Dan 88 años de cárcel a los padres de 'Calcetitas rojas” por feminicidio

jueves, 5 de septiembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Por el delito de feminicidio, un juez de distrito judicial de Nezahualcóyotl sentenció a 88 años de prisión a Yadira Medina Pichardo y Pablo Rodríguez Escamilla, la madre y el padrastro de Lupita, la pequeña conocida como “Calcetitas rojas”, a quien en marzo de 2017 golpearon hasta causarle la muerte y después abandonaron su cadáver en la colonia El Sol del mismo municipio del Estado de México. En la audiencia realizada el pasado miércoles 4 en los Juzgados de Neza-Bordo, el impartidor de justicia determinó que existen suficientes elementos para demostrar que los imputados participaron en el feminicidio de la menor de 4 años, a quien ordenó identificar con el nombre de Guadalupe Medina Pichardo, pues debido a la situación de abandono que padecía, ni siquiera había sido registrada legalmente por sus padres. Además, el juez impuso a los responsables una multa de 449 mil 115 pesos y les ordenó pagar 165 mil 323 por reparación del daño. En caso de no contar con los recursos para cubrir el monto, los sentenciados deberán trabajar en estancias públicas o privadas por un periodo equivalente a mil 825 días, distribuidos por un máximo de tres horas diarias o tres veces por semana, tiempo en el que serán vigilados por las autoridades del penal. Asimismo, los hermanos de Lupita, de 8, 10 y 15 años de edad, deberán recibir apoyo de las autoridades para que puedan recibir educación, desde nivel básico hasta técnico o superior, a fin de garantizar su estabilidad económica.   Calcetitas rojas El 18 de marzo de 2017, la pequeña se hizo del baño mientras dormía, lo que originó el enojo de la pareja; primero Yadira la reprendió a golpes, para después ceder el paso a Pablo, quien la violó y, al terminar, la arrastró hasta azotarla con el piso, donde la pequeña quedó inerte. Al ver que la niña estaba muerta, su madre y padrastro la envolvieron en una cobija y se trasladaron hasta la avenida Bordo de Xochiaca, en la colonia El Sol del municipio de Nezahualcóyotl, donde abandonaron el cadáver. Más tarde, los vecinos del lugar localizaron el cuerpo de la menor semidesnuda y con unas calcetitas rojas, por lo que fue bautizada así. Al no ser identificada, la menor fue sepultada por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) en un panteón de Naucalpan, bajo el nombre de “Angelita” y con una imagen dibujada de su rostro. Tras el hallazgo, la imagen de la pequeña comenzó a circular en diversos medios de comunicación y, nueve meses después, una vecina que la había ayudado en diversas ocasiones la identificó y denunció que la menor era golpeada por sus padres. El 24 de diciembre de 2017, Yadira y Pablo fueron detenidos y trasladados al Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Nezahualcóyotl. En sus primeras declaraciones, los imputados aceptaron haber reprendido a la niña por no avisar que necesitaba ir al baño y porque no dejaba de llorar. Este miércoles, dos años y cinco meses después, la FGJEM presentó las pruebas que acreditaban la responsabilidad de la pareja, pues al momento del hallazgo, Lupita presentaba laceración de hígado, páncreas y ambos riñones, así como traumatismo profundo de abdomen y craneoencefálico. Aunque la tía de Lupita, Marina Concepción, dijo sentirse satisfecha con el dictamen que al fin hace justicia a la pequeña, pidió a las autoridades no olvidarse de su familia y protegerlos, pues afirmó que durante el proceso han sido amenazados en varias ocasiones. “Yo espero que las autoridades no se olviden que existimos, porque hemos recibido amenazas durante todo el proceso, ha sido muy pesado; sólo les pido protección para mí y para mi familia”, expresó al salir de la audiencia. Esta es la tercera sentencia que Pablo “N” recibe por parte de las autoridades: en la primera fue condenado a 10 meses por delitos contra la salud, debido a que consumía y vendía drogas en el municipio de Nezahualcóyotl. La segunda la recibió en septiembre de 2018, mientras ya estaba en prisión, por el delito de violación cometido en contra de otra de sus hijastras de 14 años, una hermana de Lupita, por lo que fue sentenciado a 21 años, con lo que suma 109 años de cárcel.