Nacional

Alfaro se distancia del gobierno federal en el combate al covid-19… con más deuda y gastos

En medio de erogaciones millonarias, deficiencias en la atención al público y apoyo a empresas privadas, la estrategia del gobierno de Jalisco ha sido incapaz de evitar que se dispare la propagación del coronavirus.
lunes, 2 de noviembre de 2020

GUADALAJARA, Jal. (apro).- El mandatario estatal Enrique Alfaro ha utilizado el tema del covid-19 para enfrentarse abiertamente con el gobierno federal al cuestionar su estrategia para combatir la pandemia, y reclamarle constantemente la falta de apoyo económico. Esto último motivó a que endeudara a Jalisco, al solicitar un crédito en mayo por más de 6 mil 200 millones de pesos para reactivar la economía.

A principio de abril, ante la negativa del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, de permitir la importación de pruebas rápidas, el gobernador no sólo puso en duda el modelo Centinela para detectar a infectados por coronavirus, sino que decidió implementar a partir del día 15 de dicho mes, el Sistema Radar Jalisco en coordinación con la Universidad de Guadalajara y el Hospital Civil de Guadalajara.

Con el Sistema Radar comenzaron a aplicarse pruebas gratuitas de PCR a quienes consideraran tener síntomas de coronavirus. El gobernador recalcó que con el Sistema Radar Jalisco se toma muestra al 100% de los sospechosos, a diferencia del modelo Centinela que hace un muestreo aleatorio a 1 de cada 10 pacientes.

El gobierno paga cada prueba de PCR en 3 mil 931 pesos. Su precio es tres veces más caro que en Salud Digna, laboratorio privado que cuenta con el aval del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos, donde se paga mil 300 pesos por el servicio.

La Secretaría de Salud reporta que hasta la antepenúltima semana de octubre se han aplicado 235 mil 36 pruebas. Esto significa que, a la fecha, el estado erogó en pruebas PCR casi 924 millones de pesos.

Para aplicarse la prueba es necesario concertar una cita en la línea Covid. En redes sociales, usuarios reportan que las fechas programan hasta una semana después de que llaman. Mientras que otros que acudieron señalaron que afuera “del centro de salud hacen fila hechos bola”, mientras que el piso del estacionamiento y de las instalaciones se encuentran sucios.

En el caso de las mujeres no se les permite ingresar con bolso, y no les advierten que deben llevar papel higiénico para limpiarse el moco tras la prueba, y los que sí traen no pueden tirarlo al bote de basura porque no hay.

Al salir no se hace ninguna recomendación al usuario para evitar propagar el virus, y el resultado se ofrece una semana después de aplicar la prueba. Pero al llamar para pedirlo, la línea siempre marca ocupada y cuando responden, refieren que se deben comunicar dos días posteriores.

A partir de junio, el gobierno del estado decidió aplicar pruebas rápidas en diversos centros de Salud de la zona metropolitana de Guadalajara, a través del esquema de Radar Jalisco.

Mediante adjudicación directa, tal como ha ocurrido con la mayoría de las compras para hacer frente a la pandemia, se dieron dos contratos a la empresa Mapore, S.A. de C.V. por la adquisición de un total de 56 mil pruebas rápidas Cellex, que tuvieron un costo de 35 millones 728 mil pesos.

El estado también contrató el pasado 7 de mayo a Intermet, S.A. de C.V. para prestar durante la pandemia el “servicio integral de pruebas de laboratorio para el hospital” privado Ángel Leaño, que pertenece a la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), cuyos dueños gozan de alto poder adquisitivo.

De acuerdo al contrato OPDSSJ-DJ-110-2020, a la empresa se le pagará un monto máximo de 3 millones 348 mil 108 pesos por el servicio.

El 18 de marzo, el gobierno estatal también adjudicó de forma directa a Intermet un contrato para la adquisición de 8 mil 265 kits de pruebas de covid-19 por la cantidad de 23 millones 489 mil 130 pesos.

Alfonso Petersen Farah, vicerrector de Ciencias de la Salud de la UAG y extitular en dos ocasiones de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), así como primo del actual secretario de SSJ, Fernando Petersen Aranguren, ofreció en comodato el hospital Ángel Leaño -que ya tenía dos años abandonado- al gobierno para reconvertirlo en un sitio de atención exclusiva de pacientes covid.

