Exigen reactivar investigación de la masacre en San Fernando

martes, 18 de agosto de 2020
MONTERREY, NL (apro).- Casas de migrantes en la región noreste de México pidieron a las autoridades reabrir la investigación de la masacre en San Fernando, Tamaulipas, ocurrida hace una década, para dar paz y justicia a los familiares de las víctimas. En un comunicado conjunto, 11 organizaciones de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, que prestan ayuda a necesitados que transitan por México hacia Estados Unidos, recordaron que, tras el asesinato a balazos de 72 personas, el 22 de agosto de 2010, en el Rancho El Huizachal, nadie ha sido sentenciado por esos hechos. “Desde hace 10 años, 72 familias siguen esperando que se investigue y se haga justicia por el asesinato de sus familiares, quienes al transitar por México en la ruta migrante fueron asesinados. A 10 años todavía no hay certeza de todas las identificaciones de los cuerpos entregados. A 10 años hay una sociedad mexicana que sigue esperando la verdad sobre este hecho que marcó la historia de su país”. De acuerdo con las organizaciones, las indagatorias se detuvieron y no hay indicios de que sean reabiertas para dar certeza jurídica a los deudos de los muertos, quienes procedían de Brasil, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador. “Desde hace 10 años la investigación no presenta avances. No se han emitido sentencias condenatorias. No hay acciones de investigación científica ni análisis de contexto, no hay investigación transnacional, las familias siguen esperando el esclarecimiento y responsabilidades, no existe continuidad en una línea de investigación”, destacaron en el comunicado. En su narrativa para explicar el hecho violento recordaron que entre los años 2008 y 2009 se recrudeció la violencia en contra de los migrantes, mediante una expresión criminal que se observaba en los secuestros multitudinarios y extorsiones. “En agosto 22 de 2010 se dan los hechos que culminan en la masacre. Un convoy del crimen organizado partió de la frontera con Guatemala secuestrando migrantes. Atravesó el territorio mexicano hasta llegar a Tamaulipas, pasando retenes sin ser detenido por autoridad alguna, ni policiaca ni migratoria. “72 migrantes de diferentes nacionalidades (Brasil, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Guatemala, El Salvador) fueron concentrados en una bodega abandonada en el rancho El Huizachal, municipio de San Fernando, Tamaulipas. Ahí fueron asesinados con el tiro de gracia por haberse negado a trabajar para el crimen, como animales de carga, es decir, traficar en sus mochilas la droga a Estados Unidos”. Al final sólo sobrevivió el ecuatoriano Freddy Lala, quien caminó herido 20 kilómetros para pedir ayuda y denunciar los hechos en un retén de la Marina. Como “pastores y defensores de los migrantes de la Provincia Eclesiástica del Noreste, y encargados de albergues, comedores y refugios”, los representantes de los refugios se manifestaron indignados por la ruptura del estado en Derecho de México, “pues nadie está a salvo de la violencia, ni tiene asegurado el derecho a la vida”. “Más allá de la masacre de San Fernando, cuyo memorial lleva ya 10 años, además de acompañar a las familias de las víctimas que buscan justicia y reparación ética, digna y estructural del daño, demandamos a las autoridades competentes tomar en serio la grave situación que guardan los derechos humanos, a fin de que los múltiples escenarios de violencia nunca más se repitan”. El texto fue firmado por monseñor Enrique Sánchez Martínez, director de Pastoral Social de la Provincia del Noreste, y diversas organizaciones. De Coahuila: Frontera y Dignidad de Acuña (Casa Emaús), Ciudad Acuña; Casa del Migrante Frontera Digna, de Piedras Negras, y Casa del Migrante Saltillo (Frontera con Justicia A.C.). De Nuevo León: Casa del Forastero Santa Martha. Asistencia Social y Formación Juvenil, A.C. Monterrey; Casa INDI, Monterrey; Casa del Migrante “Casanicolás”, Guadalupe; Casa Monarca, Ayuda Humanitaria al Migrante, Santa Catarina. De Tamaulipas: Casa San Juan Diego y San Francisco de Asís A.C., Matamoros; Módulo de Atención Católica a Migrantes, Matamoros; Casa del Migrante Nazareth, A.C., Nuevo Laredo; y Casa del Migrante de Nuestra Señora de Guadalupe, Reynosa.