Estafeta cierra oficinas en Tierra Caliente, en Guerrero; presumen que es por la violencia

martes, 7 de abril de 2020
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- La empresa trasnacional de mensajería Estafeta anunció el cierre de sus oficinas en el poblado de Ciudad Altamirano en la región de la Tierra Caliente de la entidad. A través de un escueto mensaje en su página oficial, el corporativo expresó:
“Estimado cliente, siguiendo nuestro propósito de mantener una comunicación directa contigo, queremos informarte que Ciudad Altamirano, Guerrero ya no forma parte de nuestra cobertura. Agradecemos tu comprensión”, refiere el comunicado oficial de la empresa.
Al respecto, fuentes oficiales informaron a Apro que el motivo del cierre de operaciones de Estafeta en Ciudad Altamirano, cabecera del municipio de Pungarabato se debe a la presión que ejercen grupos armados al sector productivo, a través de la extorsión. [caption id="attachment_624768" align="aligncenter" width="616"] El anuncio[/caption]  
Hace dos años, el cierre de Coca Cola
El 23 de marzo de 2018, la empresa Coca-Cola FEMSA anunció el cierre indefinido de sus operaciones en Ciudad Altamirano, Guerrero, debido a “la ausencia de un Estado de Derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región”. En ese entonces, el corporativo emitió un comunicado donde señaló que se llegó a esa decisión tras dos meses de hostigamiento de grupos delincuenciales hacia sus colaboradores en esta entidad gobernada por Héctor Astudillo Flores. La empresa explicó que los integrantes del Centro de Distribución de Coca-Cola FEMSA en Ciudad Altamirano “comenzaron a recibir constantes amenazas y agresiones por parte del crimen organizado, así como afectaciones a las instalaciones de la empresa”. Luego, justificó el cierre de las operaciones de su planta argumentando que estaban “anteponiendo la seguridad de más de 160 colaboradores que laboran en el Centro de Distribución. La falta de condiciones necesarias para operar de manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión”. La refresquera rechazó “enérgicamente toda acción de violencia en contra de sus colaboradores, familias y comunidades donde opera”. Al mismo tiempo, lamentó “profundamente que la ausencia de un estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región”, la obligue a detener sus labores en una zona donde ha tenido presencia por más de 40 años. Dos años después, otra empresa trasnacional, en este caso Estafeta, anunció su cierre de operaciones en la región de Tierra Caliente conformada por nueve municipios y donde los grupos delictivos de La Familia Michoacana y una célula del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), mantienen una guerra por el control de la zona colindante con el estado de Michoacán. Hasta el momento, el gobierno de Astudillo no se ha pronunciado sobre el cierre de las oficinas de Estafeta en Ciudad Altamirano pese a que este hecho representa un caso que afecta el sector productivo y deja sin empleo a un número indeterminado de trabajadores en el contexto de la contingencia sanitaria por la pandemia del coronavirus.   Nota relacionada: Por inseguridad e impunidad, Coca-Cola FEMSA cierra operaciones en Ciudad Altamirano, Guerrero

Comentarios