El Ángel Leaño recibió 180 millones de pesos de recursos públicos para ser rehabilitado y equipado, además se le entregaron 82 millones para gastos de operación.

En el contrato se estipuló que las mejoras quedarían a favor del comodante, en este caso, para las adecuaciones físicas el gobierno gastó 35 millones de pesos.

El Ángel Leaño inició operaciones el 17 de junio y se encuentra subutilizado, recibió sus primeros cinco pacientes, 13 días después de arrancar, puesto que solo ingresan pacientes trasladados de otros nosocomios.

Enrique Alfaro dijo que la aplicación del modelo mixto de pruebas es para identificar contagios, y mantener la contención y el control del coronavirus en la entidad. Sin embargo, ni esta estrategia ni la obligatoriedad de usar el cubrebocas en espacios públicos y el gel antibacterial, y de prohibir reuniones, evitaron que el número de contagios y defunciones se dispararan.

De mayo a la fecha, el número de infectados por coronavirus pasó de 845 a 12 mil 918. Al 28 de octubre, mediante el Sistema Radar Jalisco se reportan 90 mil 903 casos confirmados, descartados 184 mil 745, sospechosos 16 mil 772 y 3 mil 992 defunciones.

Mediante el modelo Centinela que controla el gobierno federal, se registran hasta el 28 de octubre, 33 mil 543 casos positivos, 43 mil 913 negativos, y 16 mil 517 sospechosos.

Botón de emergencia

La Secretaría de Salud Jalisco reporta que la entidad tiene la tasa más baja de mortalidad al ocupar el lugar número 28 a nivel nacional, y en ninguno de los hospitales que atienden a enfermos de covid la ocupación rebasa el 36% de capacidad.

Ante el incremento de contagios, el gobernador decidió activar el botón de emergencia. Esto significa que durante 14 días se suspenden actividades nocturnas a partir de las 19 horas hasta las 6 de la mañana, y los fines de semana de las 6 de la mañana del sábado hasta el lunes siguiente.

Enrique Alfaro tomó la decisión de activar el botón luego de que el 28 de octubre se alcanzaron 201 contagios por cada 100 mil habitantes. Dijo que de seguir con esa tendencia el 1 de noviembre se llegarían a los 469 casos, con lo que se rompe el límite establecido de 400.

La Secretaría de Salud informó que, en una revisión de 237 casos positivos de coronavirus, elegidos de forma aleatoria en seis jurisdicciones sanitarias, se identificó que un 30% de los contagios se dieron durante reuniones familiares en casa. Por eso reiteró que se deben evitar convivios.

La autoridad ha pedido en múltiples ocasiones evitar las aglomeraciones y no tener reuniones de más de 10 personas, pero no pone el ejemplo. El 26 de octubre, en el patio del Instituto Cultural Cabañas, Enrique Alfaro convocó al menos a 200 personas, para amagar al gobierno federal junto los otros nueve mandatarios de la Alianza Federalista de salirse del pacto federal. Al día siguiente, también tuvo otro evento que congregó al menos 100 personas.

Aún con el anuncio del botón de emergencia, durante el día la gente llena calles y centros comerciales, sin acatar medidas de protección; en todos los negocios se pide que ingrese un integrante por familia, pero no lo hacen y hasta pasan con niños o adultos mayores cuando se recomienda no entrar a mayores de 60 años.

Por otro lado, el pasado 22 de mayo, el Congreso local aprobó a Enrique Alfaro un crédito por 6 mil 200 millones de pesos reactivar la economía, ya que por la pandemia se dejó de recaudar 2 mil 83 millones de impuestos estatales y federales contemplados en el presupuesto. En esa fecha, se estimaba que habría que invertir 3 mil millones de pesos para atender la contingencia, según expresó el secretario de Hacienda estatal, Juan Partida.

Gastos absurdos

El pasado 19 de octubre, Enrique Alfaro informó que su gobierno ha erogado 3 mil 500 millones de pesos “para hacer frente a la contingencia sanitaria por covid-19”. Sin embargo, la cantidad que reporta no concuerda con lo que transparenta su gobierno en el sitio web que habilitó para ese propósito.

