Policías sonorenses envían carta a Pavlovich: "Si no hace algo, vamos a actuar nosotros”

martes, 4 de junio de 2019
HERMOSILLO, Son. (apro).- Agentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) enviaron una carta abierta a la gobernadora Claudia Artemiza Pavlovich Arellano para advertirle de la nula “lealtad” de los ministeriales y señalarle los “errores” que cometió al elegir a los actuales mandos policiacos. En la misiva de dos mil 743 caracteres, enviada cerca de la medianoche a la prensa, los efectivos que se identifican como "Policías Estatales Unidos”, muestran a Pavlovich su dolor y zozobra por la reciente ejecución del comandante Alberto Vásquez Varela y del oficial Martín Roberto Piñuelas Chávez, en la carretera que conduce de Sonoyta a Puerto Peñasco. "Hoy vivimos el más grande dolor que como policías podemos vivir, la muerte infame y cobarde del jefe Varela y el compañero Piñuelas, algo que nadie puede describir, somos una familia, la familia PESP”, cita la carta en los primeros párrafos. Después la inquieren: "¿Qué está esperando señora gobernadora para actuar? ¿acaso espera otra muerte? ¿otra ejecución? ¿cuántos más? ¿o espera que actuemos solos?” Enseguida lanzan la primera queja: “Desde hace meses, señora, estamos solos y a la deriva, sin mando, sin orden, sujetos a la prepotencia de los jefes de base, aún más aquí en Hermosillo, humillados, amenazados". Luego imploran un cambio de mando policiacos: “Estos jefes, usted los puso y cometió un grave error, pero lo aceptamos porque sabemos disciplinarnos, porque obedecemos y usted es nuestra superior, pero todo tiene un límite y ese límite se rompe cuando matan a uno de los nuestros". Unas líneas más adelante en la carta, los agentes inconformes denuncian a la jefa del Ejecutivo sonorense que los ministeriales, que hacen las veces de mandos policiacos en la estatal preventiva “no le tienen lealtad al uniforme de la PESP; mucho menos, respeto”. "Si al comandante (Vásquez) y al compañero (Piñuelas) que andaban en recorridos de prevención y vigilancia, con sus armas de cargo, los levantaron; los torturaron; y los mataron a sangre fría, qué puede esperar la tropa que todos los días salimos a trabajar para cuidar a los ciudadanos que usted representa y que también tenemos familia”, cuestionan a la mandataria sonorense. Luego lanzan otra advertencia: "Con todo el respeto que se merece señora gobernadora, si no hace algo vamos a actuar nosotros, vamos a tomar cartas en el asunto, empezando primero por sacar de las oficinas de la PESP a los jefes que tenemos, que no saben nada de lo que están haciendo, no saben la responsabilidad enorme que tienen en las manos y les está valiendo, son unos títeres y a ellos, nosotros los policías que tenemos años en la corporación, no les importamos”. Y sintetizan: “Queremos una policía limpia y no corrupta, que la respeten y vamos a hacer que la respeten, de eso nos vamos a encargar. Somos más de 800 policías estatales gobernadora, que estamos hartos, enojados y con un dolor profundo por la muerte de nuestros compañeros”. Firman el documento con la etiqueta (hashtag) #PolicíasEstatalesUnidos. La veracidad del documento fue confirmada por Apro, con un par de los de los agentes promoventes del documento y de quien se reserva el nombre por temor a represalias. Hasta el tres de junio sumaban 10 agentes asesinados durante los primeros seis meses del año en la entidad. A continuación la carta íntegra que los estatales envían a la gobernadora Pavlovich: Señora Gobernadora Claudia Pavlovich. Primero que nada, con todo el respeto que se merece como gobernadora constitucional de nuestro estado y como mujer, nos permitimos saludarle y hacerle una solicitud que consideramos justa. Le pedimos de la manera más atenta y humana que voltee a ver a la corporación de la Policía Estatal de Seguridad Pública, su policía, la policía de los sonorenses y observe lo que desde hace meses está ocurriendo y nadie hace nada. Hoy vivimos el más grande dolor que como policías podemos vivir, la muerte infame y cobarde del jefe Varela y el compañero Piñuelas, algo que nadie puede describir, somos una familia, la familia PESP. ¿Qué está esperando Señora Gobernadora para actuar? ¿acaso espera otra muerte? ¿otra ejecución? ¿cuántos más? ¿o espera que actuemos solos? Porque desde hace meses señora estamos solos y a la deriva, sin mando, sin orden, sujetos a la prepotencia de los jefes de base, más aquí en Hermosillo, humillados, amenazados. Ya basta de estos jefes que tenemos, usted los puso y cometió un grave error, pero lo aceptamos porque sabemos disciplinarnos, porque obedecemos y usted es nuestra superior, pero todo tiene un límite y ese límite se rompe cuando matan a uno de los nuestros. Basta de los jefes de la AMIC, ellos no le tienen lealtad al uniforme de la PESP, menos respeto, nunca antes había pasado esto gobernadora, ni en la época dura de los enfrentamientos, qué casualidad que ahora sí ¿no? No hay casualidades en la policía señora gobernadora. Si al comandante y el compañero que andaban en recorridos de prevención y vigilancia y con sus armas de cargo los levantaron, los torturaron y los mataron a sangre fría, eso que nadie dice, que callan y que traían sus armas largas les pasó, qué puede esperar la tropa que todos los días salimos a trabajar para cuidar a los ciudadanos que usted representa y que también tenemos familia. Con todo el respeto que se merece señora gobernadora, si no hace algo vamos a actuar nosotros, vamos a tomar cartas en el asunto, empezando primero por sacar de las oficinas de la PESP a los jefes que tenemos, que no saben nada de lo que están haciendo, no saben la responsabilidad enorme que tienen en las manos y les está valiendo, son unos títeres y a ellos nosotros los policías que tenemos años en la corporación no les importamos. No se vale, queremos y merecemos respeto señora, queremos que la policía estatal sea la misma de antes y mejor, queremos una policía limpia y no corrupta, que la respeten y vamos a hacer que la respeten, de eso nos vamos a encargar. Somos más de 800 policías estatales gobernadora, que estamos hartos, enojados y con un dolor profundo por la muerte de nuestros compañeros. Con respeto, #PolicíasEstatalesUnidos

Comentarios