Aeropuerto de Tijuana cierra por 'ingreso ilícito” de inspectores de agua

miércoles, 17 de junio de 2020
MEXICALI, BC (apro).- El aeropuerto de Tijuana cerró sus puertas este miércoles, por aproximadamente media hora, luego de que personal del organismo operador del agua en el municipio “entró por la fuerza y sin el proceso de inspección correspondiente”, informó el Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP). “Ante el ingreso ilícito de un grupo de inspectores del municipio de Tijuana que han entrado por la fuerza y sin el proceso de inspección correspondiente a la zona estéril del Aeropuerto Internacional de Tijuana, y en respuesta a la grave violación de la legislación nacional y las normas internacionales sobre seguridad en la aviación civil, la Dirección del Aeropuerto Internacional de Tijuana informa que ha activado los protocolos de seguridad y, en consecuencia, ha sido obligada al cierre del Aeropuerto”, puntualizó en un comunicado. El pasado sábado 13 el gobernador Jaime Bonilla Valdez informó que el aeropuerto de Tijuana debe 27 millones 611 mil pesos por concepto de agua, además de que no paga el predial y está vertiendo aguas contaminadas al canal pluvial, que llevan desde material fecal hasta químicos, por lo que –dijo-- solicitaría al presidente de la República la cancelación de la concesión al grupo español. Tras el cierre, el alcalde de Tijuana, Arturo González Cruz, se trasladó a las instalaciones aeroportuarias para indagar el motivo, ya que de acuerdo con la información proporcionada a Apro el personal del organismo operador del agua de Tijuana y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) “ingresaron cumpliendo todos los protocolos y guiados por personal del aeropuerto”. Hasta el momento la terminal aérea tiene tres cuentas pendientes: una por 16 millones de pesos por agua no contabilizada, otra de ocho millones por falta de pago adecuado de derechos de conexión, y dos por descargas ilegales. En conjunto sumaría un adeudo estimado de 27 millones 611 mil pesos. De acuerdo con el comunicado del GAP, el cierre se realizó después de una comunicación con la dirección general de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC) y siguiendo los protocolos indicados por la Ley de Aeropuertos y su reglamento, el Programa Nacional de Seguridad en la Aviación Civil, así como el Anexo 17 y Documento 8973 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Detalló que una vez evacuada la zona de embarque del edificio terminal y plataformas operacionales, se revisó para asegurar que en su interior no se encontrara ningún objeto que pudiera atentar contra la seguridad de la aviación. “Mientras los protocolos mencionados son aplicados a la zona contaminada, y se garantizan las condiciones de seguridad de nuestros usuarios, el aeropuerto será cerrado, pudiéndose generar importantes afectaciones al itinerario de vuelos”, añadió. En su comunicado, el aeropuerto reprobó los hechos y ofreció disculpas a los usuarios. En el informe del sábado 13, Bonilla Valdez mencionó que las irregularidades del aeropuerto en su consumo de agua datan de 15 años atrás, no pagan predial y están descargando aguas contaminadas al drenaje pluvial. “No les vamos a quitar el dedo del renglón, a mí no me van a poder intimidar. Que vayan y hablen con el presidente y que le digan que el señor Bonilla, gobernador, les está cobrando agua que nadie les estaba cobrando antes. Claro que no se las cobraban”, soltó el mandatario estatal, y acusó a los exfuncionarios de administraciones panistas de permitir las irregularidades, por lo que ya hay 30 elementos de la Comisión del Agua de Tijuana que son investigados. El aeropuerto respondió a los señalamientos. Dijo que sí ha pagado el agua y aclaró que en los últimos dos años han adquirido volúmenes de líquido de fuentes alternas como la Comisión Nacional del Agua (Conagua). En respuesta a dicha aclaración, Manuel García, auditor de la empresa Fisamex, que es la que realiza las revisiones de cientos de empresas en el estado, manifestó que el aeropuerto acreditó el pago a Conagua por mil 221 pesos en el último trienio, equivalentes a 11 litros al día. “¿Quién puede creerles eso? Es una cosa increíble, que vengan y todavía lo admitan. Pagaron 400 pesos de agua, mensuales, haga de cuenta que nada más tienen una llave y un mingitorio”, expresó burlón el gobernador. Y el ingeniero García precisó que desde 2009 el aeropuerto facturaba tres metros cúbicos de agua al mes.

Comentarios