Nacional

La CNDH pide al IMSS reparar el daño a deudos de adulto mayor que murió por mala atención

Un médico del IMSS en Mazatlán dio de alta a un hombre de 76 años pese a que tenía fuerte dolor abdominal, diarrea y un elevado nivel de glucosa en la sangre
miércoles, 4 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por la inadecuada atención médica a una persona adulta mayor, que derivó en su fallecimiento, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) instruyó al director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, reparar integralmente el daño a los deudos, “incluyendo una compensación justa suficiente, en términos de la Ley General de Víctimas” (LGV).

De acuerdo con la recomendación 52/2020, dada a conocer este miércoles por el organismo, el caso está relacionado con la mala atención que recibió un adulto mayor en enero de 2018 en las instalaciones de la Unidad de Medicina Familiar 45 (UMF-45) del IMSS, en Mazatlán, Sinaloa.

El paciente de 76 años se presentó el primer día de enero con un fuerte dolor abdominal, diarrea y un elevado nivel de glucosa. Fue atendido por un médico que “a los pocos minutos lo dio de alta, sin dejarlo en observación ni practicarle estudios de laboratorio y/o gabinete”.

Dos días después el hombre fue ingresado al área de urgencias de la misma UMF-45 por presentar muy baja frecuencia cardiaca y respiratoria y, al ser atendido por un segundo médico, éste “declaró su defunción procediendo a notificar a un agente del Ministerio Público, en lugar de intentar revertir la situación”.

El 30 de julio de ese año, un familiar de la víctima interpuso una queja ante la CNDH, que obtuvo un informe y el expediente clínico de la persona adulta mayor.

Tras la investigación de la queja, el organismo pudo corroborar “violaciones a los derechos humanos a la protección de la salud y a la vida, por la inadecuada atención médica que recibió la víctima, quien padecía comorbilidades, lo que contribuyó al deterioro de su estado de salud y su posterior muerte”.

La CNDH advirtió que el personal médico del IMSS “omitió considerar un manejo multidisciplinario para su atención de calidad de adulto mayor con un padecimiento crónico e incurrió en una falta de atención médica adecuada y oportuna a su padecimiento de hiperglicemia (exceso de azúcar en la sangre)”.

Tampoco se consideró que, por sus antecedentes, el paciente “ameritaba su traslado a una unidad de segundo nivel, debiendo incluir varios estudios de laboratorio que permitieran diagnosticar oportunamente la cetoacidosis diabética que cursaba”.

Ante las violaciones a derechos humanos cometidas por personal del IMSS, la CNDH pidió al director general coordinarse con la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), para reparar integralmente el daño a los familiares, considerando una compensación en términos de la LGV; inscribirlos en el Registro Nacional de Víctimas, y otorgarles atención psicológica y tanatologica.

El organismo pidió a Robledo su colaboración en la “integración de la carpeta de investigación con motivo de la denuncia de hechos que formuló el quejoso en contra del servidor público responsable”.

De la misma manera, solicitó la coadyuvancia del funcionario en la queja que presentará la CNDH ante el Órgano Interno de Control del IMSS en contra de la autoridad responsable, capacitar al personal médico de la UMF-45 en materia de derechos humanos, específicamente el derecho a la salud, “así como la debida observancia y contenido de las Normas Oficiales Mexicanas y las Guías de Práctica Clínica”, citadas en la recomendación

También recomendó a Zoé Robledo emitir una circular a las unidades médicas, en particular la UMF-45, “que contenga las medidas pertinentes de prevención y supervisión, para garantizar que los expedientes clínicos que se generen con motivo de la atención médica que bridan se encuentren debidamente integrados, conforme a lo dispuesto por la legislación nacional e internacional”.

Comentarios