Nacional

Llevan al palacio municipal de Caborca los féretros de padre e hijo ejecutados

A manera de protesta y en exigencia de justicia, los cuerpos del niño Tadeo y su padre Armando fueron llevados a la explanada del ayuntamiento caborquense en el estado de Sonora.
martes, 17 de noviembre de 2020

CABORCA, Son. (apro).- Un momento de profunda tristeza se vivió la mañana de este lunes cuando fueron presentados ante el palacio municipal los féretros de padre e hijo asesinados en La Perla del Desierto.

A manera de protesta y en exigencia de justicia, los cuerpos del niño Tadeo y su padre Armando fueron llevados a la explanada del ayuntamiento caborquense. Ahí permanecieron por más de 30 minutos, hasta que el alcalde Librado Macías salió de su oficina para externar sus condolencias a la madre y viuda.

Al menos un centenar de caborquenses dieron el último adiós al pequeño Tadeo Bernabé, de apenas 4 años y a su padre, Armando de 23.

"¿Por qué a mi hijo?” se cuestionó la madre afectada, a quien las balas asesinas también le arrancaron de sus brazos a su esposo.

El llanto se desbordó cuando la empresa funeraria empezó con el retiro de los cuerpos sin vida de la explanada municipal de Caborca.

Los primeros minutos del lunes se registró un par de dobles ejecuciones en el centro de Caborca. Estos asesinatos tuvieron una diferencia de cinco minutos. El primero de los ataques tuvo como objetivo a dos hombres dedicados presuntamente a la venta ilegal de cerveza, y unas cuadras más adelante fue alcanzado un vehículo familiar en el que tres de los cinco abordantes murieron a causa del impacto de bala, entre ellos el pequeño Tadeo.

En mi querido Caborca no pasa nada ! Pero donde si pasa es en el H. Ayuntamiento de Caborca donde familiares, amigos y...

Posted by Art. 7mo El Observador on Tuesday, November 17, 2020

Otras tragedias

Apenas el 30 de octubre, el cuerpo de la joven Éricka, de 28 años, fue encontrado al interior de un vehículo calcinado en las inmediaciones del basurero municipal de Caborca

La joven había sido privada de su libertad la tarde del pasado jueves 29 de octubre, por la carretera internacional.

Y aún peor. La madrugada del sábado 22 de agosto anterior fue ejecutado a balazos el futbolista de la tercera división del equipo Xolos de Tijuana, Luis Carlos Cano Martínez, de tan sólo 20 años.

Tras el asesinato, el atacante huyó de la zona en un automóvil, presuntamente, con ayuda de alguien más.

¿Por qué la violencia?

Desde la noche del viernes 19 de junio de 2020, la violencia no ha cesado. Aquella noche aconteció el “Caborcazo”.

La actividad hostil inició durante aquella  tarde en la costa caborquense, en Puerto Lobos, donde fueron vistos y fotografiados un grupo grande de gatilleros, a toda velocidad, quienes se abrían paso entre la arena de mar en sus "camionetonas".

Más tarde, ya caído el sol, comenzó la lluvia de balas de alto calibre, las detonaciones de artefactos explosivos, de neumáticos chirriando porque se conducía a toda velocidad.

Los estallidos obligaron a los caborquenses a esconderse en sus propias casas, por horas, desde que pardeó hasta la medianoche.

Algunos caborquenses dijeron a este reportero que jamás habían vivido ese nivel de violencia. ¿Ni en tiempos de Caro Quintero?, se les preguntó. Respondieron que no.

Relataron que el ataque mortal de esa noche fue simultáneo y teledirigido: La costa y casco urbano de Caborca, así como en Pitiquito.

Comentaron que lo más difícil fue arrancarse de los oídos el estallido de los artefactos explosivos.

No fue para menos: se informó de la explosión de varios automóviles, una gasolinera y media docena de  viviendas.

Desde hace cinco meses: esta es la vara con la que han sido medidos los caborquenses

El pasado 5 de noviembre, alcaldes y regidores de los municipios de Caborca y Pitiquito enviaron una carta a la gobernadora, Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, y al presidente, Andrés Manuel López Obrador.

"Los municipios de Caborca y Pitiquito, unidos ante la situación de violencia e inseguridad en que nos encontramos viviendo día con día; en preocupación por el bienestar y desarrollo de la ciudadanía, la cual no merece padecer el temor e incertidumbre en el que nos encontramos”, dijeron los ediles. 

E insistieron: "Solicitamos de nueva cuenta el apoyo del gobierno federal y estatal para que a través de las distintas fuerzas del orden se lleve acabo la conducente para que se restablezca la paz y tranquilidad de nuestra región.

"La ciudadanía nos reclama con todo derecho la seguridad que le corresponde y que sienten que se les ha arrebatado".

Los firmantes se incluyeron como afectados en su calidad de "ciudadanos y autoridades”, por lo que solicitaron de manera urgente "atención a esta petición la cual se considera no puede esperar más".

Firmaron los alcaldes Librado Macías y Gumercindo Ruiz, además de todos los ediles de estas dos comunas.

En la tierra fértil de Caborca también se cosecha el terror.