Dos líderes sindicales han sido asesinados en menos de dos meses en Guanajuato

sábado, 29 de junio de 2019
GUANAJUATO, Gto. (proceso.com.mx).- Dos dirigentes sindicales han sido asesinados en menos de dos meses en Guanajuato, uno de ellos militante del PRI y el otro del PAN. El 11 de mayo, el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Química y Petroquímica, el priista Gilberto Muñoz Mosqueda, fue acribillado cuando conducía su camioneta en una calle de Salamanca, a pleno día. Muñoz Mosqueda, integrante de una familia de varios hermanos con cargos sindicales y de dirigencia en el PRI, era además secretario general sustituto de la Confederación de Trabajadores de México, la CTM. Ese 11 de mayo, Muñoz Mosqueda circulaba en una camioneta Nissan Armada gris por una calle de la colonia Benito Juárez cuando fue interceptado por otro vehículo, cuyos ocupantes le dispararon varias veces. Los ocupantes de otro vehículo lo llevaron a la Cruz Roja, a donde llegó ya sin vida. Tenía 84 años; había sido presidente municipal de Salamanca y diputado federal por el PRI. Dos semanas después, la fiscalía estatal anunció la captura de Marcos, El Diablo, quien fue señalado como integrante del grupo criminal Cártel de Santa Rosa de Lima y acusado de cometer este asesinato. El 25 de junio, un mes y medio después de este homicidio, el dirigente del Sindicato de trabajadores del Instituto de Seguridad Social del Estado de Guanajuato (ISSEG) Mauricio García Flores, fue reportado como desaparecido por sus familiares y colaboradores del sindicato, así como por compañeros suyos de la Unión Nacional de Trabajadores, la UNT. Ese mismo día se interpuso una denuncia ante la Fiscalía para su búsqueda. García Flores fue visto por última vez en la sede del Congreso del estado en la capital, a donde acudió para participar en un evento y se reuniría con el Secretario general, Ricardo Narváez, según expusieron sus compañeros. El propio Narváez confirmó la presencia del dirigente una vez que se hizo pública su desaparición, e informó que no pudo reunirse con él, pero entregó videos y toda la información de su registro de ingreso y salida del edificio a la Fiscalía estatal. Después de dejar la Casa legislativa, sus compañeros y su familia ya no pudo comunicarse con él y desconocieron su paradero, por lo que denunciaron su desaparición. Tres días después, la tarde del viernes 28, el cadáver de Mauricio García fue encontrado cerca de la carretera Guanajuato-Juventino Rosas-San Miguel de Allende. La Secretaría de Gobierno difundió un mensaje de condolencias a la familia del dirigente del sindicato de trabajadores al servicio del estado, mientras que la Fiscalía confirmó la identidad del cuerpo de García Flores y anunció que la Unidad especializada en investigación de homicidios se hizo cargo de la investigación. Mauricio García era militante del Partido Acción Nacional en Celaya, e incluso, contendió por la dirigencia del Comité municipal en esa ciudad a fines de noviembre del 2016, con una planilla ‘disidente’ integrada por algunos regidores y ex regidores del Cabildo local vinculados al ex senador Fernando Torres Graciano. García perdió la elección municipal panista frente a quien fue considerado el candidato oficial, Rainnier Hernández Ruiz, a quien le levantó la mano en la declaratoria del ganador.

Comentarios