Edomex: Diputados del PES rompen con su bancada, se declaran independientes y mantienen apoyo a Morena

jueves, 28 de febrero de 2019
TOLUCA, Edomex (apro).- Cuatro diputados de la bancada del Partido Encuentro Social (PES) en el Congreso mexiquense renunciaron a esa fuerza política y se declararon independientes en protesta por la “imposición”, desde la dirigencia nacional, de la petista Julieta Villalpando como coordinadora del grupo parlamentario. No obstante, Carlos Lomán, Rosa María Pineda, Juan Carlos Soto y Juliana Felipa Arias señalaron que, por fidelidad a la voluntad ciudadana, las iniciativas que se presenten las votarán en bloque con Morena, para que en conjunto sumen 41 votos. De acuerdo con Soto, lo que pasa en el Estado de México es una muestra de lo que está haciendo en el país el dirigente nacional de Morena, Hugo Eric Flores Cervantes, quien –subrayó-- busca “desestabilizar la mayoría que nos entregó el primero de julio la ciudadanía y el gran trabajo que se está haciendo con la cuarta transformación… Hacemos un exhorto al presidente Andrés Manuel López Obrador para que voltee a ver el Estado de México como un ejemplo de lo que seguramente hará Hugo Eric a nivel nacional”. Además, el legislador local emplazó a Flores Cervantes a que clarifique “qué hay detrás de este albazo… para nosotros significa que quiere mermar una gran mayoría que arrojó el primero de julio a la cuarta transformación”. De igual manera, acusó que no fue consultado sobre el cambio de coordinación, y manifestó su desacuerdo porque la propuesta tampoco fue consensuada con la dirigencia estatal del partido. La nueva coordinadora, abundó, no es del PES y carece de trabajo parlamentario. Al preguntarle por qué no formalizan su adhesión a Morena, Carlos Lomán rechazó que la declaratoria de “independencia” sea una simulación.
“Vamos a conservar nuestro perfil. No es de ahorita ni de oportunidad. Hemos sido constructores y apoyadores (sic) de AMLO desde que ingresó al PRD, lo respaldamos. Está documentado que el grupo fundamental de AMLO hasta hace algunos años éramos nosotros. Somos integrantes y fundadores de un movimiento histórico desde hace varios lustros”, afirmó.
Y negó que detrás de los movimientos parlamentarios de los últimos días se encuentre el Partido Revolucionario Institucional (PRI). “No estamos especulando nada, tampoco nos chupamos el dedo… seguiremos analizando el tema”, evadió. Tras destacar que no hay rencores con el PES, el ahora diputado independiente recalcó: “Somos de amplia visión, comprendemos y sabemos perdonar”. Asimismo, justificó que prefieren ser independientes para no recibir “línea” desde la Junta de Coordinación Política (Jucopo). Por su parte, Rosa María Pineda, diputada de mayoría por el distrito 41 de Nezahualcóyotl, acusó que las pequeñas cúpulas del PES venden a la militancia “al mejor postor”, y consideró antidemocrática la imposición de la nueva coordinadora porque viola los procedimientos internos. No existe claridad ni transparencia en la toma de decisiones del partido, apuntó. En tanto, Arias Calderón evidenció que el viraje de intereses en el PES es claro, pues para las elecciones locales posteriores a la presidencial va en alianza con otras fuerzas políticas. Se dijo cansada de que todas las decisiones del partido se tomen en las cúpulas, y que “los de arriba se despachen con la cuchara grande”, pero ofreció que su compromiso siempre será con los ciudadanos “de a pie”. En riesgo la agenda parlamentaria de Morena Derivado de la reconfiguración parlamentaria de los últimos días, este viernes la LX Legislatura mexiquense iniciará su segundo periodo ordinario de sesiones ya sin el dominio de Morena, pues en solitario perdió la mayoría simple, mientras la coalición Juntos Haremos Historia se quedó sin la calificada. Pese a arrasar en las urnas el 1 de julio pasado, a cinco meses de iniciar  su encomienda, Morena tendrá 37 diputados; el Partido Revolucionario Institucional (PRI) sigue con 12; la bancada petista se queda con ocho; el PAN con siete; cuatro serán independientes; el PRD creció a tres; la pesedista se queda con dos y el PVEM mantiene dos escaños. Cuando Claudia González Cerón migró al PRD hace unos días, no sólo creció la bancada del sol azteca de dos  a tres diputados, sino fundamentalmente arrebató a Morena la mayoría simple. La bancada mayoritaria tenía 38 votos (de 75), que por sí solos (sin siquiera buscar el respaldo de sus aliados el –PT y PES- eran suficientes para aprobar todas las iniciativas, excepto las constitucionales, los nombramientos de magistrados y de algunos funcionarios como el fiscal general de Justicia. Tras la renuncia de los cuatro diputados a la bancada del PES y pese a su compromiso de respaldar la votación de Morena, con la decisión rompieron la mayoría calificada de la coalición Juntos Haremos Historia, quienes en lo sucesivo tendrán 47 de los 50 votos requeridos. Por sí solo, Morena ya no tendrá la fuerza para dictaminar propuestas con las que el PRI ha manifestado su inconformidad, como la desaparición del fuero, la reversa a la Ley OHL, el establecimiento de candados para evitar el uso de programas sociales con fines electorales, estacionamiento gratuito en los centros comerciales, para eliminar el costo de las actas de nacimiento certificadas, todas aún en comisiones. Aunque ya se dictaminó, sin el apoyo de otras fuerzas políticas Morena no tendrá votos suficientes para ratificar en el pleno la eliminación de pensiones y privilegios a los exgobernadores; y también está en riesgo su agenda parlamentaria. En el escenario más adverso, los movimientos de la última semana ponen en riesgo controversiales iniciativas aprobadas durante el primer periodo ordinario de sesiones: la abrogación de la Ley ISSEMyM que transformaba el sistema solidario de pensiones de la burocracia mexiquense en Afores; la eliminación del castigo a los nuevos alcaldes (55 de Morena) que no paguen laudos laborales históricos, la recuperación de la facultad de la Legislatura para calificar las Cuentas Públicas, entre otras, en caso de que el resto de los grupos parlamentarios se reaglutine en torno a un punto de vista distinto. En la historia de la Legislatura local, esta es la segunda ocasión en que la oposición pierde su mayoría con reacomodos posteriores; la primera ocurrió en el año 2000, cuando Isidro Pastor coordinó el grupo parlamentario del PRI y 11 diputados del PAN (para entonces eran 29 en la bancada panista y el PRI tenía 25) se declararon “independientes”; de otra manera, PAN y PRD habrían integrado la mayoría simple y calificada en la LIV Legislatura. Entonces, medios de comunicación como el periódico Reforma dieron a conocer copias de los cheques que los nuevos “independientes” recibieron como prebenda tras el movimiento.    

Comentarios