En auto consulta 'decidimos un rotundo no a la minería”: comunidad de Canoas a Semarnat

martes, 20 de octubre de 2020
COLIMA, Col. (apro).- Representantes de la comunidad indígena de Canoas, municipio de Manzanillo, notificaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) su rechazo a la realización de la consulta programada entre sus habitantes sobre el proyecto minero Rufus 5. “Ya realizamos nuestros propios procesos de auto consulta, en los que decidimos un rotundo no a la minería en Canoas”, subrayaron. En julio pasado, la empresa Hematite S.A. de C.V., de capital canadiense, solicitó a la Semarnat la autorización ambiental para explotar un yacimiento del que pretenden extraer más de dos millones de metros cúbicos de mineral de hierro en un periodo de 16 años. El presidente del Comisariado Ejidal, Raymundo Campos Muñoz; la secretaria del Ejido, Salud Valencia Ramos, y la comisaria municipal, Lourdes Ochoa Figueroa, acudieron este día a las instalaciones de la Delegación de la Semarnat en esta ciudad, donde entregaron un oficio dirigido a la titular de la dependencia, María Luisa Albores González. Nota relacionada: Marchan en Canoas, Colima, contra mineras y el proyecto Rufus 5 A través de ese documento, le informaron a la funcionaria federal que en la comunidad ya llevaron a cabo “un proceso informativo que nos llevó a realizar varias asambleas agrarias en las que, por unanimidad, hemos rechazado cualquier proyecto minero, y hemos declarado nuestro Territorio Libre de Minería; de esto hemos enterado a su Delegación en Colima, dejando copias de las actas correspondientes”. Entre las razones del rechazo a la consulta indígena que se encontraba en preparación, las autoridades de Canoas opinaron: “Nos parece lamentable que las instituciones de gobierno se estén coordinando para validar proyectos de muerte y pretendan que, por medio de las ya maltrechas y violentadas consultas que este gobierno impone, sean la vía que posibilite la entrada de este tipo de proyectos, que usted sabe perfectamente cambiarán la vida y el territorio para siempre”. No obstante, calificaron a Albores como “una persona sensible que conoce muy bien las afectaciones que la minería hace a las comunidades donde se instala. También sabemos que, por su origen, sabe muy bien lo importante del significado de la libre determinación y de la autonomía que como pueblo indígena tenemos derecho a ejercer”. Nota relacionada: Minera busca extraer hierro de una zona forestal de Manzanillo Expusieron que para Canoas el territorio y la tierra en comunidad son su razón de ser, de estar y de vivir, por lo que estarán luchando para evitar que se instalen proyectos que justo matan todo lo que son. Mediante el escrito, solicitaron a la titular de la Semarnat que la Delegación en Colima de esa dependencia se abstenga de seguir planeando la consulta y que no se autorice el proyecto Rufus 5 por las afectaciones ambientales y de salud que, consideran, traería a su comunidad. “Esperamos que se sume a nuestras peticiones, porque no estamos dispuestos a permitir el ingreso a nuestra comunidad de ninguna autoridad que intente entrar para violentar el ejercicio de nuestro derecho, que pretenda vulnerar con falsas y manipuladas consultas las decisiones que hemos realizado basadas en la libre determinación, como tampoco permitiremos vengan a socavar la autonomía de nuestro pueblo que tanto trabajo nos cuesta mantener contra gobiernos anteriores y actuales quienes intentan desaparecerla. Agradecemos de antemano la atención que sirva a dar a la presente esperando una respuesta que no violente nuestros derechos indígenas”. Tras la entrega del documento en la oficialía de partes de la Delegación de la Semarnat, el encargado de la oficina, Carlos Manuel Alcaraz Mendoza, salió de su despacho para atender a los representantes de Canoas, a quienes informó que precisamente tenía previsto contactarlos para acordar una reunión en la comunidad con miras a los preparativos de la consulta sobre el proyecto minero. Sin embargo, tras escuchar la postura de la comunidad, señaló que si ésta no lo acepta no se realizará la consulta y continuará la evaluación del proyecto minero, para cuya resolución se tomarán en cuenta las actas de asambleas y otros pronunciamientos entregados por las autoridades de Canoas.