Judicatura de Guerrero beneficia a familiares y les otorgan plazas de jueces de control y ejecución penal

domingo, 24 de marzo de 2019
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- El Consejo de la Judicatura del Poder Judicial en la entidad, benefició a esposas, hijos y sobrinos de magistrados con plazas de juez de control y ejecución penal. El pasado miércoles 20, en el portal oficial TSJ, se publicaron los resultados del concurso de interno para designar jueces o juezas de control y de los tribunales de enjuiciamiento realizado por integrantes del Consejo de la Judicatura. El órgano calificador está encabezado por el presidente del Poder Judicial en la entidad, el magistrado Alberto López Celis y los consejeros Alfonso Vélez; Ricardo Salinas; Francisco Espinoza y Alberto Montes. Los cinco miembros del Consejo otorgaron sin dar a conocer públicamente el resultado de los exámenes que presentaron todos los aspirantes, cuatro plazas de juez de Ejecución Penal y nueve de juez de Control y Enjuiciamiento Penal, indican los informes oficiales del TSJ. Los familiares beneficiados Entre los beneficiados destaca Génesis Hernández Rodríguez, esposa del magistrado en retiro Raúl Calvo Sánchez, quien obtuvo una plaza de juez de ejecución penal y su función se limita a dar seguimiento a las sentencias dictadas por los jueces de control con la facultad de reducir condenas a los procesados. Así como María Teresa Sánchez Romero, sobrina del actual secretario general de acuerdos del TSJ, Juan Sánchez Lucas. Las otras dos plazas de juez de ejecución penal se otorgaron a Cecilia Crokman Flores, esposa del juez de primera instancia Bartolo Currichi y Flaviano Alfaro Fierro, sobrino del magistrado Eulalio Alfaro Castro, indican los reportes oficiales. El caso del magistrado Eulalio Alfaro sintetiza el nepotismo y el conflicto de interés que existe en el Poder Judicial en la entidad, debido a que tres de sus hijas: Tania, Mariela y Norma Sonia, actualmente se desempeñan como juezas de control y enjuiciamiento en Chilpancingo, Iguala y Tixtla. Además, Fidel Alfaro -otro sobrino del magistrado-, se desempeña como juez civil de Primera Instancia en Chilpancingo, señalan los informes. El magistrado Eulalio Alfaro tiene a cinco familiares directos en puestos clave del TSJ en la entidad. En tanto que las nueve plazas de juez de control y enjuiciamiento penal se otorgaron de la siguiente manera. Una plaza fue para el hijo del magistrado Félix Nava Solís, identificado como Víctor Hugo Nava García y otra para Yolanda Mora Silva, asistente del mismo funcionario del Poder Judicial. También, se otorgó una plaza de juez de control a Luis Jesús Hernández, esposo de María Teresa Sánchez Romero, la sobrina del secretario general de acuerdos del TSJ, Juan Sánchez Lucas que fue beneficiada de forma paralela con una plaza de jueza de ejecución penal. De esta manera, el matrimonio Hernández Sánchez conformaron un monopolio jurídico en el TSJ, al asumir las funciones de juez de control y ejecución penal respectivamente. Francisco Michel Espinoza Larios, hijo del integrante del Consejo de la Judicatura, Francisco Espinoza Grado, obtuvo otra plaza de juez pese a que su padre fue parte del jurado. También, el proyectista del Consejo de la Judicatura, Reyner Ramírez; Evelina Ramírez Venegas, asistente del magistrado Víctor Arellano Justo; Mario Hernández, asistente del asesor de la presidencia del TSJ, Adrián Vega Cornejo. Así como Verónica Roldán, asistente de la magistrada Norma Leticia Abarca y Erik Serrano Aguirre, proyectista del magistrado y miembro del Consejo de la Judicatura, Alfonso Vélez Cabrera. De esta forma, los magistrados que integran el Consejo de la Judicatura del TSJ repartieron 13 plazas para jueces que exhibió la red de herencia familiar que controla el Poder Judicial en la entidad.

Comentarios