Nacional

Autoridades de Veracruz "huyen" de familiares de desaparecidos

En los últimos diez años se ha reportado en Veracruz la desaparición de cerca de 4 mil 600 personas.
lunes, 26 de octubre de 2020

IXTACZOQUITLÁN, Ver.- (apro).- Dos policías de tránsito y ocho estatales --con rifles pegados al pecho--, junto con tres empleados de gobierno que vestían chalecos con el eslogan “Veracruz me llena de orgullo”, formaron una valla humana para que una Suburban blanca blindaje 6 pudiera abandonar deprisa las altas montañas de Veracruz.

En la unidad iban el secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos; la diputada federal Corona Villegas, de Morena, y el alcalde panista Víctor Castelán Crivelli, quienes “huyeron” de una lluvia de reclamos por parte de medio centenar de familias de desaparecidos. 

Una señora con un pendón de un palo de madera y una ficha de la PGR con la fotografía de su hijo desaparecido intentó encarar a Cisneros desde afuera de la camioneta, pero un “acomedido” empleado gubernamental empujó a la mujer y le soltó un codazo para alejarla de la ventana. Tambaleante, ésta tomó el pendón, tomó fuerza y aventó el palo de madera al hombre de chaleco. 

Hoy, 26 de octubre, se cumple un año de la desaparición de siete comerciantes en Ixtaczoquitlán, en las altas montañas de Veracruz. Belem Reyes, hermana de dos de los desaparecidos, Jorge y Joel Reyes, dice que en 12 meses sólo se ha hecho una búsqueda, con drones y binomios caninos, y luego nada. 

“Para todo se excusan que la pandemia, que la contingencia sanitaria, vemos pura simulación y ningún interés de buscar a nuestros seres queridos, dice. 

En entrevista con Apro, destaca que se realizaron audiencias con los expolicías “El Bam-Bam” y “El Chino” --detenidos por desaparición forzada--, pero las víctimas no fueron convocadas, lo cual es una inconsistencia en el proceso penal. 

El colectivo “Buscando a Nuestros Desaparecidos Córdova-Orizaba” realizó una marcha de Los Arcos de Escamela hacia el ayuntamiento de Ixtaczoquitlán, para reprochar que en un año no hay un solo avance en las investigaciones. En el camino, los manifestantes se encontraron con una ofrenda floral encabezada por el alcalde, el secretario de Gobierno y la diputada Corona, a quienes los familiares de desaparecidos lanzaron reclamos. 

“Hay una estrategia integral de búsqueda, estamos investigando... estamos atendiendo”, atinó a decir Cisneros. 

“No hay un solo avance, nulos resultados, no están buscando nada, la Comisión Estatal de Búsqueda no tiene idea ni por dónde empezar”, reclamo Araceli Salcedo, líder del colectivo “Buscando a Nuestros Desaparecidos Córdova-Orizaba” y quien desde septiembre de 2012 busca a su hija Fernanda Rubí, “levantada” por un comando en una discoteca de Orizaba.

Salcedo criticó que el gobierno de Cuitláhuac García sólo ha hecho promesas y realizado mesas de trabajo para seguir la simulación. “No hemos visto acciones reales en la búsqueda, en vida o en muerte, de nuestros desaparecidos”, soltó.

De acuerdo con otro familiar de los desaparecidos de Ixtaczoquitlán, en esta región no hay policías, sino narco policías. “Aquí no hay diferencia, ambos, narcos y policías, se comportan como delincuentes”. 

Tras la huida de Eric Cisneros y de la diputada federal, el contingente de familiares de desaparecidos marchó hacia el zócalo de Ixtaczoquitlán, donde exigieron justicia y ya no más simulación en la búsqueda de sus desaparecidos. 

En el palacio municipal, un empleado del ayuntamiento bajó corriendo de la oficina de presidencia y un colega le preguntó a dónde iba, a lo que aquel respondió: “A Oriente 6, a la casa del alcalde, mandó a pedir una caja de vinos importados, yo creo pal susto; el señor secretario de Gobierno va a comer en su casa”. 

En los últimos diez años se ha reportado en Veracruz la desaparición de cerca de 4 mil 600 personas, y la fiscal Verónica Hernández admitió que en los distintos forenses hay más de mil 200 cuerpos sin identificar. 

En el caso de la desaparición de siete comerciantes, se realizó en varios actos: por “conducir con temeridad”, Joel Reyes fue detenido junto con tres de sus trabajadores (Humberto Gil García, Daniel García Reyes y Ricardo Montesinos Núñez), así como un chofer, cuando viajaban en un taxi después de dejar en Ciudad Mendoza una camioneta Van repleta de mercancía.

Al día siguiente, Luis Carrera y Jorge Reyes –hermano de Joel-- acudieron a pagar la multa de los comerciantes. Los acompañaba Jorge Alducin –empleado de aquellos-- y el abogado Eloy Servín López, quienes llegaron a la comandancia municipal, pagaron la multa y avisaron a sus familiares: “ya acabo todo”. Mencionaron que iban de regreso a casa, pero hasta ahora ninguno de los siete ha vuelto.

“No entendemos por qué detuvieron a todos y no sólo al conductor”, lamentan familiares de Joel, Jorge y Luisa. Y aseguran que el taxista –de nombre desconocido-- y el abogado Eloy lograron escapar de la policía, llegaron a sus casas, hicieron maleta y huyeron de la ciudad, sin dar explicación alguna.