Nacional

Encinas entrega recursos para reparar daño por el niño que murió al explotarle una granada

Ángel murió por el impacto de una granada antipersonal que fue “olvidada” por personal del Ejército a 500 metros de la comunidad El Aguaje, en el 2000.
jueves, 29 de octubre de 2020

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, hizo hoy la primera entrega de los recursos económicos para la reparación del daño a familiares de un niño que murió luego de que le explotara una granada que elementos del Ejército dejaron abandonada tras realizar prácticas militares, en el año 2000.

Además, entregó una Casa de Salud y develó una placa conmemorativa con el nombre del menor, Ángel Díaz Cruz.

En un primer momento, en la Sala Dr. Belisario Domínguez del palacio de gobierno, Encinas y el gobernador chiapaneco, Rutilio Escandón Cadenas, recibieron a familiares de Ángel --de nueve años cuando ocurrió el incidente-- y a dos pequeños que sobrevivieron a la explosión:  Ricardo y José López Hernández.

Ángel murió por el impacto de una granada antipersonal que fue “olvidada” por personal del Ejército Mexicano a 500 metros de la comunidad El Aguaje, del municipio de San Cristóbal de las Casas, colindante con el campo de prácticas del Ejército en el cuartel de la 31 zona militar en Rancho Nuevo.

Los hechos ocurrieron en septiembre del año 2000. Veinte años después, el pasado 3 de septiembre, el gobierno mexicano celebró un acto público de reconocimiento de responsabilidad del Estado mexicano y pidió una disculpa pública a los familiares de las víctimas.

“Estamos dando cumplimiento a un acuerdo de solución amistosa con el que, en la medida de lo humanamente posible, buscamos restaurar el grave daño y la pérdida de la vida de un niño, Ángel Díaz Cruz, que derivado de un acto de negligencia criminal de elementos del Ejército mexicano perdió la vida”, dijo este jueves Encinas Rodríguez.

El subsecretario de Gobernación también hizo la primera entrega de los recursos de reparación del daño a 22 de las 30 víctimas de la masacre de Acteal, Chiapas, como parte del Acuerdo de Solución Amistosa.

“El primer paso fue el ofrecimiento de la disculpa pública y el reconocimiento de la responsabilidad del Estado mexicano respecto a los lamentables hechos de la masacre de Acteal, lo que nos obliga también a garantizar la no repetición de este tipo de hechos que atentan contra las comunidades indígenas y contra la dignidad de todas las personas”, puntualizó Encinas.

Indicó que, de las 25 acciones, el Estado mexicano lleva un nivel de avance de 40%, de manera que lo entregado hoy es la versión estenográfica de la disculpa pública, el resumen de hechos reconocidos, el resumen del informe de admisibilidad y la indemnización a los familiares de las víctimas.

Y, como parte de otro acuerdo de solución amistosa, el funcionario federal dio fe de la entrega de la Casa de Salud en la comunidad de El Aguaje, y una placa conmemorativa por parte de la Secretaría de Salud y la Secretaría General de Gobierno del estado de Chiapas con el nombre del niño Ángel Díaz Cruz.

Esto es un acto de justicia por el reconocimiento de la responsabilidad del Estado mexicano por los hechos ocurridos hace 20 años, un acto de memoria y reivindicación, dijo.

Por su parte, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas reiteró su voluntad de continuar trabajando junto a la Federación para avanzar en este proceso que, sostuvo, no es una concesión sino un acto de justicia.

Ante víctimas del lamentable hecho, el mandatario manifestó que, aunque no ocurrió en la actualidad, hoy se refrenda el seguimiento que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha dado a esta grave acción sufrida por el pueblo de Acteal. “Se esperaron muchos años; sin embargo, hoy tenemos un gobierno federal verdaderamente democrático y humano, que da la cara”, soltó.

El mandatario estatal apuntó que la reparación del daño es importante, pero no es suficiente, por ello, resaltó las extraordinarias condiciones y alianzas entre los gobiernos de México y de Chiapas para seguir ayudando humanitariamente a éste y todos los pueblos, bajo la visión del presidente López Obrador de que las ayudas lleguen de forma directa, sin condición ni distinción.