Los datos actualizados en el portal hasta el 8 de septiembre se dividieron en gastos del Organismo Público Descentralizado (OPD) Servicios de Salud (SS), Secretaría de Administración, Fondo Revolvente, Coordinación General de Comunicación y Hospital Civil de Guadalajara. Suman gastos por un total de 647 millones 70 mil 953 pesos, por lo que aún faltarían mostrar las facturas o documentos para comprobar 2 mil 852 millones 929 mil 47 pesos.

Dentro de los gastos del OPD de SS, llama la atención que pagaron 1 millón 151 mil 885 pesos para sueldos de cuatro guardias seguridad armada que se encargarían de vigilar almacenes y para la “seguridad intramuros” del hospital Ángel Leaño.

También el OPD de SS decidió pagar 4 millones 333 mil 289 pesos para la instalación y reparación de suministro de gases medicinales para el mismo nosocomio privado.

Para hacer frente al coronavirus el OPD de SS compró sillas, bancas y toldos a un costo de 5 millones 380 mil 509 pesos, así como 2 millones 888 mil 901 pesos en banner e impresos, mientras que personal de salud se queja por la falta de cubrebocas, guantes y hasta de gel antibacterial.

En tanto que la Secretaría de Administración reportó que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social compró en 4 millones 50 mil 800 pesos un software “para obtener una plataforma para la atención de los trámites y servicios” con el fin de entregar recursos contemplados en el Plan Jalisco Covid-19. A la vez se adquirieron 150 licencias de la aplicación Zoom en 217 mil 500 pesos.

La Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) compró en 235 mil 480 pesos una “póliza de servicios para la arquitectura de servicios de datos” por un periodo de siete meses. La misma dependencia contrató por la pandemia el “servicio de generación de tablero de control con spotfire” en 98 mil pesos.

La Sedeco a la vez alquiló por 22 días naturales, 22 laptop, y otras 20, por 60 días naturales, a un costo total de 321 mil 552 pesos. La renta de cada aparato fue de 8 mil pesos, dinero suficiente para adquirir un equipo.

Para enfrentar la pandemia la Sedeco cargó al erario 32 mil 186 pesos por consumos en restaurantes como Chai y en la cafetería de Starbucks. También adquirió un teléfono para conferencias en 34 mil 684 pesos.

Otra dependencia que enfrentó la pandemia con alimentos es la dirección general del Servicio Nacional de Empleo al gastar 694 mil 467 pesos, aunado a ello destinó 431 mil 404 pesos, en rentar toldos y stands. Además, compró 83 mil 110 tarjetas de PVC a un costo de 1 millón 20 mil 735 pesos.

Aunque el gobierno del estado ofrece la realización gratuita de pruebas para detectar covid-19, en la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial una persona cargó dicho servicio a la cuenta pública, al practicarse el examen en Salud Digna.

Otro gasto que llama la atención es que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural durante la pandemia compró un horno de microondas industrial en 44 mil 405 pesos.

Para el gasto en comunicación social, el gobierno del estado destinó 20 millones 155 mil 468 pesos, mientras que para el Hospital Civil de Guadalajara que atiende a pacientes de covid, únicamente 12 millones 344 mil 383 pesos.

Entre los gastos que no se reportan en el sitio de transparencia focalizada están los apoyos a personas autoempleadas, a pequeñas y medianas empresas, así como a productores del campo.

De acuerdo con el coordinador del Gabinete Económico, Alejandro Guzmán, para estos sectores se contaba con una bolsa por 2 mil 280 millones de pesos.

Entre las 2 mil 122 empresas beneficiadas con esos apoyos hasta julio pasado está el restaurante Siam Thai Kitchen, relacionado con la senadora de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo, que recibió un apoyo de 40 mil pesos durante la pandemia, según reportó Líder Informativo.

En tanto, a través del programa Reinicia y Reactiva se entregarán15 millones de pesos para la nómina de colegios. En la primera entrega a escuelas privadas, de nuevo, Enrique Alfaro dijo que la federación no ha dado ningún apoyo para hacer frente a la pandemia. En una búsqueda que se hizo al portal del gobierno federal se encontró que, efectivamente, se envía a los interesados en obtener un apoyo económico a los portales del estado.