez ordenará al médico del Juzgado que, previo examen que practique, dictamine su estado y señale el plazo probable de recuperación, que será la base para fijar el inicio del procedimiento. En tanto se recupera, será ubicado en la sección que corresponda.” El organismo determinó que la anterior disposición jurídica no se cumplió por parte de las autoridades municipales, puesto que no hay evidencia de la realización de un examen médico del joven, mismo que se le debió haber practicado al momento en que ingresó a los separos, a fin de prever sucesos como el que motivó la presente causa. “Dichos actos se pudieron prevenir considerando que los elementos policiacos tienen la función de proteger a las personas privadas de la libertad, además de que éstas se encuentran en situación de vulnerabilidad por las circunstancias social y culturales que los rodean, por ello, es primordial que se les debe poner mayor atención”. En cuanto al argumento señalado por la autoridad municipal, respecto de que surgió la imposibilidad de abrir el candado de la celda, la CDHEC consideró que ello no exime de responsabilidad a los servidores públicos, porque deben prevenir este tipo de circunstancias. A juicio de la Comisión, tanto el personal policiaco perteneciente a la Dirección de Seguridad Pública, Policía Vial y Protección Civil, así como el personal del ayuntamiento de Tecomán, omitieron cumplir con sus obligaciones legales de supervisar constantemente a las personas privadas de su libertad y, en consecuencia, aconteció que el detenido se quitara la vida. Por lo tanto, recomendó al presidente municipal de Tecomán y al director general de Seguridad Pública, Policía Vial y Protección Civil del municipio que se otorgue una compensación y se hagan cargo de la reparación del daño moral que presenten los familiares de la víctima, en términos de la Ley de Protección de Víctimas en el Estado, cuyo monto deberá establecerse en coordinación con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas estatal, como consecuencia de la responsabilidad institucional. Asimismo, “se deberá iniciar el procedimiento de investigación correspondiente para que se determinen las responsabilidades según resulten, contra el personal que resulte responsable, para la aplicación de las sanciones que se determinen, por las violaciones de derechos humanos”. También recomendó realizar las labores de supervisión y mejoramiento de todas las dependencias destinadas al resguardo de las personas privadas de su libertad dentro del municipio de Tecomán, así como diseñar y llevar a cabo un programa integral de capacitación y formación dirigido a su personal, donde se incluyan temas relativos a los derechos humanos, de acuerdo con el principio de legalidad y protección a la vida de las personas en reclusión, con el objetivo de que los servidores públicos involucrados puedan desempeñar sus funciones de manera oportuna, efectiva y legal.