No hay dinero para pagar a trabajadores que están fuera del FONE, advierte Astudillo

viernes, 22 de febrero de 2019
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores advirtió que ya no podrá cubrir el pago de trabajadores del sector educativo estatal que están fuera del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y el Gasto Operativo (FONE), pese a que el presupuesto de 2019 aumentó dos mil 500 millones de pesos en comparación con el año anterior. Además, pidió ayuda al gobierno de Andrés Manuel López Obrador para que la nómina federal absorba al menos 5 mil 743 plazas de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG) que fueron otorgadas de manera irregular y sin techo presupuestal por sus antecesores, entre ellos el actual diputado federal priista René Juárez Cisneros, Ángel Aguirre Rivero y el interino Rogelio Ortega. Durante un acto oficial realizado en esta capital, el gobernador advirtió que sólo tiene dinero para cubrir la segunda quincena de febrero, y precisó que el gasto anual en educación asciende a mil 200 millones de pesos. Para justificar la petición de rescate al gobierno federal, alertó que podría generarse un conflicto político social como el que se vivió en el estado de Michoacán. Sin embargo, el titular de la Secretaría de Finanzas y Administración (Sefina), Tulio Samuel Pérez Calvo, anunció públicamente que el incremento de recursos federales en el presupuesto de egresos de este año ascendió a 2 mil 500 millones de pesos, y que esos recursos se utilizarían para cubrir el pago de las plazas que se mantienen sin techo presupuestal en la SEG y el sector salud. Explicó que la anterior administración federal entregaba recursos para ese concepto a través del ramo 23, pero el gobierno de López Obrador transfirió directamente 2 mil 500 millones para cubrir ese rubro que representa un boquete financiero en la entidad. Los desvíos Desde 2017, el gobierno de Astudillo comprometió las participaciones federales destinadas a inversión social, para solventar un millonario desvío de recursos públicos generado en los gobiernos de Ángel Aguirre Rivero y Rogelio Ortega Martínez. Antes, en octubre de 2016, el gobernador precisó que la falta de un presupuesto suficiente y ordenado durante la administración de sus antecesores provocó que los responsables de las secretarías de Salud y Educación no realizaran el pago respectivo de sus obligaciones fiscales a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). De acuerdo con la conciliación que se tiene con la SHCP respecto del ejercicio 2013, se registran Créditos Fiscales del orden de los 3 mil 945.6 millones de pesos (con cifras al 30 de septiembre de 2016) por la falta de pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que fue retenido a los trabajadores estatales por las autoridades locales, pero no lo transfirieron. El mayor desfalco se detectó en la Secretaría de Educación, con 3 mil 303.2 millones de pesos desviados para cubrir las plazas sin techo presupuestal. Le sigue la Secretaría de Salud, donde se reportan 627.5 millones por el mismo concepto, y otras áreas que no se especifican, con 14.9 millones.

Comentarios