Covid 19

Multas, clausuras o arresto por incumplir el uso obligatorio de cubrebocas en Michoacán

El gobernador Silvano Aureoles difundió en sus redes sociales el decreto por el que se establece la llamada segunda fase de la nueva convivencia a raíz de la pandemia por covid-19.
miércoles, 11 de noviembre de 2020

MORELIA (apro). – El gobernador Silvano Aureoles difundió este miércoles en sus redes sociales el decreto que establece el uso obligatorio de cubrebocas en Michoacán, publicado en el Periódico Ofical del Estado.

La disposición está incluida en el decreto por el que se establece la llamada segunda fase de la nueva convivencia a raíz de la pandemia por coronavirus.

Las nuevas medidas son de aplicación general y obligatorias en todo Michoacán, y su incumplimiento implicará sanciones que van desde la amonestación con apercibimiento, multa de 10 a 30 unidades de medida y actualización (UMA), la clausura total o parcial de negocios, hasta el arresto administrativo por 36 horas.

Para que "Michoacán siga avanzando es importante que todas y todos respetemos las medidas establecidas en este decreto”, indicó Aureoles.

“Estamos ya en la segunda fase de la Nueva Convivencia y depende sólo de nosotros mismos continuar por buen camino, así que cada quien hagamos lo propio", subrayó.

Dentro del documento se menciona que durante la segunda fase de la nueva convivencia se permitirá la reapertura de las actividades económicas generales que operarán con una capacidad del 50 hasta el 65 por ciento de su aforo, aplicando de forma obligatoria el uso de cubrebocas, utilizar filtro con gel alcohol y toma de temperatura al ingreso.

Silvano Aureoles dijo que el manejo de la epidemia que se ha hecho en Michoacán ha evitado que se den rebrotes de la enfermedad, como ha ocurrido en otros estados del país, pero a casi 8 meses de que inició la epidemia en la entidad, es necesario adaptarse a la nueva normalidad.

Uso de cubrebocas, lavado de manos y distanciamiento social, señaló, son las principales acciones que se deben tomar para detener los contagios.

Los restaurantes deberán mantener operación reducida con aforo controlado, dejar una mesa vacía entre cada una ocupada. La misma medida aplica para bares, sólo que estos deberán cerrar a las 23 horas de jueves a sábado, y permanecer cerrados los domingos.

Las iglesias deberán mantener aforo de 50 a 75 por ciento, dependiendo de sus dimensiones, recomendando a adultos mayores que no acudan; sigue suspendida la realización de conciertos masivos, jaripeos, peregrinaciones, fiestas patronales, reuniones de más de 50 personas, posadas y encuentos deportivos.

Más de