Congreso de Tabasco aprueba reformas para prohibir venta de comida chatarra a menores

lunes, 17 de agosto de 2020
VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- El Congreso de Tabasco aprobó en el pleno reformas para prohibir la venta de comida y bebida chatarra a menores de edad. Después de Oaxaca, el estado de Tabasco es el segundo en el país en garantizar el derecho de niñas, niños y adolescentes a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. Lo anterior, pese a la oposición de empresarios chocolateros, Coparmex-Tabasco, organizaciones civiles como Aldea por los Niños y diputados de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD). Con 22 votos a favor --21 de la mayoritaria fracción parlamentaria de Morena-- y ocho en contra, los legisladores reformaron, adicionaron y derogaron diversas disposiciones de la Ley de Salud y de Educación, así como de Hacienda del Estado y Municipal, relacionadas con la distribución y venta de bebidas azucaradas preenvasadas y carbonatadas, golosinas y alimentos procesados adicionados con altas cantidades de grasa, azúcares y sodio. El dictamen, emitido por la Comisión de Salud del Congreso de Tabasco, prohíbe la venta, distribución, donación, dádiva y suministro de bebidas azucaradas preenvasadas y azucaradas carbonatadas, golosinas y alimentos preparados con predominio de carbohidratos refinados y grasas vegetales que contengan ácidos grasos hidrogenados en su forma trans, a menores de edad, y también su consumo en centros médicos y educativos. A menos que quienes lo hagan sean sus padres, madres o tutores legales. También se prohíbe la instalación de máquinas expendedoras de comida chatarra en centros educativos de nivel básico, hospitales públicos y privados, clínicas y centros de salud. Además, se limita la publicidad que incide en los gustos y decisiones de compra, por lo que los anuncios y carteles se ubicarán en un radio de 300 metros afuera de centros educativos y médicos, y se incrementará 25% más la tarifa de pago de derechos para la colocación de dicha publicidad. Desde tribuna, el diputado morenista y presidente de la Comisión de Salud del Congreso de Tabasco, Manuel Gordillo Bonfil, dijo que no se trata de una imposición ni para afectar a nadie, sino para concientizar a la población sobre los daños que causan en la niñez estos productos, y para tratar de disminuir los altos índices de obesidad. “Se está prohibiendo la venta de alimentos conocidos como chatarras y refrescos azucarados a menores de edad, lo cual quedará bajo la responsabilidad de los padres que los consuman”, manifestó. Adicionalmente, se promoverá que el gobierno del estado, a través de la Secretaría de Economía, Finanzas y Salud, establezca mesas de diálogo para determinar cuáles son los alimentos chatarra más dañinos para los niños, añadió. Lo anterior, ante la inconformidad del sector patronal de Tabasco, principalmente de la industria chocolatera, reconocida y con prestigio internacional por la calidad de sus productos. https://www.proceso.com.mx/641722/empresarios-repudian-la-ley-de-oaxaca-que-prohibe-la-venta-de-comida-chatarra-a-menores Un día antes, Alejandro Campos, heredero de la empresa “Chocolates Wolter”, escribió en su cuenta de Facebook que veía “con mucha preocupación” que se aprobara la referida reforma “al vapor y sin consulta”. “Sin dejar de reconocer los problemas que afronta Tabasco respecto al tema de la obesidad, sí quiero dejar patente mi total desacuerdo al no haberse consultado al sector empresarial local que tanto hemos luchado por engrandecer nuestro cacao y nuestro chocolate”, protestó. Añadió: “La ruta turística del cacao y el chocolate, que es insignia de nuestro estado, se vería afectada al ya no poder siquiera regalar o vender nuestros chocolates a menores de edad, lo que hundiría aún más la ya vapuleada industria turística local”. Campos citó que la denominación de origen del Cacao Grijalva, publicada en 2016, trata precisamente de realzar la importancia del cacao y el chocolate mexicano como uno de los productos más valorados en nuestro país. “Aceptar estas modificaciones va en detrimento de la imagen del cacao y del chocolate mexicano, lo que es una incongruencia”, reclamó.